Yemen: La grave situación de la población empeora ante la indiferencia del mundo

La furia de la violencia que no cesa en Taiz, Marib, Al-Bayda, Hodeida, Shabwah, Al-Jawf y Hajjah ha obligado a más de 157.000 personas a desplazarse solo en 2021, cifra que se suma a la de los más de 3,3 millones de personas que permanecen desplazadas en todo el territorio de Yemen.
Artículo 10 marzo 2022 Yemen

En parte debido a su precaria situación económica, miles de familias vulnerables de esas zonas no tienen otra opción que permanecer allí, expuestas a los peligros cotidianos del frente de batalla activo, entre los que se encuentra el acceso sumamente limitado a todo lo necesario para satisfacer las necesidades básicas. Las personas que viven en Taiz, el lugar donde el conflicto de Yemen lleva más tiempo, han sido las más afectadas desde el inicio de este conflicto prolongado, en 2015. La violencia ha llevado al agotamiento a la población que no consiguió huir.

  

"El ruido de los enfrentamientos, los bombardeos y las explosiones no cesa. Son frecuentes los impactos de proyectiles en las paredes de la casa", comenta Majida, una mujer de cuarenta años, viuda y madre de tres niños, que vive en la parte norte de la ciudad de Taiz. Créditos: Taha Saleh/Wagdi Almaqtari/CICR

 "Mis hijas necesitan hacerse controles médicos periódicos. Para llevarlas al hospital más cercano, tengo que gastar dinero extra en el traslado, pues nadie quiere venir a este barrio, por cuestiones de seguridad", añade Majida. Créditos: Taha Saleh/Wagdi Almaqtari/CICR 

 

En un país donde la inseguridad alimentaria amenaza a más de 16,2 millones de personas, las necesidades acuciantes de agua y alimento han alcanzado niveles peligrosos en Taiz y en zonas cercanas seriamente afectadas por la violencia. La escalada del conflicto en Ucrania probablemente limite aún más el acceso de las personas a lo necesario para satisfacer sus necesidades básicas, pues es probable que suba el precio de los alimentos, en especial, el de los cereales, así como el del combustible en todo el mundo. En el último año, el precio de los alimentos se ha disparado en Yemen, por lo que más de la mitad de la población requiere asistencia alimentaria.

El acceso a lo necesario para satisfacer otras necesidades esenciales, como el cuidado de la salud, está peligrosamente limitado. El acceso a los establecimientos de salud se ha convertido en un lujo. En todo el territorio yemení, de una población total de 30,5 millones, 20,1 millones de personas no tienen acceso a asistencia básica de salud. Solo el 51 % de los establecimientos sanitarios sigue funcionando.

 

"Cuando caen las bombas en el barrio, los niños gritan y se aferran a nosotros con desesperación. Muchas personas han perdido la razón tras siete años de vivir en zonas donde los enfrentamientos y los bombardeos forman parte de la vida cotidiana", comenta Om Saeed, una abuela de sesenta años que vive en un barrio del norte de la ciudad de Taiz. Créditos: Taha Saleh/Wagdi Almaqtari/CICR 

"Nuestra mayor aspiración es conseguir una bolsa de harina y una manta", añade Om Saeed. Créditos: Taha Saleh/Wagdi Almaqtari/CICR

Los enfrentamientos y bombardeos constantes en los barrios situados en el frente de batalla en Taiz han dejado secuelas en la salud mental de los habitantes, sobre todo, en el caso de los niños.

La presencia de minas terrestres y municiones sin estallar constituye un peligro considerable para la población de Yemen en general, pero la contaminación es especialmente elevada en la costa occidental del país, cerca del puerto estratégico de Hodeida, en la gobernación de Taiz y, más recientemente, en las cercanías de Marib. Según se ha informado, hay más de un millón de minas terrestres y municiones sin estallar esparcidas por el territorio del país, que a diario causan lesiones y muertes entre los civiles.

Las necesidades humanitarias en el país siguen siendo enormes, ya que, actualmente, dos tercios de la población requieren asistencia humanitaria.

La gravedad de las necesidades aumenta minuto a minuto. Hoy en día, 14,3 millones de personas tienen necesidades urgentes, lo que equivale a un aumento del 27 % respecto del año pasado” dice Katharina Ritz. jefa de la delegación del CICR en Yemen

"La gravedad de las necesidades aumenta minuto a minuto. Hoy en día, 14,3 millones de personas tienen necesidades urgentes, lo que equivale a un aumento del 27 % respecto del año pasado", dice Katharina Ritz, jefa de la delegación del CICR en Yemen. Es mucho lo que está en juego ahora que se acerca la fecha de la conferencia internacional sobre promesas de contribuciones para la crisis humanitaria en Yemen, y el CICR insta a la comunidad internacional a intensificar la respuesta.

En 2021, en la Conferencia de alto nivel sobre promesas de contribuciones para la crisis humanitaria en Yemen, se anunció el objetivo de alcanzar los 1,7 mil millones de dólares, aproximadamente. El objetivo era inferior al total recibido por el plan de respuesta humanitaria de 2020, y mil millones de dólares inferior a la contribución prometida en la conferencia de 2019. El CICR insta a la comunidad internacional a continuar colaborando con los actores humanitarios como el CICR para que los yemeníes puedan recibir una mejor asistencia en materia de alimentos, atención sanitaria, agua potable y protección.

 

Descargar estas imágenes de la Sala de prensa multimedios del CICR

Fáciles de visualizar y de descargar

www.icrcvideonewsroom.org

Contacto(s) para los medios de comunicación:

 

Basheer Omar, CICR, Saná, tel.: +967 737889476 y +967 771480 412, balselwi@icrc.org
Imene Trabelsi, CICR, Beirut, tel.: +961 3138353, itrabelsi@icrc.org
Jason Straziuso, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 2077, jstraziuso@icrc.org