México: Discurso de la Dra. Helen Durham, Directora del Departamento de Derecho Internacional y Políticas Humanitarias del CICR en inauguración del SWIRMO

18 octubre 2017
México: Discurso de la Dra. Helen Durham, Directora del Departamento de Derecho Internacional y Políticas Humanitarias del CICR en inauguración del SWIRMO
Dra. Helen Durham pronunciando discurso sobre DIH en inauguración del SWIRMO en México. CC BY-NC-ND/CICR/J. Cornejo

Transcripción del Discurso pronunciado en  el Taller de estudios superiores sobre las normas internacionales por las que se rigen las operaciones militares (SWIRMO por la Dra. Helen Durham, Directora del Departamento de Derecho Internacional y Políticas Humanitarias del CICR.

General, distinguidos invitados, señoras y señores:
En nombre del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), es un placer para mí estar hoy aquí junto con nuestros anfitriones de la Secretaría de la Defensa Nacional de México, la Secretaría de Marina y representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, para inaugurar este décimo primer Taller para oficiales superiores sobre las normas internacionales por las que se rigen las operaciones militares.

Para comenzar, quisiera expresar nuestro sincero agradecimiento a los anfitriones, quienes con generosidad nos han ofrecido tanto su apoyo como estas maravillosas instalaciones donde se celebrará este importante evento.

El CICR llegó aquí en 2002, con su delegación regional para México, América Central y Cuba. Sin embargo, hacía ya una década que México y el CICR habían entablado un diálogo estratégico y muy constructivo. Tenemos las mismas perspectivas respecto de numerosas cuestiones relacionadas con la aplicación y el respeto del derecho internacional humanitario, y queremos que sepan, General y distinguidos colegas, que para nosotros es un verdadero privilegio contar con un aliado tan valioso en la mayor parte de nuestra diplomacia humanitaria.

Señoras y señores, los cuatro Convenios de Ginebra hoy son un antiguo tratado con mucha historia detrás. Como todos sabemos, el Primer Convenio se creó en 1864. Sin embargo, tanto estos tratados como los otros marcos normativos jurídicos siguen siendo sumamente pertinentes hoy en día y, de hecho, el CICR se esfuerza por garantizar que la legislación y el marco se adecúen a la realidad que se observa en el campo de batalla.

A modo de ejemplo, podemos mencionar la actualización de los comentarios de los cuatro Convenios de Ginebra y de los dos Protocolos. El año pasado finalizamos y publicamos el comentario actualizado del Convenio de Ginebra I, mientras que este año terminamos el comentario actualizado del Convenio de Ginebra II, y actualmente nos abocamos a la misma tarea con el Convenio de Ginebra III. El derecho de la guerra debe mantenerse relevante.

Al tiempo que realiza estas labores jurídicas, el CICR trabaja en más de ochenta países cumpliendo otros aspectos de su cometido, como la protección y la asistencia de las víctimas de conflictos armados. Una de las principales particularidades del CICR es que combinamos una acción humanitaria directa, es decir, nuestra labor en el terreno, con una función jurídica en el desarrollo, el esclarecimiento y la reafirmación del derecho aplicable en situaciones de conflicto armado. Somos una organización práctica que se nutre de nuestra experiencia en el terreno en el marco de una labor jurídica y normativa. Prestamos asistencia a las personas necesitadas y, a su vez, utilizamos nuestro estatuto jurídico para recordar a todas las partes en conflicto su responsabilidad de evitar el sufrimiento innecesario de las víctimas.

La aplicación del derecho en los conflictos armados modernos

Señoras y señores, como sabemos, cuando se redactó el Primer Convenio de Ginebra, en 1864, las guerras eran muy diferentes a las de hoy en día: consistían básicamente en combates entre fuerzas armadas definidas que se distinguían claramente por sus uniformes. En la actualidad, algunas guerras modernas ocasionalmente se caracterizan por enfrentamientos entre Estados o conflictos armados de carácter internacional, pero, como todos bien sabemos, la tendencia de los conflictos armados actuales reviste una mayor complejidad. Vemos más actores, vemos más armas, vemos más tecnología, vemos más variedad de estrategias y vemos más redes complejas, con lo cual, a veces, puede parecer que garantizar el respeto del DIH es todo un desafío.

Por otra parte, muy a menudo también vemos situaciones en las que se despliegan fuerzas militares para asistir a las autoridades en crisis que no llegan a ser conflictos armados pero que generan, como todos sabemos, un nivel de sufrimiento muy alto. Los cambios que observamos en la naturaleza de los conflictos armados nos llevan a cuestionarnos, a nivel mundial, acerca de la pertinencia del marco jurídico que utilizamos en la actualidad. Hay quienes han sugerido que el DIH se ha debilitado y que ya no es un instrumento eficaz. Nosotros, como organización práctica con más de quince mil personas abocadas a su labor en lugares afectados por conflictos armados, discrepamos absolutamente. Las leyes de la guerra, el derecho mismo, nunca antes habían sido tan plenos como ahora, tampoco nunca antes se había logrado una ratificación tan amplia ni se lo había comprendido tan extensamente. Por lo tanto, tal vez el problema radique en la brecha que existe en las expectativas entre lo que las comunidades conocen acerca del derecho de la guerra y la manera en que lo ven aplicado en el terreno. Los estudios y las investigaciones que hemos realizado entre diecisiete mil personas de todo el mundo, muchas de ellas en zonas de guerra, indican que existe una aceptación universal del concepto fundamental según el cual ciertas categorías de personas deben ser protegidas: los heridos, los enfermos, los detenidos y los civiles.

Por lo tanto, la esencia del derecho internacional humanitario, sobre la cual van a aprender esta semana, sigue siendo válida y muy pertinente: los Estados tienen la obligación de respetar el derecho, al igual que los grupos armados no estatales, independientemente de si estos lo aceptan o lo conocen.

El papel y la utilidad del taller SWIRMO

Señoras y señores, aquí es donde entra el taller SWIRMO, que reúne a oficiales superiores con experiencia a nivel mundial. Gracias a su aporte, podemos analizar los desafíos actuales, ubicarlos en el contexto del derecho y la práctica humanitarios y aprender juntos la mejor manera de abordar estas cuestiones en las operaciones militares.

En esta semana, sería sencillo para nosotros hacer hincapié en los conflictos armados internacionales, pero lo que realmente necesitamos hacer es abordar el problema que acabo de señalar, es decir, la creciente complejidad de los conflictos armados.

Señoras y señores, durante la próxima semana, tendrán la extraordinaria oportunidad de aprender bajo la dirección de instructores experimentados que, o bien prestan o han prestado servicio recientemente, o bien son oficiales militares superiores retirados. Todos ellos cuentan con una vasta experiencia en la enseñanza del derecho y, sobre todo, en la incorporación de sus aspectos más pertinentes en la práctica operacional.

En este sentido, ellos serán el principal recurso que tendrán esta semana. Pero a su vez, señoras y señores, también es una oportunidad única para conocer e intercambiar experiencias. El nivel de competencia profesional que hemos logrado reunir en este recinto hoy es extraordinario. Por lo tanto, podría decirse que, de alguna manera, este es un foro para intercambiar mejores prácticas y para fomentar el respeto del DIH aplicable durante las operaciones militares, sean de combate o no.

Resultados esperados del taller

El taller SWIRMO que el CICR organiza cada año es, desde 2007, el principal evento para público militar, y nos sentimos afortunados por haber podido celebrarlo en tantos países. Sin embargo, debemos destacar que, desde el comienzo, el éxito del taller SWIRMO lo debemos a ustedes. Solicitamos a sus Gobiernos que eligieran a los candidatos más pertinentes y adecuados que tuvieran relación con las operaciones militares, ya que son quienes deberán aplicar las normas humanitarias en el terreno. Agradecemos la respuesta de sus Gobiernos y les damos las gracias a ustedes por contribuir al éxito de este taller. Para el CICR, el éxito de este taller se concretará cuando puedan aplicar todo lo aprendido esta semana, tanto a nivel personal como profesional, en sus propias instituciones u organizaciones.

Los alentamos a que, una vez finalizado el taller, analicen sus propias instituciones u organizaciones a la luz de los nuevos conocimientos, contactos y compromisos adquiridos.

Como todos sabemos, las fuerzas armadas necesitan plasmar sus obligaciones jurídicas en medidas prácticas que sean realistas para las situaciones de combate. Comprendemos las dificultades y las complejidades que surgen al momento de aplicar el DIH, pero también sabemos que el respeto del derecho es crucial, dado que concierne el sentido de profesionalismo y de legitimidad del personal militar. Por ende, esperamos que todos podamos intercambiar experiencias y aprendizajes.

Cierre

Señoras y señores, esperamos sinceramente que este evento abra para ustedes un abanico de nuevas ideas, nuevas maneras de hacer las cosas y nuevas amistades. Una vez más, quisiera expresar mi agradecimiento a nuestros cordiales anfitriones, cuyo respaldo ha sido fundamental para nosotros. Definitivamente, la organización de un evento como este no hubiera sido posible sin el generoso apoyo de las autoridades mexicanas y, en especial, de la Secretaría de la Defensa Nacional. Señoras y señores, es un honor para mí inaugurar este evento, y les deseo una productiva y placentera semana de profundos aprendizajes para todos. Muchas gracias.