Voces sobre la guerra 2016: Siete perspectivas

05 diciembre 2016

¿Cuáles son las historias detrás del informe "Voces sobre la guerra"? Una encuesta que recoge las opiniones de 17.000 personas en 16 países brinda una visión crucial del estado de los conflictos contemporáneos y del derecho internacional humanitario, desde la perspectiva de las personas que atravesaron esas situaciones.

Hemos reunido siete testimonios de personas de distintos países que han vivido personalmente la brutalidad de la guerra, para intentar comprender mejor las historias que se esconden detrás de las cifras.

1. Afganistán

"Desde que empecé con este trabajo, brindé primeros auxilios a unas 800 personas heridas antes de llevarlas al hospital. A veces, trasladaba hasta ocho personas por día, de Uruzgan al Hospital Regional Mirwais, en Kandahar, que está a cuatro horas de distancia... Si se trata de una persona que participa en los enfrentamientos, nunca pregunto quién es o de qué lado está. Para mí, lo importante no es conocer su procedencia sino salvar su vida". - Zamaryalai, conductor de taxi de la provincia de Uruzgan, Afganistán.

2. Siria

"Los colegas de la Media Luna Roja Árabe Siria y yo cruzamos una línea del frente en la parte oriental de Alepo, donde operan diferentes grupos armados de oposición. Visitamos centros de salud donde los heridos y enfermos son atendidos por trabajadores de salud valientes, con escasos insumos médicos. El CICR logró cruzar la línea del frente 53 veces en 2016." – Marianne Gasser, jefa de la delegación del CICR en Siria.

3. Somalia

"A menudo, los pacientes eran de distintos clanes que luchaban entre sí. Sin embargo, el hospital atendía a todos exclusivamente en función de sus necesidades médicas. Los familiares visitaban a los heridos con tranquilidad, mientras sus respectivas milicias peleaban en las calles de Mogadiscio. La neutralidad del hospital era tan respetada, que la carretera que llevaba de la ciudad al hospital también se consideraba 'neutral'". – Dr. Christos Giannou, ex cirujano jefe del CICR en el hospital Keysaney, Somalia.

Pese a que las hostilidades no cesan desde 1992, el hospital ha sido respetado en gran medida por las partes beligerantes.

4. Siria

"Irrumpieron en nuestra casa a las tres de la mañana, nos amenazaron diciendo que si no salíamos, derribarían la casa y nos enterrarían bajo los escombros. Muchas personas nos aconsejaron que nos fuésemos, porque soy una mujer sola, con una hija pero sin otros familiares. Así que tomé mis pertenencias y partí a Líbano con mi hija; después seguimos viaje a Turquía. Estuvimos tres días perdidas en un bosque; mi hija se enfermó. (...) Mi hija se despierta de noche porque tiene pesadillas. Incluso aquí, se despierta sobresaltada, debido a las bombas. Todo ese miedo, ese terror... no hay más que ver a mi hija. Dejó de comer, dejó de beber, ella no está bien". – Souad, refugiada siria, ahora residente en Bulgaria.

5. Ucrania

"Durante los enfrentamientos más intensos, yo estaba embarazada, por lo cual huimos a la casa de nuestros padres, cerca del Mar Negro. Cuando regresamos, nuestra casa no tenía techo. Logramos encontrar algunas tejas y repararla en parte. Necesitamos sobrevivir, nuestros hijos tienen que tener un lugar donde vivir". – Barchinai, madre de tres hijos, en Ucrania oriental.

6. Níger

"Hace un mes, recibí un balazo durante un ataque. Desde que empezó el conflicto, todo se ha paralizado. Ni siquiera hay suficiente agua para beber. Los insurgentes acosan a nuestros hijos en las costas del lago. Este año, no pudimos cosechar los pimientos. No nos queda nada". – Boulama Moussa, desplazado interno a raíz del conflicto del lago Chad.

7. Gaza

"Estaba en la cocina preparando unos dulces, cuando las bombas comenzaron a caer sobre nuestra casa. Huimos tal como estábamos, descalzos y con lo que teníamos puesto, mientras a nuestro alrededor todo se destruía. Cuando regresé a mi casa, en la que había vivido 35 años, estaba reducida a polvo". – Fayza, residente de Gaza, 2014

Suscríbase a nuestro boletín