Sudán: la alegría de la población ante el regreso del CICR con una distribución de asistencia

06 marzo 2018
Sudán: la alegría de la población ante el regreso del CICR con una distribución de asistencia
Hawa, madre de siete hijos, lleva a su bebé en brazos hasta el punto de distribución en Golo. Mientras aguarda la distribución, se seca las lágrimas y confiesa: "No esperaba más que los bidones". CC BY-NC-ND / CICR

"Un bidón habría sido suficiente'', expresa Rasheeda Ahmed, de 56 años, emocionada hasta las lágrimas al ver la distribución de artículos domésticos de primera necesidad que llevan adelante organizaciones de la Cruz Roja y la Media Luna Roja al pie de las montañas Jebel Marra en Darfur central.

Cientos de mujeres que habían regresado a sus aldeas hacía poco tiempo se sentaron en piedras al pie de la montaña mientras colaboradores del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Media Luna Roja de Sudán apilaban artículos de primera necesidad en grandes cantidades para su distribución entre repatriados y familias desplazadas internamente.

El CICR trabaja en colaboración con la Media Luna Roja de Sudán para distribuir artículos domésticos de primera necesidad entre 1.500 familias vulnerables en Golo, Jebel Marra. CC BY-NC-ND / CICR

En el idioma local, fur, el omda (alcalde) de Golo explicó con dificultad que únicamente las familias con mayores necesidades recibirían asistencia en esta oportunidad.

"El CICR no es como otras organizaciones que dan asistencia y se van", dijo. "Entregan todo a los beneficiarios y se aseguran de que reciban los artículos."

El dirigente local (omda) de Golo se dirige a la población para manifestar su gratitud por la distribución directa de los artículos domésticos de primera necesidad. CC BY-NC-ND / CICR

Una mujer llamada Hawa alza las manos en un gesto de agradecimiento: "Cada día hace más frío en la montaña, y tengo una sola manta para abrigar a mis tres hijos. Ahora yo también voy a poder abrigarme por las noches".

La distribución realizada hacia finales del año pasado benefició a 1.500 personas de más de cien aldeas que rodean la zona de Jebel Marra. Se distribuyeron prendas de vestir, bidones, mantas, mosquiteros y utensilios de cocina. Además, cada paquete incluía herramientas para ayudar a las familias a reconstruir sus viviendas.

Luego de la distribución, un grupo de mujeres, desbordantes de alegría, se enfrentan a un nuevo dilema logístico: cómo trasladar los artículos hasta su hogar. Algunas habían caminado cerca de veinte kilómetros para llegar al punto de distribución. "Te presto mi burro", dice Zahra a su vecina mientras ayuda a apilarle mantas y mosquiteros sobre la cabeza.

Un grupo de beneficiarias se prepara para trasladar los paquetes a casa. Algunas caminaron quince kilómetros desde 133 localidades en la zona de Jebel Marra para llegar al punto de distribución del CICR en Golo. CC BY-NC-ND / CICR

La mayoría de los beneficiarios son mujeres mayores. Muchos hombres de la región perdieron la vida en medio del conflicto o huyeron de la zona. Algunas mujeres también fueron víctimas de los enfrentamientos. "Yo salí corriendo, pero recibí un disparo en la pierna", cuenta Um Hagain, de 47 años. Explica que no podía correr tan rápido como los demás porque su anciana madre no lograba seguirles el ritmo. "Mi hijo mayor se fue a Jartum, pero vendrá a buscarnos cuando empiece a ganar dinero", dice.

Sharafeldin Mohammed, jefe de la oficina local del CICR en Zalingei, estuvo en medio de la población recibiendo la asistencia, con una sonrisa de oreja a oreja. "Estamos muy contentos con la distribución. Es emocionante ver tantas sonrisas de felicidad".

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha comenzado a distribuir artículos domésticos de primera necesidad en Golo, Darfur central, entre unos 1.500 repatriados y familias desplazadas internamente, en colaboración con Media Luna Roja de Sudán. CC BY-NC-ND / CICR

Los voluntarios de la Media Luna Roja de Sudán dedicaron toda la mañana a que la distribución fuera un éxito, trabajando incansablemente y con particular entusiasmo. Inclusive se negaron a parar para almorzar hasta no haber completado el primer día de una distribución que duró una semana.

Fue la primera distribución realizada por el CICR en Golo en más de diez años. Los equipos del CICR pudieron llevarla a cabo gracias al acceso otorgado por el gobierno de Sudán para reanudar sus actividades humanitarias en el terreno.