Página archivada:puede contener información desactualizada

Burundi: Fin de la ayuda alimentaria

21-06-2001 Comunicado de prensa 01/24

En el marco de una operación de ayuda alimentaria de urgencia, iniciada por el CICR en dos provincias del norte de Burundi a mediados de abril, unas 100.000 familias –residentes y desplazadas– recibieron más de 5.300 toneladas de víveres. Esta acción estaba destinada a completar la ayuda proporcionada por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en el norte del país. Se distribuyeron raciones consistentes en judías, maíz, aceite y sal a las comunidades vulnerables de las provincias de Ngozi y Kayanza para permitirles hacer frente a la escasez de alimentos hasta las cosechas de junio, momento en que cesó la distribución.

Organizada en un tiempo récord, esta acción de urgencia tenía por objeto paliar los efectos de la grave crisis nutricional que afecta a esas dos provincias y a las demás regiones del norte asistidas por el PMA. La intervención del CICR, que ha requerido un considerable esfuerzo humano y una importante estructura logística, concluyó con éxito. Sin embargo, en la provincia de Kayanza hubo que anular algunas distribuciones debido al empeoramiento de las condiciones de seguridad. La situación alimentaria ha mejorado en las dos provincias en las que se proporcionó ayuda. Varios factores lo confirman: ya no se sustraen los socorros para venderlos en los mercados locales, no se cosecha hasta que la siembra ha madurado, disminuyen los robos en el campo y algunas ONG ponen término a sus programas nutricionales terapéuticos de urgencia.

Para que los agricultores puedan gozar de cierta autosuficiencia alimentaria y mejorar el rendimiento de las cosechas, el CICR tiene previsto iniciar próximamente otra acción de asistencia, que será a la vez agrícola y alimentaria. Este nuevo programa es o bjeto de concertaciones con las autoridades burundesas pertinentes y las organizaciones internacionales especializadas.



Secciones relacionadas