Página archivada:puede contener información desactualizada

Kenya: experto forense del CICR ayuda a identificar a las víctimas de la violencia

23-06-2008 Reportaje

Tras la violencia que se desató después de las elecciones en Kenya, a principios de 2008, el Ministerio de Salud de ese país pidió ayuda al CICR para colaborar con los equipos forenses locales en la tarea de identificar cadáveres quemados o en estado de descomposición. El CICR envió a tres expertos forenses a Kenya entre enero y junio de 2008. Nicole Enbelbrecht, del CICR, nos informa desde Nairobi.

     

©ICRC/P. Yazdi 
   
Andrés Patiño Umaña, experto forense del CICR. 
         

" Está muy claro para mí que lo que estoy haciendo aquí es ayudar a la gente. Recordando siempre ese objetivo, logro superar el estrés. Es como cualquier otro trabajo. No tengo pesadillas " , dice Andrés Patiño Umaña. Este colombiano de 39 años es un experto forense que trabaja para el CICR en Kenya.

 
"Nos ocupamos de los fallecidos para ayudar a los vivos. Hay una madre, un hermano, una esposa detrás de cada persona fallecida." 
 

Este país del este africano es considerado una isla de estabilidad en la región, pero sufrió una dramática crisis humanitaria después de las elecciones generales en diciembre de 2007. Las manifestaciones políticas se convirtieron en violencia t ribal generalizada, lo que provocó el desplazamiento de más de 300.000 personas y la muerte de unas 1.200. Los familiares de éstas pudieron identificar a la mayor parte de los fallecidos. Sin embargo, decenas de cadáveres no fueron reclamados, dado que los familiares tuvieron que desplazarse durante la violencia o porque los restos estaban en estado de descomposición, quemados o mutilados, y era imposible reconocerlos.

" Si no es posible reconocer visualmente un cadáver, hay muchas maneras de determinar la identidad de la persona fallecida " , explica Andrés Patiño. " Las técnicas de ADN son la última opción. Primero podemos recurrir a otras técnicas de identificación forense. " Según el desarrollo y la morfología del esqueleto, un especialista forense puede hacer estimaciones en cuanto a la edad y el sexo de una persona. Examina con detención los huesos, a través de radiografías o con la ayuda del patólogo que realiza la autopsia.

  La información que revelan los huesos  

     

" Cuanto más viejo es un cuerpo, más débil se vuelve, y cuanto más " gastado " está, más cambios podrán verse " , dice Andrés Patiño. " Hay alteraciones de los huesos debidas a la edad, la artritis por ejemplo, lo que hace que las articulaciones entre los huesos sean menos flexibles. La estructura ósea de una persona también puede indicar determinada profesión. Por ejemplo, un pastor o un herrero pueden tener un esqueleto diferente del de un maestro de escuela. "

" Otro elemento importante para el proceso de identificación es la dentadura. Por lo general, los dientes sobreviven al fuego y permiten saber si la persona fumaba o bebía café. La edad de las personas menores de dieciocho puede determinarse con bastante precisión, a veces con una diferencia d e uno o dos años. "

A pedido del Ministerio de Salud de Kenya, el especialista del CICR visitó doce hospitales y morgues en zonas afectadas por la violencia después de las elecciones para apoyar a los equipos forenses locales. Además de ayudarles a identificar cadáveres en estado de descomposición o quemados, Andrés Patiño también compartió sus conocimientos sobre cómo manipular los restos humanos. 

" Lo primero que debe hacerse cuando se trata de identificar un cadáver es registrar toda la información básica, como el género, la altura, la edad, los rasgos físicos y una descripción de las pertenencias personales " , explica. Estos datos se incluyen en el informe individual post mortem . Hay que asignar al cuerpo un número que coincida con el que se consigne en el informe. Si es posible, se deben tomar fotos de la persona fallecida. "

  Ayudar a los familiares  

     

" Lo que queremos evitar es que un padre tenga que buscar a su hijo o a su esposa en una pila de cadáveres. Para alguien que no esté preparado, es una experiencia chocante entrar en una morgue. Es fundamental tratar debidamente los cuerpos y utilizar correctamente las técnicas forenses para ayudar a los familiares " , añade Patiño.

Un tratamiento correcto de los cadáveres incluye el uso de sacos mortuorios y de refrigeración. Sin un almacenamiento en frío, la descomposición avanza rápidamente, sobre todo en climas cálidos. En un plazo de doce a cuarenta y ocho horas horas, el reconocimiento ya no será posible. El CICR y la Cruz Roja de Kenya han donado unidades de refrigeración a las morgues de tres localidades para ayudar a preservar los cuerpos hasta que los familiares los reclamen.

Junto con los equipos forenses locales, Andrés Patiño logró reunir información post mortem de cada víctima de la violencia desatada después de las elecciones que aún no ha sido reclamada o identificada. Los equipos también tomaron muestras de ADN y las entregaron al Laboratorio Químico Nacional para su correspondiente análisis. Los datos disponibles ahora pueden cotejarse con la información que proporcionan los familiares que están buscando una persona desaparecida. Los expertos del CICR calculan que, por lo menos, el 30 por ciento de los cadáveres ahora pueden ser identificados. " Estamos tratando de aliviar el sufrimiento " , dice. " Para una madre, pensar en su hijo desaparecido y preguntarse si tendrá hambre o estará enfermo es una tortura. Saber que está muerto es terrible, pero de algún modo aporta paz y alivio. "

El dolor de no saber qué ha sido de un familiar desaparecido no es sólo emocional. Mientras la persona no haya sido declarada oficialmente fallecida, los familiares no pueden seguir adelante con su vida, vender propiedades, volver a casarse, obtener pensiones o simplemente cumplir con el rito del funeral.

  "Los muertos pueden esperar"  

     

" Cuando ocurre una catástrofe o se produce un estallido de violencia que dejan altos números de víctimas, la actitud prevaleciente parece ser la de que los muertos pueden esperar " , dice Caroline Rouvroy, coordinadora de protección en la delegación del CICR en Kenya. " Sin embargo, las personas tienen derecho a saber lo más pronto posible lo que les ha sucedido a sus familiares. Por lo tanto, identificar los restos mortales es una prioridad para nosotros, como las demás actividades humanitarias. "

El restablecimiento del contacto entre familiares es parte de la misión del CICR de prestar protección y asistencia a las víctimas de los conflictos y otras situaciones de violencia. Entre esas víctimas están las personas fallecidas. En 2003, la Institución abrió un departamento forense que ofrece orientación y capacita a expertos en decenas de países. Además de Andrés Patiño, otros dos expertos forenses realizaron misiones de apoyo en Kenya después del estallido de la violencia. El CICR invitó a dos especialistas kenianos a un curso sobre ADN y genética realizado en Preston, Reino Unido. Por iniciativa del Ministerio de Salud, el CICR organizará un curso de capacitación para actores clave en el proceso de identificación, como patólogos, policías, magistrados y jueces, en Nairobi, el mes de noviembre de 2008.

" La gente piensa que a los forenses les gusta estar entre los muertos " , dice Andrés Patiño. " No es cierto. Nos ocupamos de los fallecidos para ayudar a los vivos. Hay una madre, un hermano, una esposa detrás de cada persona fallecida. "