Perú: autoridades debatieron problemática del hacinamiento en las cárceles

13-03-2014 Reportaje

El Instituto Nacional Penitenciario (INPE), con elapoyo del CICR, organizaron en enero pasado un debate sobre la preocupante situación del hacinamiento en las cárceles peruanas. Cincuenta participantes entre altas autoridades del gobierno, así comorepresentantes de la sociedad civil, discutieron sobre las medidas de emergencia que podrían adoptarse para enfrentar el problema.

Silvana Mutti, jefa de Delegación del CICR para Bolivia, Ecaudor y Perú, junto al Dr. José Luis Pérez Guadalupe, jefe del INPE, y Walter Albán, ministro del Interior. 

Silvana Mutti, jefa de Delegación del CICR para Bolivia, Ecaudor y Perú, junto al Dr. José Luis Pérez Guadalupe, jefe del INPE, y Walter Albán, ministro del Interior.
© CICR / K. Navarro

“La situación es preocupante (...) nos hemos convertido en la institución que recibe cada vez más personas detenidas sin tener capacidad para seguir albergándolas, esta situación genera un fuerte impacto en todo el sistema penitenciario afectando su funcionamiento”, manifestó el Dr. José Luis Pérez Guadalupe, presidente del INPE.

Para el CICR, el hacinamiento en las cárceles es un problema mundial que se evidencia no solo por la excesiva población detenida que no tiene un albergue adecuado, sino también porque el hacinamiento dificulta seriamente el acceso de las personas privadas de libertad  a los servicios básicos de agua, saneamiento, higiene, alimentación y salud, hace compleja la labor de seguridad y control de las cárceles y además dificulta también el proceso de reinserción a la vida social tras la liberación.

El conversatorio titulado “Medidas de emergencia ante la crisis generada por el hacinamiento en los establecimientos penitenciarios”, centró el debate en la necesaria creación de una política de Estado frente a la problemática penitenciaria y en medidas de corto, mediano y largo plazo que se pueden ir implementando. En especial, frente a la excesiva demora en la tramitación de los procesos judiciales; frente al  uso indiscriminado de la “prisión preventiva” y en el mejoramiento de la infraestructura carcelaria, así como integrar medidas alternativas al encarcelamiento como grilletes y trabajos en la comunidad.

Entre los expositores, además de las autoridades del INPE y representantes del CICR, estuvieron el Dr. Alejandro Marambio, ex-director del Servicio Federal Penitenciario Argentino, y la Dra. Lucía Dammert, catedrática e investigadora de la Universidad de Chile, quienes compartieron sus experiencias y recomendaciones para lograr que las cárceles sean espacios cada vez más humanos y se camine hacia una efectiva resocialización de los internos.

Al conversatorio asistieron como invitados el ministro del Interior, Dr. Walter Albán, el viceministro de Justicia y Derechos Humanos, Dr. Jorge Pando, y los tres ex presidentes del INPE Wilfredo Pedraza, Gino Costa y Javier Bustamante.

Los más de 50 participantes tuvieron la oportunidad de plantear y debatir diversas propuestas  para atender la problemática carcelaria del hacinamiento, que según el INPE en el mes de enero de 2014 llegó al 119 por ciento, es decir, 36.881 internos de los 67.891 no tienen plazas en el sistema penitenciario y sin embargo están recluidos en las 68 cárceles a nivel nacional.

El INPE considera necesario desarrollar una estrategia integral que atienda  en el corto plazo la crisis que el sobre hacinamiento genera en el sistema y  se puedan implementar las "10 medidas de Reforma del Sistema  Penitenciario" presentadas hace dos años.

Asimismo,  propone que la visión sobre los establecimientos penitenciarios  y los privados de libertad sea incorporada dentro de una política penal y penitenciaria de mediano y largo plazo.

El CICR implementa desde hace más de cinco años una estrategia de fortalecimiento integral del INPE para promover un cambio en la cultura institucional, dirigida a fomentar entre los servidores mejores prácticas penitenciarias en base de los estándares mínimos internacionales establecidos para la gestión de las cárceles y que aborda el hacinamiento con un problema que requiere medidas de emergencia para hacerle frente.