Irak: "La tragedia de Ramadi no debe repetirse en Faluya"

23 mayo 2016

Todas las partes deben hacer sus mayores esfuerzos para proteger y preservar a los civiles de Faluya.

Bagdad (CICR) – La ciudad iraquí de Faluya es el escenario de implacables enfrentamientos, por lo que el bienestar y la seguridad de los civiles atrapados en la ciudad y sus alrededores son motivo de gran preocupación. La situación es particularmente alarmante para las decenas de miles de hombres, mujeres, niños y ancianos que siguen dentro de esa localidad, la más grande de la provincia de Anbar, y que ya han tenido un acceso muy limitado a los alimentos, el agua y la asistencia de salud durante los dos últimos años.

"La tragedia de Ramadi no debe repetirse en Faluya", dijo la jefa de la delegación del CICR en Irak, Katharina Ritz, haciendo referencia a una ciudad vecina que sufrió severos daños y quedó sembrada de restos explosivos de guerra luego de los intensos enfrentamientos que tuvieron lugar este mismo año. Se necesitarán meses, si no años, para eliminar las armas explosivas de Ramadi, reconstruir las viviendas y reparar los sistemas de agua y electricidad.

"Es necesario preservar a los civiles, se les debe permitir salir de Faluya en condiciones de seguridad; las viviendas y la infraestructura civil no deben ser objeto de los ataques", continuó Ritz. "La población de Faluya ya ha sufrido enormemente a causa de enfrentamientos continuos en la zona. Se debe permitir que los organismos humanitarios lleguen hasta la población y presten ayuda."

El CICR ha solicitado acceso a Faluya durante meses, pero hasta ahora no ha logrado recibir las garantías de seguridad y los compromisos que necesita de todas las partes. La Institución está preparada para prestar asistencia humanitaria a las comunidades afectadas por la violencia.

Para más información:
Ralph El Hage, CICR, Bagdad +964 7901 916 927
Krista Armstrong, CICR, Ginebra, +41 79 447 37 26