Movimiento de Cruz Roja Media Luna Roja se prepara para dar ayuda humanitaria tras tifón Hagupit

07 diciembre 2014
Movimiento de Cruz Roja Media Luna Roja se prepara para dar ayuda humanitaria tras tifón Hagupit
Can-avid, Samar, Filipinas, 8 de diciembre de 2014. Sentada fuera de una vivienda destruida por el tifón Hagupit, que causó grandes estragos en el centro de Filipinas, una niña saca una cucharada arroz de una olla. ©Reuters

(Manila-Ginebra) – El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prepara una ayuda humanitaria para hacer frente a los estragos causados por el tifón Hagupit (llamado Ruby por los filipinos), que actualmente arrasa el centro de Filipinas y la isla de Luzón, en el sudeste del país. Aunque la tormenta perdió fuerza desde que tocó tierra el sábado por la noche, continúa atravesando lentamente las islas del mar de Sibuyan, con vientos de hasta 150 k/h. Lo que más causa preocupación son las abundantes precipitaciones que acompañan el tifón. El presidente de la Cruz Roja de Filipinas, Richard Gordon, advirtió que no había que bajar la guardia.

"Por el momento, no sabemos cuál es la amplitud de los daños causados por el tifón. Atravesará Filipinas y es posible que no cese de llover durante las próximas semanas. Nos preocupa muchísimo la seguridad de las personas que viven en zonas de baja altitud o, por el contrario, en lugares montañosos, ya que son las que más pueden sufrir por las inundaciones o los deslizamientos de terreno", explicó el señor Gordon.

Hagupit es el tifón más fuerte que haya afectado Filipinas desde que el tifón Haiyan asoló el país el año pasado. Aunque Hagupit no tiene la misma fuerza, podría tener importantes consecuencias humanitarias para miles de personas que viven en su trayectoria, especialmente las que aún se están recuperando de los efectos del Haiyan.

"Es el tercer año consecutivo que Filipinas se ve arrasado por un tifón de tal magnitud; sin embargo, fue posible reducir a un mínimo el número de víctimas gracias a las alertas tempranas y las evacuaciones que el Gobierno y la Cruz Roja de Filipinas hicieron en previsión de la llegada del tifón", dijo el jefe de la delegación de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Filipinas, Fdsays Kari Isomaa.

Los equipos de evaluación de la Cruz Roja que fueron enviados a la isla de Samar y el sudeste de Luzón muchas viviendas que quedaron sin techo, árboles abatidos, y cables de electricidad y comunicación cortados. Se teme que las consecuencias hayan sido más graves en áreas remotas del noreste de Samar, región que ha sido inaccesible hasta la fecha porque las carreteras son intransitables.

"Es demasiado pronto para hacer una evaluación precisa de todas las necesidades. Lo más urgente será proporcionar alimentos, agua potable, alojamientos provisionales y atención primaria de salud", explicó el jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja en Filipinas, Pascal Mauchle. "El tifón arrasó regiones donde muchísimos de los habitantes son muy pobres y vulnerables, especialmente las comunidades que sufren las consecuencias de conflictos prolongados".

Hoy continúan las evaluaciones en las comunidades costeras y del interior. Todos los asociados del Movimiento han almacenado víveres y otros artículos de primera necesidad en cantidades suficientes para atender a 75.000 familias. Se ha movilizado también a cientos de voluntarios de la Cruz Roja de Filipinas para que preparen paquetes de socorros y comidas para los miles de personas que permanecen en los centros de evacuación.

"Tranquiliza tener el apoyo de los asociados del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Desde hace un año están con nosotros para ayudar a millares de personas a recuperarse de los estragos causados por el tifón Haiyan y nos han ayudado a atender las necesidades en todo el país", dijo el secretario general de la Cruz Roja de Filipinas, Gwendolyn Pang.

Para obtener más información u organizar entrevistas, las personas de contacto son:

En Manila
Kate Marshall, delegada de Comunicación, FICR, Filipinas,
tel.: +63 998 960 62 87; correo electr.: kate.marshall@ifrc.org; Twitter: @kateamarshall

Nichola Jones, delegada de comunicaciones de emergencia, FICR,
tel.: +63 998 960 62 82 o +44 7715 90 63 23; correo electr.: nicholalyndsay.Jones@ifrc.org;
Twitter: @nicjones81

Wolde-Gabriel Saugeron, Coordinador de Comunicación, CICR, Makati City, Filipinas,
tel.: +63 918 907 21 25, +63 2 892 89 01, +63 2 892 89 02, +63 2 892 89 03, +63 2 892 89 04; correo electr.: wsaugeron@icrc.org

Robert Gonzaga, gestor de comunicación, Cruz Roja de Filipinas,
tel.: +63 909 687 88 72; correo electr.: rigonzaga@gmail.com

En Kuala Lumpur
Patrick Fuller, gestor de comunicación para Asia y el Pacífico, FICR,
tel.:+60 12 230 84 51; correo electr. patrick.fuller@ifrc.org; Twitter: @pat_fuller

En Ginebra
Reeni Amin Chua, FICR, Comunicación, FICR, Ginebra,
tel.: +41 79 708 6273; correo electr. reeni.aminchua@ifrc.org; Twitter: @reenia

Ewan Watson, CICR, Relaciones Públicas, Asia y el Pacífico y Asuntos sobre Armas,
tel.: 41 79 244 64 70, correo electr.: ewatson@icrc.org; Twitter: @EWatsonICRC