Armas: el CICR conmemora el aniversario de la batalla de Ypres con un llamamiento contra las armas de destrucción masiva

22 abril 2015
Armas: el CICR conmemora el aniversario de la batalla de Ypres con un llamamiento contra las armas de destrucción masiva

Ginebra (CICR) – El Comité Internacional de la Cruz Roja ha conmemorado el centenario de una batalla que tuvo lugar durante la Primera Guerra Mundial y en la que se empleó gas de cloro letal contra miles de tropas, destacando la necesidad urgente de avanzar hacia la eliminación, a nivel mundial, de todos los tipos de armas de destrucción masiva.

"Si nos detenemos a analizar la historia del derecho internacional humanitario, vemos que las atrocidades más graves, las catástrofes humanas más terribles, dieron lugar a la adopción de legislación sumamente importante", dijo la vicepresidenta del CICR, Christine Beerli. Pronunció estas palabras en la localidad belga de Ypres, donde tuvo lugar el ataque del ejército alemán que causó asfixia generalizada y dejó a numerosos soldados heridos de muerte, cuando intentaban escapar del gas.

Ese ataque impulsó la elaboración del Protocolo de Ginebra de 1925 por el que se prohíbe el uso de armas biológicas y químicas en la guerra. Posteriormente, ese tratado se fortaleció con la aprobación de la Convención de 1993 sobre las armas químicas.

La señora Beerli señaló que, no obstante esos desarrollos jurídicos, "la población de Siria ha vuelto a pagar el terrible precio de ataques con gas de cloro y agentes neurotóxicos" en 2013 y en 2014. Y añadió que "preocupantes informes procedentes de Idlib, Siria, sugieren hace apenas un mes que se ha vuelto emplear gas de cloro".

La vicepresidenta Beerli agregó que esto no significaba que la prohibición jurídica careciera de valor. "Por el contrario, la fuerza de una norma se mide en la infracción, en cómo la comunidad internacional reacciona ante una violación del derecho." Afirmó que la amplia condena del uso de armas químicas formulada en 2013 y en las semanas recientes confirmaba el valor universal de su prohibición.

Asimismo, la comunidad internacional debería considerar los graves peligros que entrañan todas las armas de destrucción masiva, incluidas las armas biológicas, aunque su empleo en conflictos armados ha sido relativamente limitado, y las armas nucleares.

"La conferencia de examen del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, que comenzará en Nueva York la semana próxima, será un punto de inflexión para avanzar en este ámbito", dijo la señora Beerli, ya que se instará a todos los Estados a que tomen medidas con urgencia y determinación a fin de poner fin a la era de las armas nucleares. "Si esperamos a que suceda una catástrofe nuclear, probablemente no quede nadie a salvo para aprender de ese hecho."

Además, señaló que los cohetes, las bombas y los misiles convencionales, particularmente los de amplio poder explosivo, que se emplean en zonas densamente pobladas son los causantes de la abrumadora mayoría de muertes de civiles en los conflictos de hoy.

La prohibición jurídica del gas de cloro que mató a miles de soldados en Ypres en 1915 no evitó los ataques de hace dos años ni de hace un mes en Siria. La señora Beerli afirmó: "Es nuestro deber esforzarnos no solo para que exista el derecho, sino también para que se lo comprenda, acepte y respete."

Para más información:
Francis Markus, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 23 28/móvil +41 79 217 32 04

 

Suscríbase a nuestro boletín