Página archivada:puede contener información desactualizada

Ruanda: Tercer álbum "¿Conoce usted a este niño?"

26-06-1998 Comunicado de prensa 98/25

Hoy, 25 de junio, el CICR publica el tercer álbum de fotografías de búsqueda, repartidas en dos folletos, con 1.000 fotografías de niños muy pequeños no acompañados. Las 2.500 copias de cada uno de estos folletos se están distribuyendo por doquier en Ruanda: autoridades locales, centros de salud, iglesias y organizaciones que se encargan de la búsqueda de los familiares y de las reuniones familiares.

" Se solicita a toda persona que crea reconocer a cualquiera de los niños, que se ponga en contacto con la oficina del CICR más cercana, explica Jean Wenker, coordinador de la Agencia de Búsquedas del CICR en Ruanda. " Se ruega a los familiares que informen detalladamente sobre las características físicas o costumbres del niño. Las respectivas respuestas se cotejan con las informaciones recogidas previamente por el personal de las organización que está en contacto con el niño. Así pues, esto posibilita una primera verificación de su identidad. Posteriormente, sigue explicando Jean Wenker, los familiares visitan el centro donde se encuentra el niño que han identificado en el folleto. Muy a menudo, los padres reconocen a sus hijos o hijas de entre los demás niños del centro y suele suceder que durante su visita reconozcan asimismo al hijo de un allegado, de un amigo o de un vecino. Esto es lo que nosotros llamamos el efecto pasivo del programa. " añade Jean Wenker.

La realización de este programa de búsqueda comenzó, en mayo de 1997, con la publicación de un primer folleto que contenía 242 fotografías. En cada una de ellas se mostraba a un niño muy pequeño incapaz de proporcionar los datos necesarios para localizar a un miembro de su familia. En noviembre de 1997, gracias a "¿Conoce usted a este niño?" se pudo reunir a 419 niños con un miembro de la respectiva familia: las fotografías de 223 de ellos se habían publicado en uno de los dos folletos anteriores, mientras que otros 196 niños de corta edad encontraron a sus familiares gracias al efecto pasivo.