Página archivada:puede contener información desactualizada

República del Congo

01-08-2000 Resumen de actividades N° 1999

   

 

 

Actividades de la Delegación del CICR

  En 1999, el CICR,  

   

· visitó, luego de que el gobierno hubiese otorgado las autorizaciones necesarias, 3 lugares de detención que dependen de los Ministerios de la Justicia y de la Defensa;

   

· recordó constantemente a las autoridades y a los beligerantes la obligación de respetar a la población civil;

   

· transmitió 3.392 mensajes Cruz Roja a favor de los desplazados congoleños, de refugiados rwandeses y de sus parientes en el exterior;

· registró 187 niños congoleños no acompañados y reunió a 155 de ellos con sus parientes (número total de reuniones familiares realizadas desde el principio de las hostilidades, en 1988); registró 320 niños rwandeses no acompañados desde la llegada de los refugiados rwandeses en el país y reunió a 30 de ellos con sus parientes cercanos (123 estaban en contacto con su familia que había permanecido en Rwanda, gracias a los mensajes Cruz Roja);

   

· entregó, con la Cruz Roja congoleña, a más de 120.000 desplazados agrupados en 4 sitios en Brazzaville, 116,4 toneladas de víveres, provenientes en parte del PAM y 1.738 toneladas de socorros, suministrados en su mayor parte por la Federación; levantó carpas y estructuras cubierta por lonas impermeables con el fin de recibir temporalmente a 4.000 personas desplazadas de Brazzaville, Mafouta y Matsimou;

· efectuó, durante una semana, una distribución de víveres para 40.000 personas que retornaron de la región de Pool en mayo;

· distribuyó 121 toneladas de socorros (utensilios de cocina, lonas impermeables, bidones, mantas y jabón) para facilitar el retorno de 7.000 personas cuyos hogares habían sido destruidos en distintos distritos de Brazzaville;

· administró un centro de alimentación terapéutico para niños y adultos desplazados que sufrían de desnutrición;

· suministró regularmente ayuda alimentaria a niños desnutridos en los campos de desplazados;

· suministró, con la ayuda de la Cruz Roja congoleña, 1.746 toneladas de socorro alimentario a unas 25.000 personas vulnerables en Brazzaville;

   

· suministró medicamentos y material médico, así como equipos a los 3 principales hospitales de Brazzaville, donde 1.803 heridos fueron atendidos, así como a 110 centros de salud y dispensarios que acogían a personas desplazadas;

· puso a disposición del hospital militar de Brazzaville (al cual eran dirigidos la mayoría de los heridos) un especialista que enseñó durante un mes técnicas de cirugía de guerra a los médicos locales;

· evacuó a los heridos y a los casos médicos urgentes hacia diversos hospitales de Brazzaville;

· restauró 3 puestos de salud gravemente dañados durante las hostilidades en Malibu y en Sangolo;

· recogió, hasta el mes de marzo, los cadáveres en las calles para inhumarlos; esta tarea fue luego transferida a las autoridades que recibieron los productos químicos y el material (cal viva, cloro, mantas, guantes y mascarillas) con el fin de poder realizar las operaciones en condiciones de higiene satisfactorias;

   

· construyó y equipó totalmente en Brazzaville y en Mafouta, 2 nuevos sitios que pueden acoger hasta 16.000 desplazados y supervisó su administración;

· instaló en 6 sitios y en 3 hospitales, 12 depósitos de agua de una capacidad total de 75.000 litros;

· distribuyó 3.500.000 de litros de agua con camiones cisterna en 8 campos, 2 centros de nutrición, 2 hospitales y 4 instituciones que acogían a grupos vulnerables (personas discapacitadas o ancianos);

· construyó 24 letrinas y 12 duchas, vació las letrinas ya existentes mediante un camión especialmente equipado, recolectó 600 m³ de desechos, con el fin de mejorar las condiciones de higiene en los sitios destinados a las personas desplazadas;

· suministró, en Brazzaville y en Pointe-Noire, productos químicos y equipos a la SNDE (Sociedad nacional se servicios de agua) para permitirle asegurar la calidad del agua;

· reparó 2 instalaciones dañadas durante el conflicto de 1997 y en 1998-1999 (estaciones de bombeo de Owando, en el norte del país y la de Djambala);

· emprendió los trabajos de restauración de las estaciones de tratamiento de aguas de Nkayi y de Dolisie, que abastecen una población de 40.000 y 50.000 personas respectivamente;

   

· hizo participar, cada semana, a 85 voluntarios de la Cruz Roja congoleña (apoyados y formados por la Federación) en varios programas de urgencia, incluyendo actividades de búsqueda, asistencia médica, socorros y aprovisionamiento de agua y saneamiento;

· organizó cursos de formación para 523 voluntarios de la Cruz Roja congoleña empleados en operaciones de urgencia en Brazzaville;

 

   

· organizó, a mediados de enero, una sesión de difusión para 450 cadetes del Colegio Militar Marien Ngouabi y donó a este establecimiento una serie de libros sobre el derecho humanitario;

· presentó a unos 900 reclutas, soldados y oficiales de las fuerzas armadas congoleñas los principios esenciales del derecho humanitario así como el mandato del CICR, en el marco de las sesiones de difusión que se llevaron a cabo en centros de formación y en bases militares de Point-Noire, Ouesso y Impfondo;

· organizó, con la Comisión permanente de la difusión, un curso sobre el derecho humanitario destinado a más de 700 oficiales y soldados;

· animó sesiones de difusión para más de 850 policías de Brazzaville;

· condujo sesiones de difusión ad hoc y distribuyó ejemplares del Manual del soldado en los puestos de control ocupados por soldados gubernamentales o por milicianos;

· reforzó los contactos con la prensa local e internacional, mediante entrevistas y comunicados de prensa que presentaban las actividades del CICR y las del Movimiento.