Refugiados sirios en Líbano: la esperanza de un padre

15-12-2013

Mediante su apoyo económico, el CICR ayuda a un centro de rehabilitación física en Trípoli, Líbano, a fabricar prótesis para las víctimas de la guerra en Siria. Antes de que Diyaa pueda recibir su nueva pierna, tendrá que sufrir varias operaciones. Amr, su padre, está ansioso por que su hijo vuelva a caminar normalmente.

La afluencia de refugiados sirios que llegan a Jordania y Líbano no da señales de disminuir. En cooperación con la Cruz Roja Libanesa y la Media Luna Roja de Jordania, el CICR se esfuerza por responder a sus necesidades más urgentes. Esta breve película es la segunda de una serie de cinco, que ilustran las dificultades que afrontan los refugiados sirios en su largo y doloroso exilio, y lo que hace el CICR para ayudarlos.  

 

Vea también: 

Refugiados sirios en Jordania: un viaje repleto de miedo

Abdel-Rahmane, padre de seis hijos, oriundo de Homs, deambuló por Siria con su familia durante dos años en busca de un lugar seguro, pero fue en vano. Por lo tanto, decidió huir de su país por la ruta del desierto para escapar de los enfrentamientos y la destrucción. A principios de noviembre, Abdel-Rahmane llegó al punto de reunión en Bustana. En este cortometraje, describe su viaje a través de la parte oriental de Siria.

 

Refugiados sirios en Jordania: dinero en efectivo para la supervivencia

Lama es una viuda de unos 30 años, con una hija de nueve. El dinero que recibe les ha ayudado a mejorar su alimentación en forma sustancial, ya que ahora pueden comprar fruta y hortalizas. Pero, Lama siente amargura y nostalgia por su país, y explica lo difícil que es ser refugiado.