Desplazados en Kenia: llegar hasta quienes necesitan ayuda

11-01-2008 Entrevista

En Kenia, más de 250.000 personas han tenido que desplazarse a raíz de la violencia que se produjo después de las elecciones. Pascual Cuttat, jefe de la delegación del CICR en Nairobi, explica que ahora la prioridad es responder a las necesidades de las personas desplazadas en el valle de Rift y en Kenia occidental. Esta actividad se efectúa en estrecha colaboración con la Cruz Roja de Kenia.

 
     
©ICRC 
   
Pascal Cuttat 
         

  ¿Cómo describiría la situación humanitaria actual en Kenia?  

Actualmente, varios equipos de profesionales están realizando evaluaciones de terreno en todo el país. Las evaluaciones han finalizado en la región occidental de Kenia, donde hay unas 51.000 personas desplazadas. En cuanto a las cifras, la situación en el valle de Rift es mucho más fluida. Las personas están desplazándose. Hay grandes concentraciones de personas desplazadas en aldeas como Eldoret, Burnt Forest y Cherengani, pero muchas personas se han ido del valle de Rift para volver a sus tierras ancestrales, donde las reciben sus parientes.

  ¿Cuáles son las prioridades del CICR en esta situación?  

Las necesidades más urgentes son las de las personas que siguen en los campamentos del valle de Rift y de Kenia occidental. Necesitan agua, atención médica, refugios y alimentos. Además, se necesitan hospitales en todo el país, donde se puedan realizar operaciones quirúrgicas e identificar los restos de cientos de cadáveres no reclamados. De ser posible, la identificación debe hacerse antes de sepultar los cadáveres; de ese modo, en el caso de que un pariente reclame a una de estas personas fallecidas, será posible explicarle qué sucedió. Además, tendremos que prestar asistencia a cientos de miles de personas que quedaron separadas a raíz de los acontecimientos, incluidos niños que han perdido contacto con sus padres. Estas son las dos actividades principales del CICR y su papel especial por lo que respecta a la protección de la población.

  ¿Es posible prestar asistencia a todas las personas necesitadas, sobre todo en las regiones donde se registraron los hechos de violencia más graves?  

Para el CICR y la Cruz Roja de Kenia, el acceso no es un problema. Las condiciones de seguridad son bastante buenas. Hace más de una semana que el CICR y la Cruz Roja de Kenia se están desplazando por todas las regiones afectadas. En este país, la Cruz Roja es muy respetada, a pesar de algunos problemas iniciales, cuando se les preguntaba a los colaboradores de la Cruz Roja a qué tribu pertenecían. Este problema se ha resuelto, y ahora podemos llegar adonde se necesita nuestra ayuda. Nuestros sistemas de logística están funcionando a plena capacidad. Estamos entregando alimentos, artículos domésticos esenciales, equipamiento sanitario, suministros médicos, y hemos ofrecido la colaboración de un equipo de cirugía. Esta ayuda llega a todas las personas que la necesitan, en el valle de Rift y en Kenia occidental. En los suburbios de Nairobi y otras ciudades, las personas no han podido ir a trabajar durante semanas y ahora necesitan alimentos con suma urgenci a. La Cruz Roja de Kenia está respondiendo a esta necesidad, mediante la distribución de alimentos.

  ¿Cómo le parece que evolucionará la situación en los próximos días y semanas?  

     

Todo dependerá de la cuestión política. Es de esperar que el proceso político permita lograr la estabilización de la situación. Pero, más allá de lo que pase, las personas desplazadas deberán regresar a sus hogares. Necesitarán asistencia tanto las personas que puedan regresar a sus hogares como las que no. Habrá que reconstruir casas y otros edificios. Además, quienes regresen a sus tierras necesitarán semillas y herramientas. Muchas de estas personas necesitarán alimentos durante los próximos meses. También habrá que reunir a los familiares que han tenido que separarse y averiguar lo sucedido a las personas desaparecidas.