La ruta migratoria en México y Centroamérica: las necesidades humanitarias deben ser atendidas

  • Personas migrantes reciben los mensajes de autocuidado en una estación de autobuses de El Salvador.
    CC BY-NC-ND / CICR / L. Ortiz
  • Los mensajes de autocuidado para personas migrantes tratan reducir su vulnerabilidad a lo largo de la ruta migratoria. En la imagen una voluntaria de la Cruz Roja Salvadoreña los comparte.
    CC BY-NC-ND / CICR / L. Ortiz
  • Los mensajes de autocuidado para personas migrantes se elaboraron para prevenir accidentes, enfermedades, y la pérdida del contacto entre familiares. En la imagen, personal del CICR los comparte con personas migrantes en México.
    CC BY-NC-ND / CICR / B. Islas
  • Personas migrantes tratan de subir a un tren en el estado mexicano de Puebla.
    CC BY-NC-ND / CICR / B. Islas
  • Un grupo de familiares migrantes tuvo que detener su ruta ya que un compañero se lastimó al intentar subir a un tren en movimiento en el estado de Puebla, centro de México.
    CC BY-NC-ND / CICR / B. Islas
  • A los quince días de que Julio César migró su madre perdió contacto con él y desde entonces no ha dejado de buscarle. Espera poder encontrarle. Ya han pasado catorce años y su familia le sigue esperando.
    CC BY-NC-ND / CICR / J. Cornejo
  • Las personas migrantes enfrentan durante su camino diversos peligros que, en ocasiones, les llevan a perder el contacto con sus familiares. En ocasiones pueden llegar a perder la vida.
    CC BY-NC-ND / CICR / D. Membreño
  • Un grupo de personas migrantes deportadas es atendido por voluntarios de la Cruz Roja Hondureña.
    CC BY-NC-ND / CICR / F. Pavón
  • La región de las Américas cuenta con más de 63 millones de personas migrantes, sean de la región misma o procedentes de otros continentes, lo cual representa casi el 30% de la migración internacional a nivel mundial.
    CC BY-NC-ND / CICR / J. Arcenillas
  • Un voluntario de la Cruz Roja se prepara para atender las necesidades humanitarias de migrantes hondureños que acaban de ser deportados.
    CC BY-NC-ND / CICR / J. Arcenillas
17 diciembre 2016

Cada persona migrante es una historia de vida distinta y la esperanza de una familia. Cualquiera que sea la razón para emigrar - económica, familiar, social, política, por desastre o por seguridad - los riesgos y las necesidades humanitarias que pueden enfrentar en la ruta migratoria son múltiples y deben ser atendidos. En respuesta a un incremento de la indiferencia por parte de los gobiernos y la sociedad hacia la difícil situación de las poblaciones migrantes, hay que asegurarse que las causas de la migración sean entendidas, y que los derechos y necesidades de las personas migrantes sean reconocidos, respetados y atendidos.

Los Estados de origen, tránsito y destino tienen responsabilidades sobre la vida y la dignidad de quienes circulan por su territorio. Esta responsabilidad debe de asumirse incluso durante procesos de repatriación y de retorno, considerando las dificultades importantes de estas personas en sus países de origen y las razones que les llevaron a huir de su país. La ausencia de políticas adecuadas o la falta de implementación de las existentes para brindar la debida protección y asistencia a las personas migrantes y repatriadas, especialmente a las más vulnerables, pone en riesgo a millones de vidas en la región cada año.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha asumido el compromiso de trabajar con gobiernos, sociedad civil, poblaciones de acogida y comunidades migrantes para responder a las necesidades humanitarias más apremiantes de las personas migrantes, especialmente de los grupos vulnerables, de sus familias y de las comunidades que los acogen, y para que los Estados establezcan medidas alternativas a la detención de las personas migrantes, considerando esta debe ser una medida excepcional y de último recurso.