Página archivada:puede contener información desactualizada

Kivu: Seis años después de la tragedia de Ruanda, el CICR identifica a niños y facilita la reunión con sus familiares

10-08-2000 Comunicado de prensa 00/30

Goma, comienzos de agosto. Veintisiete niños ruandeses cruzaron la frontera situada entre Kivu, región ubicada al oriente de la República Democrática del Congo (RDC) y Ruanda. Finalmente, este viaje les permitió reunirse con sus padres, en el país de las mil colinas. Desde hacía seis años no habían vuelto a pisar el suelo patrio.

     

Una de las consecuencias del genocidio ruandés fue un éxodo sin precedentes de cerca de dos millones de ruandeses hacia los países vecinos. Así, muchos niños se perdieron y fueron separados de sus padres. Desde 1994, el CICR y varias organizaciones humanitarias han registrado cerca de 75.000 casos. Ellos estaban refugiados en Tanzania, Burundi y, principalmente, en los campamentos en Kivu.

Desde 1994, gracias a los esfuerzos de las organizaciones humanitarias, a la red de mensajes de Cruz Roja y a la búsqueda activa de los miembros de sus familias, más de 67.000 niños ruandeses no acompañados han logrado reunirse con sus familiares.

Seis años después de los sucesos trágicos de Ruanda, este programa de búsqueda y de reunión de familiares dispersos continúa. Aunque el numero de casos disminuye, aún hoy, el CICR y la Cruz Roja Congoleña descubren, diariamente, en Kivu, a niños ruandeses abandonados a su suerte o que desde 1994 viven con familias de acogida. Cuando estos niños son identificados, el CICR inicia búsquedas activas en Ruanda para localizar a sus padres.

Posteriormente, ellos son reunidos en centros en Goma, mientras se da con el paradero de alguno de sus parientes. Actualmente, en la República Democrática del Congo , el CICR sigue los casos de cerca de 500 niños ruandeses no acompañados que temporalmente viven en centros de albergue.

La repatriación de los pequeños ruandeses efectuada a comienzos de agosto indica que, a pesar del transcurrir de los años, se mantiene viva la esperanza de que cada uno de estos niños encuentre pronto su hogar y a sus parientes.