Presidente del CICR: situación de Yemen es una "catástrofe causada por el hombre"

Maurer finalizó su visita con una petición urgente de poner fin a la violencia.

27 julio 2017
Presidente del CICR: situación de Yemen es una "catástrofe causada por el hombre"
Un niño yemení es atendido por cólera en un hospital en Saná, Yemen. EPA / Yahya Arhab


Declaración de Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja 

Me voy de Yemen profundamente preocupado por la penosa situación de sus pobladores. El brote de cólera sigue siendo alarmante. Debido a la proximidad de la temporada de lluvias, se estima que, hacia finales de año, habrá más de 600.000 personas afectadas. Esto no tiene precedentes.

Se trata de una catástrofe causada por el hombre. Es una consecuencia directa de más de dos años de guerra. El sistema de salud ha colapsado; mueren personas a raíz de enfermedades crónicas que podrían tratarse fácilmente. Servicios esenciales, como la eliminación de residuos, han dejado de funcionar, como pude observar claramente en Taiz.

A menos que las partes beligerantes mejoren su respeto por las leyes de la guerra, me temo que debemos esperar más epidemias en el futuro.

La población yemení tiene resiliencia, pero ¿cuánto más debe resistir? Ya hemos visto, en Siria y en otros logares, cómo dos años de conflicto se prolongan a seis o diez. La suerte de Yemen podría ser diferente, pero veo pocos signos de esperanza. La intensidad del sufrimiento de su población no hace más que aumentar. Conocí a familias forzadas a hacer elecciones imposibles acerca de comprar pan, agua potable o medicamentos para sus hijos.

Miles de personas detenidas por las partes en el conflicto languidecen en prisión, sin posibilidad de tener contacto con sus seres queridos. Ayer, algunos de sus familiares protestaron fuera de nuestras oficinas en Saná, exigiendo respuestas. Su bienestar es nuestra prioridad; pero, para ayudarlos, se nos debe permitir visitar a los detenidos.

He comprobado por mí mismo esta semana cómo la guerra está destruyendo ciudades, comunidades y familias.

Se trata, pues, de una petición urgente para que los comportamientos cambien. Es imperativo que las partes en el conflicto detengan los ataques a los hospitales, las centrales de electricidad y las plantas de tratamiento de agua. De lo contrario, la tragedia será aún mayor.

Las partes beligerantes, incluidos los Estados de la coalición, deben adoptar medidas concretas, ahora, para aliviar la situación. Deben

  • dejar de supeditar la acción humanitaria a fines políticos; en cambio, facilitar el ingreso y la distribución en Yemen de asistencia y suministros esenciales como medicamentos;
  • garantizar el acceso de instituciones humanitarias para asistir a las poblaciones más vulnerables;
  • conceder al CICR acceso periódico a todos los detenidos en relación con el conflicto. Recibimos compromisos alentadores de ambos lados en el conflicto esta semana; esperamos que se concreten durante las próximas semanas;
  • mitigar las restricciones a la importación para que la actividad económica pueda reanudarse.

Asimismo, otras partes que prestan apoyo a las partes beligerantes en Yemen tienen la responsabilidad de velar por el respeto de las leyes de la guerra.

Más que nunca, se necesita financiación humanitaria. Sin embargo, la comunidad internacional debe avanzar aún más. Debe buscar activamente soluciones para esta crisis enorme y ejercer influencia sobre el comportamiento de las partes beligerantes con carácter urgente.

El CICR ha duplicado su presupuesto para Yemen este año a más de 100 millones de dólares estadounidenses. Mantendremos la lucha contra el cólera y haremos todo cuanto esté a nuestro alcance para ayudar a las personas más vulnerables en Yemen. Insto a otros a que, de la misma manera, intensifiquen sus esfuerzos. Las personas que conocí esta semana en Yemen cuentan nosotros para que les prestemos asistencia. Demostrémosles que su sufrimiento nos importa.

Nota a los editores:

Hechos destacados sobre Yemen

Población de Yemen: 27 millones de personas.

Según las estimaciones:

  • 14 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria;
  • 7 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria grave;
  • 3,3 millones de personas con desnutrición aguda;
  • 14 millones de personas sin acceso a una cantidad suficiente de agua potable o servicios de saneamiento;
  • 14 millones de personas sin una adecuada asistencia de salud; solo 45 por ciento de los establecimientos sanitarios en funcionamiento. Más de 160 estructuras sanitarias fueron atacadas desde 2015, según se informó al CICR. El precio de los medicamentos está fuera del alcance del ciudadano común.

Para más información:

Soumaya Beltifa, CICR, Saná, tel.: +967 736 071 967 (inglés, francés, árabe)
Marie-Claire Feghali, CICR, Ginebra, tel.: +41 79 536 92 31 (inglés, árabe, francés, portugués)
Ralph El Hage, CICR, Ginebra, tel.: +41 79 217 32 03 (inglés, árabe)
Ewan Watson, que acompaña al presidente del CICR durante su misión en Yemen, tel.: +41 79 244 64 70 (inglés, francés, español)

Suscríbase a nuestro boletín