La ruta migratoria en México y Centroamérica: las necesidades humanitarias deben ser atendidas

17 diciembre 2016

Cada persona migrante es una historia de vida distinta y la esperanza de una familia. Cualquiera que sea la razón para emigrar - económica, familiar, social, política, por desastre o por seguridad - los riesgos y las necesidades humanitarias que pueden enfrentar en la ruta migratoria son múltiples y deben ser atendidos. En respuesta a un incremento de la indiferencia por parte de los gobiernos y la sociedad hacia la difícil situación de las poblaciones migrantes, hay que asegurarse que las causas de la migración sean entendidas, y que los derechos y necesidades de las personas migrantes sean reconocidos, respetados y atendidos.

Los Estados de origen, tránsito y destino tienen responsabilidades sobre la vida y la dignidad de quienes circulan por su territorio. Esta responsabilidad debe de asumirse incluso durante procesos de repatriación y de retorno, considerando las dificultades importantes de estas personas en sus países de origen y las razones que les llevaron a huir de su país. La ausencia de políticas adecuadas o la falta de implementación de las existentes para brindar la debida protección y asistencia a las personas migrantes y repatriadas, especialmente a las más vulnerables, pone en riesgo a millones de vidas en la región cada año.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha asumido el compromiso de trabajar con gobiernos, sociedad civil, poblaciones de acogida y comunidades migrantes para responder a las necesidades humanitarias más apremiantes de las personas migrantes, especialmente de los grupos vulnerables, de sus familias y de las comunidades que los acogen, y para que los Estados establezcan medidas alternativas a la detención de las personas migrantes, considerando esta debe ser una medida excepcional y de último recurso.

Suscríbase a nuestro boletín