México: construyendo resiliencia en las comunidades educativas

La experiencia de AEH

15 noviembre 2017

En Ciudad Juárez y el Valle de Juárez, al norte de México, suceden situaciones de violencia armada que afectan a las comunidades educativas. Docentes y estudiantes de nivel básico ven afectada su salud y las posibilidades de acceso a educación en el futuro, debido a la incidencia de la violencia. Desde 2012, se ha implementado el programa Abriendo Espacios Humanitarios (AEH) con el objetivo de mitigar las consecuencias humanitarias de la violencia mediante acciones en el ámbito escolar que fortalezcan la capacidad de respuesta de las escuelas.

 

 En Ciudad Juárez y el Valle de Juárez, al norte de México, suceden situaciones de violencia armada que afectan a las comunidades educativas. Docentes y estudiantes de nivel básico ven afectada su salud y las posibilidades de acceso a educación en el futuro, debido a la incidencia de la violencia. Desde 2012, se ha implementado el programa Abriendo Espacios Humanitarios (AEH) con el objetivo de mitigar las consecuencias humanitarias de la violencia mediante acciones en el ámbito escolar que fortalezcan la capacidad de respuesta de las escuelas.

Al entrar en un salón de clases de Juárez, México, uno de los primeros detalles que llama la atención es la decoración, montada con materiales elaborados por estudiantes. Los coloridos dibujos en los rotafolios y los creativos collages en las cartulinas pegadas en los muros reflejan que se trata de espacios que las niñas y niños adoptan como suyos. Los consideran seguros.

Estos trabajos, entre muchas otras actividades, funcionan como herramientas para contrarrestar las difíciles circunstancias de violencia a las que se enfrenta toda una comunidad. Aunque los estudiantes son quienes aportan la creatividad, los docentes son quienes guían los esfuerzos para inspirar comportamientos humanitarios de respeto, protección a la vida y a la dignidad de la persona.

El programa AEH se desarrolla en colaboración con la Secretaría de Educación y Deporte del Estado de Chihuahua y la Cruz Roja Mexicana, en 10 comunidades escolares afectadas por la violencia. Se enfoca en facilitar la formación cívica desde una perspectiva humanitaria mediante la incorporación a los planes de estudio de educación básica secundaria de estas temáticas. Al mismo tiempo, ha unido los esfuerzos de la Cruz Roja Mexicana, la Secretaría de Educación y algunas universidades para atender las consecuencias psicosociales de niñas, niños y adolescentes.

Dentro del programa, la Cruz Roja Mexicana participa fortaleciendo las capacidades de respuesta de las comunidades escolares ante emergencias médicas, formándolas en primeros auxilios. Todo esto, para que los integrantes de estas comunidades tengan un enfoque integral que les permita ser más resilientes ante las situaciones de violencia con las que conviven.

La experiencia de Cruz Roja Mexicana se ha incorporado también mediante un plan de actividades de educación joven a joven, con el fin de que niños y adolescentes se identifiquen con voluntarios de su edad y se sientan comprendidos.

AEH también ha logrado incorporar la experiencia de Cruz Roja Mexicana mediante un plan de actividades de educación joven a joven, con el fin de que los alumnos se identifiquen con otros jóvenes y se sientan comprendidos.

De acuerdo con la percepción de los docentes de las escuelas en las que se aplica AEH, desde que se empezó a implementar el programa, han observado cambios positivos en la conducta de los estudiantes. Aprecian que los alumnos prestan más atención en las aulas; tienen una mejor actitud hacia sus compañeros, y se desenvuelven con mayor seguridad en el entorno escolar.

Otra de las virtudes del Programa AEH es que ha permitido escuchar y conocer las preocupaciones de docentes, estudiantes y familias mediante un enfoque participativo para el desarrollo de conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y comportamientos que construyen las competencias para enfrentar las condiciones que hacen a esos tres grupos vulnerables a la violencia.

El contexto de violencia de Ciudad Juárez y Valle de Juárez entraña un enorme reto para el acceso a la educación de toda una generación de niñas y niños que viven hoy en esa zona de México. Sin embargo, los socios del programa AEH concentran día con día sus esfuerzos para que las comunidades cuenten con las herramientas necesarias para educar a una juventud que sea plenamente consciente de determinados valores y las actitudes humanitarias que permitan fortalecerla ante las consecuencias que genera la violencia armada.