Amilton Neves/Nuku Studio

Ciclón Idai: nuestra respuesta en Mozambique

A principios de marzo, las intensas lluvias provocaron inundaciones devastadoras en Mozambique y Malaui. En poco tiempo, la tormenta pasó a ser el ciclón tropical que hoy se conoce como "Idai" y ha afectado a cerca de 1,8 millones de personas solamente en Mozambique, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Otros cientos de miles se han visto afectadas por este fenómeno en los países vecinos de Zimbabue y Malaui.
Artículo 27 marzo 2019 Mozambique

Cada día, nos llega más información acerca de la magnitud de la devastación provocada por el ciclón Idai, que alcanza niveles descomunales. Llevará un tiempo determinar cabalmente las necesidades de la población, ya que algunas comunidades remotas siguen aisladas por el agua. Se han perdido viviendas, medios de subsistencia y seres queridos.

Ayuda a familiares separados

Si bien las tareas de rescate y la prestación de socorros de emergencia, como el refugio, son esenciales, una necesidad que suele quedar relegada es la búsqueda del paradero de familiares separados. Un gran número de personas viven en una angustia permanente por no saber si sus seres queridos se encuentran con vida.

 

Foto: Amilton Neves/Nuku Studio

Muchos familiares han quedado separados o perdido contacto durante la tormenta o la evacuación. No hay palabras que describan la agonía de no saber qué ocurrió con un ser querido en medio de un desastre como el ciclón Idai. Nuestro personal en Malaui, Mozambique y Zimbabue está trabajando en la puesta en marcha de sistemas para ayudar a quienes no tienen acceso a un teléfono o a internet a encontrar a sus seres queridos.

Diana Araujo, delegada del CICR en Beira

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha desarrollado un sitio web para que las personas indiquen que están a salvo y para buscar a seres queridos que puedan haber hecho lo mismo. El sitio está disponible en portugués y en inglés.

Como muchas de las zonas afectadas siguen sin energía eléctrica ni acceso a internet, estamos trabajando con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Mozambique, Malaui y Zimbabue para poner en marcha sistemas de registro de datos y búsqueda de personas desaparecidas, incluidos menores de edad no acompañados o separados.

Joachizinesa Matange ha recibido asistencia por medio de nuestro programa de Restablecimiento del contacto entre familiares. Fotografía: Amilton Neves/Nuku Studio

Nuestro equipo de Restablecimiento del contacto entre familiares visita campamentos de reasentamiento y comunidades rurales para ayudar a familiares separados por el ciclón Idai a reunirse con sus seres queridos.

Actividades forenses en Mozambique

Después de un desastre natural, es fundamental que se identifiquen y se gestionen dignamente los restos de las personas fallecidas. Sin una gestión adecuada de los restos humanos, los cadáveres quedan sin identificar, lo que hace más difícil el duelo de sus familiares.

Para nosotros, la dificultad consiste en que las sepulturas son muy superficiales. Se trata, más bien, de montículos de árboles y escombros colocados encima del cuerpo. En poco tiempo, el viento, la lluvia y el agua se encargan de deshacerlos hasta que vuelven a aparecer los cuerpos, a los que debe darse, en ese momento, una sepultura más permanente.

Stephen Fonseca, responsable forense para la región

Nuestro equipo forense presta apoyo a las autoridades en la localidad de Dombe, ubicada a pocas horas de ruta de Chimoio, para establecer un sistema de gestión de restos humanos.

Frente a las inundaciones, se necesitan soluciones creativas. Nuestro equipo forense está evaluando las necesidades y las opciones en las comunidades remotas.

Asistencia de salud

La posibilidad de brotes de enfermedades como el cólera es una amenaza real. Además, es probable que aumenten los casos de malaria. El agua potable, así como el acceso a la asistencia de salud y a instalaciones sanitarias, serán de importancia vital. Nuestro personal experto en agua y saneamiento, así como nuestros equipos de asistencia de salud, trabajan junto a nuestros asociados de la Cruz Roja para determinar cuál es la mejor manera de responder a estas necesidades.

Foto: Amilton Neves/Nuku Studio

En Beira, la falta de energía eléctrica ha dado lugar a muchos problemas en el hospital más grande de la ciudad, situación que afecta la capacidad de los prestadores de servicios de salud de responder a quienes más necesitan su asistencia. El CICR donó 1.000 litros de combustible para los generadores de electricidad del hospital, además de medicamentos y suministros médicos a otros establecimientos de salud en Mozambique y en el este de Zimbabue.

La organización ha emprendido actividades en Beira, en el centro de Mozambique, para dar respuesta a las consecuencias humanitarias de la violencia armada que afectó a comunidades en las provincias de Manica y Sofala entre 2014 y 2016. Nos preocupa mucho la situación de las comunidades rurales a las que prestamos asistencia antes del paso del ciclón Idai, a muchas de las cuales aún no puede llegar la ayuda externa.

Desde nuestra base logística en Chimoio, hemos movilizado un equipo para evaluar rápidamente la situación en estas comunidades remotas de Manica y Sofala, y así poder comenzar a prestar apoyo vital y responder a las necesidades urgentes. También comenzamos a distribuir socorros en algunas de esas comunidades.