Irak: muchas más vidas en riesgo a medida que se expande el conflicto

23 febrero 2015
Irak: muchas más vidas en riesgo a medida que se expande el conflicto
Irak. Equipos del CICR se dirigen hacia la nevada Panjwin, cerca de Sulymanya, para entregar socorros para que personas desplazadas afronten el duro invierno. CC BY-NC-ND / CICR / H. Mustafa

Conflicto en expansión

Bagdad/Ginebra (CICR) – A raíz de la reciente expansión del conflicto en Irak, muchas más personas –cifra del orden de los cientos de miles– han resultado afectadas. Las provincias de Al Anbar, Ninawa, Sala Al Din, Diyala y Kirkuk han sido el escenario de intensos ataques, lo que ha obligado a más personas a abandonar sus hogares y buscar refugio en zonas más seguras. Este desplazamiento se suma al de más de dos millones de personas que han tenido que desplazarse desde el año pasado. La población de estas provincias prácticamente carece de acceso a los servicios básicos, y los insumos esenciales están disponibles solo en forma irregular.

 “Las personas desplazadas apenas han logrado sobrevivir a las duras condiciones del invierno”, dice Patrick Youssef, jefe de la delegación del CICR en Irak. “Para la mayoría de ellas, no existe la opción de regresar a casa. Quienes deciden hacerlo regresan a viviendas muy dañadas, sin suministro de agua ni electricidad. Los hospitales están dañados o funcionan muy por debajo de su capacidad habitual. Las municiones sin estallar son una grave amenaza: están esparcidas por todas las zonas donde los enfrentamientos han sido particularmente intensos.”

Crecientes necesidades de ayuda humanitaria

La extensión del conflicto a zonas pobladas a lo largo de los ríos Tigris y Éufrates generará más necesidades de ayuda humanitaria. Si las principales ciudades como Mosul vuelven a quedar bajo fuego, otras miles de personas  tendrán que huir. Dado que las condiciones de seguridad son tan inestables, muchas zonas están fuera del alcance de las organizaciones humanitarias, y grandes números de personas se quedarán sin ayuda cuando más la necesitan.

El CICR recuerda a todas las partes en conflicto que deben tomar todas las precauciones necesarias para reducir lo máximo posible las pérdidas de vidas civiles y los daños a los bienes de carácter civil, tratar a los detenidos con dignidad, facilitar el acceso de todas las personas a la asistencia de salud y garantizar que el personal médico y los hospitales puedan desempeñar su labor sin obstáculos. Se debe permitir que los trabajadores humanitarios lleguen en condiciones seguras a las personas que necesiten ayuda, y se han de adoptar todas las medidas posibles para proteger a las personas de los ataques y los desplazamientos.

Actividades del CICR

Pese a las dificultades de acceso, el CICR se ha esforzado por prestar asistencia a las personas desplazadas en todo Irak, y las comunidades que las han acogido: desde principios de año, más de 300.000 personas han recibido ayuda esencial. Se han realizado varias operaciones de ayuda entre las líneas del frente a fin de llevar alimentos, agua y otros artículos básicos a la población, e insumos médicos esenciales a los heridos y los enfermos.


Al Rahaliya, Irak. Personal del CICR prepara socorros para distribución entre familias desplazadas de Anbar. CC BY-NC-ND / CICR / A. Adnan

Desde principios del año, el CICR ha realizado las siguientes actividades:

  • distribuyó raciones de alimentos suficientes para un mes y otros artículos de primera necesidad para más de 130.000 personas desplazadas en 12 provincias, en lugares como Baquba, Ramadi, Al Ishaqi, Dujail, Hibhib, Musayeb Al Haskare, Kirkuk, Zummar, Qaratapa, Mandily, Suleiman Beg, Penjween y Dohuk, y más de 35.000 personas recibieron mantas y ropa de invierno para hacer frente al intenso frío;  
  • entregó insumos médicos y quirúrgicos de suma necesidad para 12 centros de asistencia de la salud a fin de que pudieran atender a más de 33.000 personas (entrega de artículos médicos de urgencia desde las cercanías de Erbil a Kirkuk, cuando esta ciudad fue atacada el 30 de enero, por ejemplo).
  • efectuó reparaciones indispensables en los sistemas de suministro de agua y electricidad del hospital de Faluya, a fin de garantizar el funcionamiento de ese dañado hospital, principal establecimiento sanitario de la ciudad;
  • atendió a más de 2.600 personas con discapacidades en su centro de rehabilitación física en Erbil y prestó apoyo a otros ocho centros en Irak;
  • organizó cuatro sesiones de capacitación para 110 trabajadores de la salud en las provincias de Diyala y Bagdad a fin de mejorar sus aptitudes en prestación de primeros auxilios y socorrismo;
  • continuó distribuyendo agua en camiones cisterna para las personas desplazadas y reparó y mejoró nueve instalaciones de distribución de agua (en realidad, en algunos casos se trató de nuevas instalaciones) en seis provincias, en los poblados de  Saqlawiya, Al Madina, Al Siyahiha, Rasheed, Kirkuk, Janaqin, Jarbana y Jbeila, en favor de más de 130.000 personas;
  • visitó ocho cárceles donde se encontraban detenidas más de 2.300 personas, informó a los familiares (a través de más de 4.000 llamadas telefónicas) acerca de los procedimientos de visita a sus seres queridos detenidos, e intercambió mensajes escritos entre los detenidos y sus familiares;
  • facilitó el intercambio, entre Irán e Irak, de restos de soldados cuya identidad se logró determinar (46 iraníes y 3 iraquíes);
  • brindó asesoramiento para establecer una comisión iraquí de derecho internacional humanitario, a fin de promover este derecho y su cumplimiento;
  • realizó periódicamente sesiones informativas sobre derecho humanitario y principios humanitarios para varias comunidades, beneficiarios y miembros de las fuerzas armadas y de seguridad de Irak y de la región de Kurdistán.

Las oficinas del CICR en Irak se encuentran en Bagdad, Basora, Dohuk, Erbil, Kirkuk, Janaqin, Nayaf, Ramadi y Suleimaniya.

Para más información:
Ralph El Hage, CICR, Bagdad, tel.: +964 0790 191 6927
Sitara Jabeen, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 24 78 o +41 79 536 92 31

Fotos: CC BY-NC-ND / ICRC                

· 

Centro de rehabilitación física del CICR en Erbil, Irak. Un técnico ayuda a un hombre con su pierna ortopédica. S. Dabbakeh

Centro de rehabilitación física del CICR en Erbil, Irak. Un técnico ayuda a un hombre con su pierna ortopédica. S. Dabbakeh

Frontera Irán/Irak. Soldados iraquíes se disponen a repatriar restos de camaradas muertos en la guerra Irán/Irak. /T. Hassoon

Frontera Irán/Irak. Soldados iraquíes se disponen a repatriar restos de camaradas muertos en la guerra Irán/Irak. /T. Hassoon

Estación hídrica en el distrito de Jbalah, Babylon, rehabilitada por el CICR. /T. Hassoon

Estación hídrica en el distrito de Jbalah, Babylon, rehabilitada por el CICR. /T. Hassoon