Página archivada:puede contener información desactualizada

Angola: Fin de la ayuda a la población residente en los alrededores de Huambo

23-05-2001 Comunicado de prensa 01/20

El CICR ha puesto término a sus distribuciones de alimentos y semillas hortícolas a unas 70.000 familias (alrededor de 300.000 personas) residentes en 120 pueblos próximos a Huambo, así como a las personas desplazadas que viven en los campamentos de la región.

A finales de 1998, a raíz de la reanudación de los enfrentamientos especialmente violentos en el Planalto entre las tropas gubernamentales y las de la UNITA, la población civil de la región de Huambo presentó síntomas de malnutrición grave, cuyo índice alcanzó el 30,8%. Para hacer frente a esta crisis, el CICR emprendió una gran operación de distribución de víveres. Gracias a un esfuerzo logístico considerable, se enviaron y se distribuyeron así más de 37.200 toneladas de alimentos.

Por otro lado, se emprendió un programa de reactivación de la agricultura, que comprendía, entre otras cosas, la distribución periódica de semillas y aperos, la producción de abonos naturales, la multiplicación de variedades locales de semillas y la limpieza de las acequias. Se han distribuido, en particular, a los campesinos unas 3.200 toneladas de semillas (maíz, sorgo y alubias).

Actualmente, la situación es muy distinta: gracias a la mejora de las condiciones de seguridad en la región, los habitantes pueden trabajar de nuevo en sus campos y producir las candidades de alimentos que necesitan para su sustento. Una reciente evaluación nutricional efectuada por el CICR en los pueblos próximos a Huambo y a Caala ha mostrado que el índice de malnutrición grave ha pasado de más del 30%, en 1999, al 2,2%, en marzo de 2001. Y esta cifra está más ligada a las enfermedades de carácter endémico de la región (malaria, parasitosis y diarrea) que a la falta de alimentos.

Por ello, sólo seguirán recibiendo una ayuda alimentaria las personas desplazadas que carecen de terrenos cultivables. El CICR espera que las autoridades gubernamentales competentes hagan un esfuerzo adicional para facilitar tierras de labranza que permitan a las personas desplazadas reanudar su vida, aunque se encuentren lejos de sus pueblos de origen. En cuanto a los residentes en los pueblos de los alrededores de Huambo, seguirán beneficiándose del apoyo del CICR a la reactivación de la agricultura. La próxima distribución de semillas está prevista para finales del año 2001.