Página archivada:puede contener información desactualizada

Irak: Últimas noticias enviadas por el personal del CICR sobre el terreno

21-03-2003 Comunicado de prensa

  13 de abril  

  BAGDAD (12 de abril)

La seguridad en la capital iraquí aún es inestable, con excepción de algunas zonas que son más seguras que otras. Se requiere extremada cautela para desplazarse en la ciudad. Se ha impuesto el toque de queda del anochecer a la madrugada.

El saqueo generalizado de los edificios públicos, especialmente las instalaciones médicas y las plantas de abastecimiento de agua está afectando cada vez más a los servicios de asistencia de salud. Las consecuencias de los actos de vandalismo son cada vez más patentes. En la mayoría de los hospitales visitados hasta la fecha quedan pocos profesionales de la salud. Se carece de suministros básicos (generadores, equipos de aire acondicionado, equipo médico, etc.) y demás equipo médico o técnico que son esenciales para la reanudación del servicio de asistencia en los hospitales.

El hospital Yarmuk, situado en las afueras del distrito de Al Mansur, es muestra de la situación crítica de los hospitales en Bagdad. Durante el conflicto, cayeron obuses que destruyeron totalmente el tercer piso. Unos cuantos cirujanos pasaron los últimos días y noches de la guerra en el edificio. Los cadáveres se amontonaban en el vestíbulo, antes de que fueran enterrados en los jardines del hospital. Médicos y empleados lograron salvar valerosamente la mitad de los equipos, mientras los saqueadores se llevaban los muebles. Aunque el personal presente está firmemente determinado a salvaguardar su hospital y regresar al trabajo, sólo podrá hacerlo cuando se garanticen condiciones mínimas de seguridad.

  Evaluación parcial de los hospitales efectuada el 12 de abril  

  Hospital general universitario Al Yarmuk: tras un saqueo parcial, el hospital, que tiene cabida para 1.200 camas, había sido cerrado y sólo pudo prestar servicios como puesto de primeros auxilios. Un cohete había caído en el tercer piso y causó daños en dos de los tres generadores. El área de selección y la unidad de urgencia quedaron fuera de servicio. Las reservas de combustible habían sido saqueadas, así como las bolsas de agua proporcionadas por el CICR. Afortunadamente, los tanques de agua plegables y los tanques de combustible instalados o reparados por el CICR estaban en funcionamiento. El CICR ayudará cuanto sea posible para que este hospital reanude sus actividades. Efectuará obras de ingeniería y proporcionará equipo quirúrgico, anestesia y sondas, así como material de higiene y equipo para la unidad de urgencia. Los próximos días el CICR también proveerá bolsas de agua.

  Hospital general de Al Karama: aunque las ambulancias fueron robadas, la población civil protegió de los saqueos este hospital que tiene cabida para 500 camas. Sin embargo, a causa de la inseguridad, los pacientes no se desplazaron al hospital. Ante todo, el hospital necesitaba protección. No había oxígeno. Mientras era saqueado el hospital de Al Karj, un equipo del hospital Al Karama se desplazó hasta ese hospital para recuperar lo que quedaba y ponerlo a buen recaudo en el recinto de su hospital. Este equipo se devolverá lo más pronto posible, cuando el hospital Al Karj reanude su servicio de asistencia.

  Complejo hospitalario Medical City: vándalos destrozaron lo s equipos de urgencia para purificar el agua proporcionados por el CICR. Estos equipos eran esenciales para el abastecimiento adicional de agua de los cuatro edificios del complejo hospitalario. El CICR se puso en contacto con la administración estadounidense de asuntos civiles y solicitó el envío inmediato de tropas de protección. Así se evitó que se desmantelara todo el complejo.

  Hospital pediátrico Alwiya: este hospital con cabida para 125 camas, que es el principal centro médico pediátrico de Bagdad, había sido protegido de los saqueos por personal médico que vive en el hospital y que estaba armado. Los pabellones estaban cerrados, pero se atendía con una media de 100 consultas al día a pacientes externos. El personal defendía el hospital con valor y convicción. Es indudable que necesitan protección y personal adicional. Se comprobó la falta de algunos fármacos para niños.

  Hospital Ibn Nafis:  era uno de los pocos hospitales que aún funcionaban en la capital iraquí. Había más personal en el equipo en servicio, pues se habían aunado a éste varios cirujanos de los hospitales saqueados. Se habían efectuado 50 operaciones durante los tres días pasados. Desde el viernes, 11 de abril, las fuerzas estadounidenses protegían el hospital, que se ha convertido en una instalación médica esencial. Se prestaban escasamente los servicios que no son de índole médica, como la limpieza.

  Hospital Al Numan:  este hospital, que había sido bien protegido por la población civil, quedó intacto. El personal quirúrgico aún permanece en el hospital. Sin embargo, a causa de la inseguridad, era difícil para los pacientes llegar al hospital.

  Hospital militar Abduker: el hospital estaba cerrado. El viernes todos los muebles e instalaciones habían sido saqueados.

  Hospitales psiquiátricos Al Rashad e Ibn Rushad: los almacenes médicos habían sido saqueados. Los médicos comenzaban a regresar al hospital, pero no había a disposición fármacos para el tratamiento de los pacientes. Cuando se haya establecido una lista detallada, el CICR hará cuanto sea posible para proporcionar los fármacos necesarios.

  Hospital oftalmológico Ibn Al Haythem: este hospital había sido cerrado el viernes, después de que fue saqueado.

  Abastecimiento de agua  

Se registraron actos de vandalismo en algunas estaciones de agua esenciales. Quedaban poquísimas herramientas o máquinas en las reservas de las Autoridades de Agua de Bagdad. La asistencia de urgencia se centra en restaurar el abastecimiento de agua a partir de las plantas dañadas; asimismo, se intenta recuperar los depósitos de agua y los tanques de agua plegables robados, a fin de proporcionar el agua que se necesita con urgencia en Rasafa Norte y en Saddam City. Los próximos días, será prioritario evaluar el estado de funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas servidas y de las estaciones de bombeo, y reanudar el transporte del agua en camiones hasta la zona residencial periférica, cuyo abastecimiento dependía, antes de las hostilidades, de los depósitos de agua.

Volvió a quedar interrumpido el servicio de agua corriente, cuando hubo un ataque con misiles contra la estación de bombeo de Qanat, que, en situación normal, provee de agua a todo el norte de Rasafa. El 12 de abril, se tomaron diversas medidas para paliar la escasez de agua en esas zonas:

  • se prop orcionaron dos depósitos de agua y cinco tanques de agua plegables para suministrar agua de urgencia a la zona de Zafaraniya;

  • se restableció el abastecimiento de agua corriente en algunas zonas de Zafaraniya, gracias a la rápida intervención de técnicos del CICR y de ingenieros de las plantas de tratamiento de agua de Al Wahda y de Al Rashid; 

  • se suministró un nuevo compresor a la planta de tratamiento de agua de Al Wahda, que es vital para el abastecimiento de agua al complejo hospitalario de Medical City. La planta funciona ahora al 50% de su capacidad nominal. 

  • tras un saqueo parcial, se pudieron recuperar los equipos unidades de purificación de agua de urgencia instalados por el CICR, y de cuyo funcionamiento se encargaba la Institución para abastecer de agua adicional a algunas zonas de Rasafa;

  • se retiraron ocho tanques de agua, dañados por bala, de Saddam City, para evitar que fueran saqueados.

La planta de tratamiento de agua de Al Karj aún funcionaba con un solo generador de reserva. Era todavía muy peligroso llegar a la planta.

Durante una reunión de coordinación general organizada por los oficiales de administración de asuntos civiles de los marines estadounidenses, el CICR presentó un número de cuestiones importantes: una lista de estaciones de agua principales que necesitaban urgentemente protección, una solicitud de pormenores del programa de entrega de combustible por los buques petroleros estadounidenses, una propuesta de apoyo para 24 estaciones principales de aguas servidas y para 2 plantas de tratamiento de aguas servidas, y protección para el depósito municipal de combustible en Dora.

  Electricidad  

A causa del continuo problema del suministro de electricidad, se va tropezando con más dificultades en el funcionamiento de servicios esenciales como hospitales, quiró fanos, plantas de tratamiento de agua y estaciones de bombeo de aguas servidas. Urge aprovisionar de combustible y reparar o mantener los generadores de reserva.

  NASIRIYA (12 de abril)

Un equipo del CICR se desplazó a Nasiriya para evaluar la situación y las necesidades humanitarias. El cariz de la situación en el otrora hospital Sadam no era tan alarmante como se temía. Los próximos días, un equipo del CICR efectuará obras de reparación en las estaciones de bombeo. 

En breve plazo, se prevé realizar una evaluación más general (salud y nutrición, así como la situación general en otros hospitales).

  KIRKUK (12 de abril)

Por primera vez desde que comenzó el conflicto, un equipo del CICR procedente de Arbil pudo ingresar en Kirkuk para evaluar la situación. Durante las hostilidades había una ausencia total de noticias de la situación en Kirkuk y en Mosul.

Se localizaron muchos saqueadores armados en la ciudad. La mayoría de las tiendas estaban cerradas y el principal mercado estaba vacío. Todos los edificios gubernamentales habían sido saqueados o quemados, así como las instalaciones industriales. Los servicios de electricidad y de agua aún no habían sido restablecidos.

El City Hospital, con cabida para 450 camas (ex Hospital Sadam), situado en las afueras de la ciudad, estaba casi intacto. Sólo fueron robados algunos artículos. La mayor parte del personal (de los 240 empleados, 140) había abandonado el hospital, donde se ingresaba un promedio de 40 pacientes por día. Se disponía de agua, combustible y electricidad producida por generadores de reserva para cubrir las necesidades de urgencia.

En el hospital general Al-Tamin (ex Hospital Jamhuri) que tiene cabida para 250 camas y está situado en la ciudad, se prestaba asistencia como hospital de tratamiento inicial para heridos de guerra. Siguió prestando servicios durante los últimos días de combate en Kirkuk, y el viernes 11 de abril, fue saqueado y dañado parcialmente. Gracias a un generador, se disponía de agua y de electricidad. Había suficientes suministros médicos para satisfacer las necesidades más urgentes. Se recibió información acerca de la escasez de yodo, analgésicos, equipos para sondas y anestesia local.

Consúltense las versiones en idiomas árabe, francés e inglés en nuestro sitio web   http://www.icrc.org    

     

     

     

  12 de abril  

  BAGDAD  

La seguridad seguía siendo la principal preocupación, en particular para instalaciones y servicios vitales, como son centros médicos, sistemas de suministro de agua e instalaciones de evacuación de aguas residuales. Sólo si se protegen estas instalaciones contra saqueadores, ladrones armados y otros grupos armados podrá el personal de las mismas reanudar su trabajo. Se han producido muchos daños, y gran cantidad de material, máquinas y vehículos indispensables para salvar vidas en hospitales y mantener el suministro de agua han sido objeto de saqueos. Es necesario encontrar rápidamente soluciones para poder efectuar las reparaciones y los reaprov isionamientos necesarios.

  (11 de abril)  

  Situación general  

Por segundo día consecutivo, Bagdad fue el teatro de robos y saqueos generalizados. A lo lejos, se oían a veces ráfagas de tiros. Muchas calles residenciales estaban bloqueadas con piedras, ramas de árboles o muebles abandonados para impedir el paso de los coches. Los residentes aterrados estaban atrincherados en sus hogares, demasiado asustados para aventurarse a salir o para regresar al trabajo.

  Atención médica y quirúrgica  

El sistema médico de Bagdad ha dejado prácticamente de funcionar, gravemente afectado por la inseguridad y los saqueos.

  Complejo hospitalario   Medical City   : Este moderno complejo, que comprende 4 hospitales, era hasta hace poco la flor y nata de los hospitales de Bagdad. Cuenta con 1.400 camas para heridos de guerra y todas las especialidades médicas.

El 8 de abril, las ambulancias llegaron una detrás de otra a este complejo, donde ingresaron cientos de pacientes. El coordinador médico del CICR había visitado el centro de clasificación y de emergencia, que podía atender a 100 pacientes, y había llegado a la conclusión de que el complejo constituía un ejemplo perfecto de gestión de heridos en masa.

El 11 de abril, el complejo era preso de un caos total. Parte de él había sido desvalijado antes de se estableciera la protección por parte de las fuerzas de la coalición. Las unidades de clasificación y de emergencia estaban totalmente desorganizadas. Como las ambulancias también e ran objeto de saqueos en la ciudad, ya no había servicio de ambulancias. Ya no se admitían nuevos pacientes. Sólo quedaban unos pocos cirujanos y una o dos enfermeras en cada hospital, cada uno de ellos con capacidad para 600 camas. No había personal administrativo, ni de limpieza ni de cocina. Y seguía habiendo 300 pacientes que atender.

Lo que más necesita el complejo hospitalario es seguridad para que, con suerte, el personal médico y auxiliar pueda volver al trabajo y se reanude el transporte de pacientes. Luego, habrá que restablecer rápidamente el suministro de agua y de electricidad y reabastecer el complejo con alimentos y material de diversa índole.

  Hospital Al Kindi: El 8 de abril, la situación de este hospital era parecida a la del complejo hospitalario, recibía muchos heridos de guerra y lograba gestionar un ingente número de urgencias.

El 11 de abril, también este hospital fue víctima de un caos total. Sufrió un ataque y fue saqueado por hombres armados. Sólo había un médico y ningún cirujano. Algunos pacientes yacían en el suelo. El material médico estaba desparramado.

  Hospital Ibn Nafis: Recibió, el 11 de abril, un lote con material de primeros auxilios, dado que seguía admitiendo algunos pacientes, y 50 bolsas para cadáveres.

  Agua y saneamiento  

El vandalismo generalizado en hospitales y en algunas instalaciones de suministro de agua, además de los daños y la escasez ocasionados por las operaciones militares, han hecho que todavía sea más difícil para los profesionales sanitarios e hidráulicos mantener en funcionamiento los servicios públicos esenciales. Habida cuenta de las continuas ave rías de electricidad que se han producido durante más de una semana en toda la capital y de las repercusiones directas e indirectas del vandalismo, han surgido nuevas e imperiosas necesidades. Las autoridades encargadas del agua en Bagdad informan que han perdido todo el material y la mercancía almacenada, incluidos vehículos, piezas de recambio y demás material. El 11 de abril, sólo dos técnicos y un contratista fueron a la delegación; los demás se quedaron en sus casas para proteger sus bienes contra los saqueadores. Sin embargo, el equipo del CICR reanudó las evaluaciones de necesidades generales, así como las obras de ingeniería de emergencia en el complejo hospitalario Medical City .

Las principales plantas de tratamiento de agua funcionan al 40-50% de su rendimiento habitual, pero gracias a la escasa demanda (ninguna por parte de la industria, etc.) es posible que sea suficiente para cubrir las necesidades básicas de los habitantes de Bagdad, siempre y cuando estas plantas no sean víctimas del vandalismo. La situación en Rasafa es especialmente alarmante dado que esta zona ya no recibe agua potable. Los contratistas encargados del transporte del agua contratados por el CICR para abastecer ésta y otras zonas también han sido víctimas de los saqueos; se han quedado sin camiones cisterna. La mayoría de los depósitos plegables y de las rampas de distribución instaladas con anterioridad por el CICR también ha desaparecido. El equipo del CICR efectuó una rápida evaluación de la estación de bombeo de Qana que abastece esta parte de la ciudad; una de las prioridades es restablecer el funcionamiento de la mencionada estación y de las plantas de tratamiento de agua conectadas con ésta, a fin de que vuelva a haber agua limpia en Rasafa.

Tres importantes miembros de las autoridades locales encargadas del agua y los coordinadores estadounidenses de asuntos civiles celebraron una importante reunión en la delegación de l CICR para debatir la situación actual por lo que atañe al agua y a la electricidad en Bagdad y decidir cómo lograr que los profesionales del agua puedan restablecer los servicios esenciales en los próximos días. El CICR desempeñó un papel clave para que este primer contacto fuera posible. Las autoridades del agua y los militares estadounidenses decidieron cuáles eran las actividades prioritarias. Entre ellas cabe destacar la protección militar inmediata de las principales plantas de tratamiento de agua. Una de las consecuencias directas de esta reunión es que, desde el 11 de abril por la tarde, una de las instalaciones hidráulicas más grandes de Bagdad, Saba-Nissan, goza de la protección de las fuerzas estadounidenses. En consecuencia, las obras de reparación y mantenimiento se reanudarán inmediatamente, en colaboración con los técnicos de las compañías locales de agua. Así, se debería poder evitar el riesgo de escasez de agua en la mayor parte de Bagdad.

Asimismo, la reunión permitió establecer una lista de las principales instalaciones hidráulicas que las fuerzas estadounidenses tendrán que proteger en los próximos días; en breve, se debatirán y adoptarán otras medidas para la ciudad de Bagdad y para la gobernación de Bagdad.

  Contacto entre familiares  

Hasta la fecha, han fracasado los esfuerzos por establecer el contacto con las autoridades iraquíes para obtener información sobre el paradero de los prisioneros de guerra pertenecientes a las fuerzas de la coalición.

Durante los últimos tres días, se han mandado por fax al CICR en Ginebra 365 mensajes de familiares residentes en Bagdad para que sean transmitidos a parientes residentes en el extranjero. La delegación en Bagdad hizo posible que se efectuaran 109 llamadas telefónicas entre familiares que no habían tenido noticias durante los últimos días y semanas. Se sigue prestando este importante servicio a las personas que desean tranquilizar a los parientes con los que ya no pueden comunicarse.

Dos miembros de MSF, dos miembros de Islamic Relief (los cuatro dados por desaparecidos), un periodista japonés y dos traductores (de Jordania y Pakistán) fueron puestos en libertad tras haber pasado muchos días detenidos en una prisión en Bagdad. Pudieron llegar a la delegación del CICR por sus propios medios.

  BASORA (11 de abril)

  Situación general  

La situación de seguridad en Basora ha mejorado un poco. Siempre que es posible, las fuerzas británicas protegen las instalaciones clave.

El CICR está facilitando el contacto entre las fuerzas británicas y el personal administrativo y técnico iraquí con miras a reanudar algunos servicios civiles administrativos básicos y otros servicios.

Tres delegados llegaron a Basora procedentes de Kuwait para unirse al equipo compuesto, ahora, por 7 expatriados, que trabajan con personal iraquí.

  Asistencia  

Se distribuyeron víveres y mantas a 15 residentes de un asilo de ancianos, que hace las veces también de orfanato, en el que se alojan actualmente 12 ancianos y 3 huérfanos, y que fue desvalijado el 6 de abril.

  Agua y electricidad  

Finalizaron las obras de reparación de la planta de tratamiento de agua de Bradayia y de las líneas de alta tensión para que volviera a funcionar la principal central eléctrica de Basora. No obstante, las plantas no podían comenzar a funcionar hasta que se instalasen los nuevos acumuladores (instalación prevista por el departamen to de electricidad iraquí para esa misma tarde).

  ERBIL (11 de abril)

  Protección  

Se visitó a un prisionero de guerra y a tres civiles internados en un campamento estadounidense sito en la gobernación de Erbil. Otros 48 prisioneros llegaron a ese mismo campamento por la tarde. El CICR tenía previsto volver al campamento el 12 de abril.

  Asistencia a personas desplazadas  

Tras una evaluación realizada en la zona de Delezha (gobernación de Sulaymaniyah), el 10 de abril, se distribuyó ayuda no alimentaria a 22 familias (113 personas).

     

     

     

  11 de abril  

Situación desastrosa en los hospitales de Bagdad a medida que la anarquía se apodera de la capital.

  BAGDAD (11 de abril)

El personal del CICR en Bagdad está profundamente preocupado por la anarquía y el caos general que reinan en la ciudad. Siguen aumentando el desorden y la violencia, las ambulancias son detenidas y saqueadas por hombres armados. El CICR teme que los hospitales de Bagdad hayan dejado de funcionar y que el personal y los pacientes se hayan marchado. Los más de los bagdadíes están demasiado aterrados para huir de sus hogares. El CICR llevará a cabo evaluaciones en distintos hospitales de la ciudad, siempre y cuando la situación de seguridad lo permita.

  (10 de abril)  

El CICR no pudo entrar en ningún hospital ni distribuir agua potable suplementaria debido a la caótica situación, que se caracteriza por saqueos generalizados y por la presencia de hombres armados en las calles.

El CICR recibió informes fidedignos de que el hospital Al-Kindi ha sido víctima de un saqueo. Todo su material, incluidas camas, instalaciones eléctricas y material médico ha desaparecido. Otros hospitales simplemente han cerrado sus puertas, habida cuenta del creciente desorden.

Debido al caos, muchas personas, especialmente las más vulnerables, tienen demasiado miedo para intentar llegar a los hospitales en busca de atención médica. El médico del CICR en Bagdad está especialmente preocupado por las personas que sufren enfermedades crónicas, como son la diabetes o problemas renales, a quienes resulta muy difícil sino imposible llegar a los centros especializados.

  BASORA (10 de abril)

  Situación general  

Parece ser que el público ha reaccionado al saqueo generalizado de estos últimos días y la población ha puesto de manifiesto su descontento. Los líderes religiosos han protestado contra el alto índice de criminalidad. A pesar de ello, en la noche del 9 al 10 de abril, tuvieron lugar varios robos a mano armada y numerosos tiroteos, incuidos ataques contra hospitales y el centro ortopédico. Además, la tubería de agua que unía la estación de bombeo de Wafa'Al-Qaed con la ciudad de Safuan fue dañada por gente que robaba agua. Esto ha dejado a la ciudad sin agua, a pesar de que la estación de bombeo y la planta depuradora locales funcionan.

El personal del CICR visitó brevemente e l hospital de Al-Zubayr, lugar cercano a Basora. El director del hospital informó que se había producido un saqueo generalizado en la ciudad la noche anterior. Afortunadamente, hasta ahora, el personal del hospital ha podido defender las instalaciones contra los saqueos. En teoría, en este hospital se podrían admitir pacientes atendidos en hospitales de campaña de las fuerzas de la coalición, que todavía requieren seguimiento médico.

  Agua  

Se siguió distribuyendo agua a los hospitales mediante camiones. Asimismo, prosiguió la instalación de tanques plegables donados por UNICEF. Finalizaron las obras de reparación de la línea de alta tensión que suministra electricidad a la estación de bombeo y a la planta depuradora de Wafa'Al-Qaed. Se distribuyó al hospital universitario de Basora un lote de material para atender a unos 100 heridos de guerra, así como sondas y mantas al hospital de Tahrir.

  Sensibilización al peligro de las minas  

Voluntarios de la Media Luna Roja del Irak siguieron distribuyendo folletos de sensibilización al peligro que entrañan las minas y las municiones sin estallar. Las fuerzas británicas también han sido advertidas de la ubicación de municiones, artillería y municiones sin estallar abandonadas en la ciudad.

  Restablecimiento de los servicios básicos  

En virtud de su papel de intermediario neutral, el CICR ha comenzado a organizar varias reuniones entre las fuerzas británicas y los organismos administrativos iraquíes locales, con miras a restablecer los servicios básicos en Basora.

     

     

     

  10 de abril  

  Bagdad (10 de abril)  

La delegación está de luto hoy, tras la trágica muerte de nuestro colega Vatche Arslanian (véase en este sitio). Si bien el CICR continúa realizando algunas de sus actividades para salvar vidas, los movimientos en la ciudad serán limitados, dada la volatilidad de las condiciones de seguridad.

En particular, nuestros colegas prevén visitar el complejo hospitalario Medical City (650 camas), que sigue afectado por la escasez de agua. Visitarán también otros dos hospitales, incluido uno donde reciben atención varios periodistas extranjeros. El CICR tratará, asimismo, de llenar los tanques de agua públicos en distritos de la capital como Saddam City, que actualmente no está conectado a la red de abastecimiento de agua.

  Basora (9 de abril)  

El martes, comenzaron a disminuir los saqueos y los desórdenes en la vía pública. Desde el domingo, no sólo se habían saqueado propiedades privadas, sino también infraestructura pública, como oficinas, escuelas, estaciones de tratamiento de agua y hospitales. En general, el personal y los vehículos del CICR no resultaron afectados.

El abastecimiento de agua a algunas partes de Basora y, según las informaciones obtenidas, a la mayor parte de los poblados en el sur de Irak sigue interrumpido, los cortes de energía siguen siendo frecuentes y las instalaciones sanitarias funcionan con dificultad.

El CICR entregó catéteres al hospital escuela de Basora. Se continuó distribuyendo agua en camiones a varios hospitales en la ciudad, y se prosiguió con l a instalación de tanques de agua temporarios donados por UNICEF. El CICR también colaboró con los trabajos de reparación de la estación de tratamiento de agua de Bradayia y de la línea de alta tensión que alimenta la estación de bombeo de agua de Wafa Al-Qaed, que abastece a casi toda la ciudad.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas autorizó al CICR a utilizar temporalmente tres de sus depósitos en Basora. Además, se alquiló un depósito de grandes dimensiones en Kuwait a fin de almacenar socorros suplementarios.

  Arbil (9/10 de abril)  

El 10 de abril, la oficina del CICR guardará luto por medio día, en memoria de nuestro colega fallecido, Vatche Arslanian.

  Situación sanitaria  

Los hospitales en la zona de Dohuk funcionan actualmente con generadores de electricidad, pues está interrumpido el abastecimiento de energía desde Mosul.

En Dohuk, el CICR prestó asistencia no alimentaria a unas 150 personas vulnerables en el poblado de Telan. El CICR también proporcionó asistencia al hospital de emergencia del Ministerio de Salud en Dohuk, que consistió en artículos básicos de primeros auxilios, uniformes, desinfectantes, un equipo de sutura y gasa para el tratamiento de unos 30 heridos de guerra. Se entregó material quirúrgico similar, así como 50 mantas, a otra instalación sanitaria, el hospital de Aqra.

     

     

     

  8 de abril  

  BAGDAD (hoy, 8 de abril)

La situación en la ciudad es sumamente crítica, se están librando combates sostenidos en las zonas centrales. Trasciende que los hospitales no dan abasto ante la afluencia de heridos de guerra.

El CICR entregó suministros quirúrgicos al complejo hospitalario Medical City, que tiene capacidad para 650 camas. Este hospital no dispone ni de agua ni de energía eléctrica, y de 27 quirófanos sólo 6 pueden emplearse. Ingenieros del CICR intentan restablecer el abastecimiento de agua al hospital.

El CICR también visitó el hospital Ibn Nafis, donde recibían asistencia tres periodistas extranjeros.

Preocupa cada vez más el abastecimiento de agua de Bagdad, a raíz de la información de que en el norte de la ciudad ya no funciona la estación de Qanat de bombeo de agua sin depurar.

     

(7 de abril)

  Situación general  

" Baste desplazarse en la ciudad, rumbo a un hospital, para saber que se está en una ciudad donde se libra una guerra: casi no hay transeúntes, hay algunas personas que se asoman por la puerta de sus viviendas, cuidándose de permanecer en el interior, escombros y vehículos quemados en algunas calles, vehículos que circulan a gran velocidad y, a lo lejos, el inconfundible fragor de la artillería " (información del CICR en Bagdad, 7 de abril).

En general, dado que no se reúnen las condiciones de seguridad, el CICR ha tropezado con numerosos obstáculos en la realización de sus actividades, y no ha podido ir a algunos hospitales e instalaciones del sistema de abastecimiento de agua que solía visitar. Por la misma razón, muchos empleados iraquíes del CICR no han podido ir a trabajar. Se ha reducido el suministro de e lectricidad de la ciudad, lo que ha tenido efectos negativos en el sistema de abastecimiento de agua. En el distrito de Saddam City, por ejemplo, ha disminuido en un 50% el servicio de agua corriente. 

  Actividades médicas   

  Afluencia de heridos: el 7 de abril, puesto que no se reunían las condiciones de seguridad, el equipo médico del CICR sólo pudo visitar el hospital Al-Kindi. En la mañana, el hospital recibía un promedio de 10 heridos por hora. Incluso después de tres días de trabajo ininterrumpido, el personal médico en el hospital sigue prestando asistencia médica a los pacientes. Cuando el estado de los pacientes se ha estabilizado, son trasladados a otros hospitales.

  Socorros médicos: el CICR proporcionó unas dos toneladas de socorros médicos, incluidos fármacos para la anestesia y suministros con que atender a 100 heridos que necesiten una intervención quirúrgica. El CICR también entregó apósitos e instrumental quirúrgico al director de otro hospital, que visitó la oficina del CICR.

     

  Agua  

Se distribuyó agua potable a tres hospitales quirúrgicos; no se pudo llegar a otros hospitales. Se entregaron unas 5.400 bolsas de un litro de agua potable a los hospitales Al Karama y Al Mansur.

  Mantenimiento: los principales hospitales quirúrgicos dependen casi totalmente de sus generadores de energía eléctrica de reserva. Muchos de los generadores pueden averiarse, pues están en funcionamiento desde hace tres días. Contratistas del CICR han ayudado al personal del Ministerio de Salud en el mantenimiento de los generadores en los hospitales Al Karama y Medical City. El CICR también proporcionó tres generadores pequeños para los servicios de urgencia y quirófanos de los hospitales Al Karama, Shahad Adnan y el hospital universitario de Bagdad.

  Preocupaciones respecto del abastecimiento de agua y del saneamiento en la ciudad  

Según información de las autoridades iraquíes, todas las estaciones de tratamiento de agua y de aguas servidas funcionan solamente gracias a los generadores de reserva, porque ha disminuido el suministro normal de energía eléctrica. También informan de que están cerradas varias plantas de tratamiento de agua y estaciones de bombeo de aguas servidas en el este y el sur de Bagdad.

A causa de que no se reunían las condiciones de seguridad, el CICR pudo distribuir agua potable, de manera limitada, a las zonas de Bagdad que no están conectadas, o sólo parcialmente, a la red de abastecimiento de agua. Dos camiones cisternas distribuyeron agua potable en siete puntos de distribución de agua en la zona central de Rusafa.

  Basora (6 de abril)

Se han registrado saqueos generalizados en la ciudad, incluidas las instalaciones de abastecimiento de agua. Ya no hay servicio de mantenimiento de los sistemas de estas estaciones y el personal ha huido.

El CICR entregó sales de rehidratación oral al hospital pediátrico.

     

     

     

  7 de abril  

  Toda la información se refiere al domingo 6 de abril.  

  BAGDAD  

  Situación general  

Durante el día, se produjeron algunos enfrentamientos militares, inicialmente en las afueras de la ciudad, extendiéndose luego también a las zonas centrales. La situación era cada vez más imprevisible y el personal del CICR que se desplazaba por Bagdad actuaba con extrema cautela. Muchas de las redes de electricidad no funcionaban y menos del 20% de los hogares recibían corriente eléctrica, aunque limitada, durante la noche. La mayoría de los hospitales visitados se han conectado a las líneas de suministro de emergencia, lo que les permite disponer de electricidad durante al menos unas horas al día.

  Restablecimiento del contacto entre familiares  

La oficina del CICR se vio inundada por residentes de Bagdad que deseaban llamar a sus parientes en el extranjero. El hecho de que la gente se las arregle para llegar hasta la oficina en circunstancias tan peligrosas y difíciles y esté dispuesta a esperar más de una hora para hacer una llamada de dos minutos, muestra la importancia de este servicio para los iraquíes. La oficina del CICR intentará seguir mejorando los procedimientos a fin de reducir el tiempo de espera.

  Actividades médicas  

El personal médico del CICR visitó tres hospitales de la ciudad. No cabe duda de que dada la situación, los recursos de estos hospitales se han aprovechado al máximo y el personal hospitalario ha trabajado hasta el límite de su capacidad. Estos tres hospitales han atendido a varios cientos de heridos de guerra el sábado 5 de abril. En la mañana del 6 de abril, después de haber una tregua en el número de nuevas admisiones de heridos de guerra, se pensó que la calma no duraría mucho. El grave problema que afrontan los hospitales es que su personal comienza a tener cada vez más dificultades para ir al trabajo.

El CICR proporcionó al hospital general de Al-Kindi un botiquín de primeros auxilios para 100 heridos de guerra y 50 bolsas para cadáveres. Por el momento, se ha atendido a la mayoría de las necesidades médicas del Hospital Universitario de Al-Yarmouk.

  Agua  

El CICR suministró a cinco grandes hospitales quirúrgicos agua potable de emergencia (80.000 litros en camión cisterna y 23.000 bolsas de plástico de un litro). Se instalaron otros cuatro depósitos plegables para almacenar agua en tres hospitales para abastecer a las unidades y servicios de emergencia, tales como lavanderías y cocinas. Además, el CICR terminó de instalar depósitos de superficie de acero para el almacenamiento de agua en dos hospitales, lo que permitió aumentar un 50% la cantidad de agua de que se dispone en los quirófanos y las unidades de emergencia. El CICR siguió ayudando a varios hospitales a mantener y reparar los sistemas de generadores de reserva.

El CICR suministró agua potable adicional a varios barrios en el centro y norte de Bagdad, que no están conectados a la red de abastecimiento o están mal abastecidos. Unas 70.000 personas en las zonas afectadas se beneficiaron de la ayuda del CICR; nueve camiones cisterna aprovisionaron de agua docenas de puntos de distribución.

El equipo técnico del CICR llevó a cabo varias evaluaciones rápidas de las instalaciones de agua y saneamiento (como plantas de tratamiento de agua, estaciones de almacenamiento y estaciones de bombeo de aguas residuales). Algunas de estas estructuras funcionaban sólo al mínimo de su capacidad debido a l a ausencia de los ingenieros y operadores de las plantas y dado el suministro de electricidad intermitente. El CICR no pudo llegar a varios emplazamientos por falta de seguridad. Sin embargo, los técnicos del CICR y las empresas contratadas por la Institución consiguieron efectuar obras de reparación y mantenimiento de los generadores de reserva en algunas instalaciones, como el complejo de Hay Akad, que volvió a funcionar después de una interrupción de tres días, lo que redundó en beneficio de 25.000 personas de la zona de Rachad.

  BASORA  

Tras los intensos combates dentro y alrededor de Basora, el personal expatriado del CICR no se desplazó por la ciudad. Se pidió al personal local que permaneciera en sus casas con su familia.

A pesar de todo, fue posible instalar depósitos plegables en los hospitales de Basora. Prosiguió también el transporte de agua en camión cisterna en la ciudad.

Los delegados del CICR finalizaron un primera visita a un campamento de la coalición, situado en el sur de Irak, donde hay prisioneros de guerra iraquíes.

     

  ARBIL  

El CICR visitó a 48 nacionales iraquíes detenidos por las facciones kurdas iraquíes.

     

     

     

  6 de abril  

  SITUACIÓN GENERAL (5 de abril)  

  Bagdad y alrededores  

Para los residentes de Bagdad, los sostenidos bombardeos y la ofensiva terrestre de los últimos días ya no dejan duda de que la guerra está llegando a la capital (lo que no ocurrió en 1991). La inmediatez del peligro físico es mucho más tangible y las detonaciones del fuego de artillería han hecho que mucha gente abandone sus casas y se marche a distritos de la ciudad que considera más seguros.

El sábado en la mañana, se observaba una frenética circulación en la ciudad. Familias enteras trataban de ponerse a salvo abandonando sus hogares para ir a hospedarse con parientes en otros sectores de la ciudad; ello a pesar de que nadie puede saber que sector puede considerase " seguro " .

Causan profunda preocupación las necesidades a corto plazo de apoyo médico y de agua en los hospitales, así como las instalaciones de agua en las ciudades ubicadas en el sur de la gobernación de Bagdad (Abu Ghraib, Maymudiya, entre otras) y en los hospitales quirúrgicos de Hilla, Kerbala y Al Anbar. El CICR ha sido informado de la desoladora situación en Maymudiya, donde el hospital ya no puede, al parecer, hacer frente al gran número de heridos que recibe y, sobre todo, porque ya no puede enviar a los pacientes a los hospitales de Bagdad, como consecuencia de las operaciones militares en las carreteras de acceso a esa ciudad, para que reciban el debido tratamiento o se les practique la cirugía necesaria. Dadas las circunstancias, el personal del CICR en Bagdad no puede desplazarse a estas zonas.

El sábado 6 de abril, el CICR continuó sus actividades de emergencia en Bagdad (informe a continuación)

  Tratamiento médico de urgencia  

E fuego de artillería pesada y las operaciones militares durante la noche del viernes al sábado provocó un constan te incremento de ingresos de heridos de guerra en el hospital de Al Yarmouk, adonde llegaban, hasta el mediodía del sábado, unos cien pacientes por hora. Éstos recibieron asistencia médica de urgencia y después fueron trasladados a otros hospitales de la ciudad para continuar el tratamiento o ser sometidos a las intervenciones quirúrgicas necesarias.

Ya nadie puede mantener estadísticas exactas de las admisiones y traslados de heridos de guerra, puesto que las urgencias de los hospitales de Bagdad reciben ininterrumpidamente a pacientes. Las ambulancias recogen a los heridos y los trasladan a las zonas de selección y después a los hospitales. Algunos heridos tratan de llegar a pie al hospital más cercano.

Todos los hospitales funcionan bajo la presión de las circunstancias y el personal médico trabaja sin descanso. A pesar de la intensa y enérgica actividad, el personal hospitalario todavía logra hacer frente a la situación. Los médicos que han ofrecido voluntariamente sus servicios refuerzan los equipos médicos de las urgencias. Hasta ayer, 5 de abril, había cantidades suficientes de vendajes y equipamiento quirúrgico.

Dada la reducción de la presión y del abastecimiento de agua a partir de casi todas las plantas de tratamiento, los hospitales de Bagdad no disponen permanentemente de agua corriente y les apremia recibir suplementos de agua. Hasta ayer se habían utilizado prácticamente todas las bolsas de agua que el CICR había depositado en los días y semanas anteriores en los cinco hospitales quirúrgicos más importantes de Bagdad; se distribuirán en estos lugares, tan pronto como sea posible, otras 30.000 bolsas de un litro. En los hospitales de Al Kindi y Al Jar se están haciendo reservas de grandes cantidades de agua en bidones de plástico (la que será utilizada para la limpieza, el lavado de ropa y otros fines análogos) mediante camiones cisterna; a partir de hoy se hará lo mismo en otros hospitales.

Dado que la estación de tratamiento de agua de Wathba dejó de funcionar el martes pasado, las purificadoras de emergencia y la instalación de tratamiento de agua que montó el CICR en las últimas semanas han estado funcionado desde ese mismo día en la noche para proporcionar agua de emergencia a los cuatro hospitales del Medical City.

Sin las operaciones de emergencia realizadas mediante los aparatos puestos a disposición por el CICR y las 35.000 bolsas de agua, aproximadamente, que se depositaron previamente en esos hospitales, ya habría habido graves problemas de higiene en las distintos sectores y unidades del Medical City.

  Agua y hábitat  

  En Bagdad  

El sábado se realizaron evaluaciones de emergencia en distintos sectores de la ciudad de Bagdad para comprobar de qué manera se ha visto afectado el abastecimiento de agua en los hospitales tras la falta de suministro de energía desde el jueves pasado. Los establecimientos hospitalarios y las plantas de agua funcionan ahora casi todo el tiempo mediante generadores de apoyo.

El CICR recibe actualmente muchos informes sobre problemas técnicos y solicitudes de aparatos, piezas de recambio y reparaciones. Se efectuaron reparaciones en las plantas de tratamiento de agua de Al Wathba y de Doura; esta última abastece de agua el hospital quirúrgico de Al Yarmouk.

  Fuera de Bagdad  

Desde la gobernación de Al Anbar se señala que los tres generadores suministrados por el CICR la semana pasada han sido instalados y funcionan sin problema alguno; esto redunda en beneficio de más de 60.000 personas que habían estado privadas de agua desde el 29 de marzo.

  Basora  

El convoy que transportó material médico a Basora el 4 de abril regresó a Kuwait el 5 de abril. Trasladaba los restos mortales del corresponsal de British Independent Television News (ITN), Terry Lloyd, que habían sido depositados en un hospital de Basora. Los restos fueron entregados a las autoridades británicas. A pesar de repetidas tentativas, el CICR no ha podido determinar el paradero de los otros dos periodistas de ITN que también fueron dados por desaparecidos.

Según las últimas noticias recibidas del terreno, los delegados del CICR permanecerán hoy en la delegación y los colegas locales, en sus hogares.

A continuación, adjuntamos un informe resumido sobre la situación en Basora durante la semana pasada (hasta el 5 de abril de 2003), redactado por el delegado médico de la Institución.

Situación general en Basora la semana pasada y actividades del CICR

Casi todos los bombardeos tenían lugar tarde en la noche o al amanecer. Había poco movimiento en las calles durante las noches pero la actividad aumentaba poco a poco durante el día: desplazamiento de vehículos, apertura de tiendas, etc. Llegaban a la ciudad suministros de fruta y verduras frescas.

El CICR ha visitado con regularidad tres hospitales quirúrgicos de referencia. Hasta la fecha (5 de abril), podían hacer frente a la situación y había suficientes cantidades de medicamentos de casi todo tipo. El personal médico ha demostrado que está bien preparado para actuar en casos de emergencia; son muy competentes y tienen experiencia; sin embargo, parte del personal enfermero, en particular mujeres, ha estado ausentes durante los últimos días a causa de la crisis. Comenzaba a escasear el material quirúrgico, especialmente catéteres y productos de anestesia, y hacían falta mantas y sábanas; lo que el CICR suministró el 4 de abril.

Durante los tres primeros días de enfrentamientos alrededor de Basora, los hospitales señalaron que recibían unos 100 heridos de guerra por día. Últimamente, el número ha disminuido a unos 15 o 25 heridos de guerra por día.

El problema grave es la falta de agua limpia: o los hospitales no tienen suficiente agua o tienen que utilizar agua no tratada. Mediante contratistas públicos, el CICR transporta en camiones cisterna 10.000 litros de agua tratada por día para cada hospital.

El sábado 5 de abril, continuó el transporte de agua suplementaria mediante cuatro camiones cisterna del CICR. En el más breve plazo, la Institución instalará en todos los hospitales grandes tanques de plástico, los cuales fueron proporcionados por UNICEF y transportados en el convoy del CICR, el 4 de abril.

No se han registrado crisis de sanidad pública, como brotes de epidemias. Sin embargo, se ha observado un incremento de casos de diarrea.

  Arbil  

Los colegas locales del CICR señalaron que había habido bombardeos durante la noche del sábado al domingo en Dohuk. Esta mañana, visitaron el hospital de esta ciudad y comprobaron que 11 heridos de guerra hospitalizados durante la noche recibían tratamiento. Por ahora, el hospital puede hacer frente a las necesidades de emergencia.

  Visitas a los prisioneros de guerra iraquíes en poder de la Coalición  

Hasta el sábado 5 de abril, los delegados del CICR habían visto a unos 3.700 prisioneros. Seguían llegando otros prisioneros de guerra iraquíes al campamento de la Coalición en el sur de Irak, donde ahora hay unos 4.500 prisioneros.

Desafortunadamente, no se ha dado aún la posibilidad al CICR de visitar a los prisi oneros de la Coalición en poder de las autoridades iraquíes.

  Restablecimiento del contacto entre familiares  

El sábado, 56 familias utilizaron el teléfono satelitar del CICR en Bagdad para ponerse en comunicación con sus parientes en el extranjero y darles noticias sobre su salud y su paradero.

(Para más información sobre este programa, sírvanse consultar la página https://familylinks.icrc.org )

     

     

     

  5 de abril  

Últimas noticias del personal del CICR en Bagdad, Basora y Arbil. Llegada continua de heridos de guerra a los hospitales de Bagdad. El personal del CICR suspende los movimientos en la capital.

  SITUACIÓN GENERAL (5 de abril)

Los enfrentamientos en Bagdad han continuado casi sin interrupción. Desde la delegación del CICR en la capital, se oye el constante fragor de los combates en distintas partes de la ciudad. Por razones de seguridad, la delegación ha decidido suspender temporalmente los movimientos del personal en la Bagdad. Se ha pedido a los empleados iraquíes del CICR que se vayan a sus casas y estén con sus familias, y al personal internacional que permanezca en las oficinas de la delegación.

Sigue cortada la mayor parte del suministro de electricidad y se ha señalado que, en algunos lugares de la capital, no hay agua corriente.

Se señala un incremento de la actividad militar en la línea del frente en el norte de Irak, que separa a las fuerzas de la coalición y a las facciones kurdas, por una parte, y a las fuerzas iraquíes, por otra. Esto ha suscitado bastante preocupación entre la población de las zonas controladas por los kurdos en el norte de Irak. Durante la noche del 3 al 4 de abril, muchas personas huyeron de la ciudad de Dohuk a localidades en la montaña. Sin embargo, muchos regresaron a sus hogares el día siguiente.

El convoy del CICR que llevó suministros médicos a la ciudad de Basora el 4 de abril, ya ha regresado a Kuwait.

  Asistencia médica para los hospitales  

Los hospitales de Bagdad que fueron visitados la mañana del 5 de abril señalan la continua llegada de heridos de guerra y que tratan a cientos de víctimas. El personal hospitalario y los locales están siendo empleados al máximo de su capacidad.

El 4 de abril, cuatro hospitales de Bagdad visitados por el personal médico del CICR indicaron que habían recibido varios cientos de heridos de guerra, así como docenas de muertos. Los hospitales comienzan a tener cada vez más dificultades para hacer frente a la situación. Al tiempo que tienen que arreglárselas con sistemas de apoyo, como generadores, para seguir prestando servicios, su personal se ve ante el difícil dilema de permanecer en casa con la familia o ir a trabajar.

El CICR entregó 150 mantas y 50 bolsas para cadáveres al Hospital Universitario de Al Yarmouk.

En Basora, el CICR continuó descargando el material médico transportado, el 4 de abril, por el primer convoy de la Institución, y distribuyendo estos suministros a los hospitales. El CICR también utiliza camiones cisterna para abastecer de agua los tres principales hospitales de la ciudad, así como dist intos lugares en el vecino distrito de Al-Zubayr.

  Asistencia para los desplazados internos  

En el norte de Irak, el CICR sigue de cerca la situación de las familias que abandonan sus hogares a causa del conflicto. El personal de la Institución realizó, el 4 de abril, una evaluación de la situación en Aqra, en la gobernación de Dohuk, y distribuyó socorros para 34 familias vulnerables (unas 150 personas).

     

     

     

  4 de abril de 2003  

Últimas noticias enviadas por el personal del CICR en Bagdad y Basora. Se han registrado los datos de más de 3.000 prisioneros de guerra. " Red de noticias familiares del CICR – Golfo 2003 " , disponible actualmente a partir de este sitio Web, en árabe y en inglés.

  SITUACIÓN GENERAL (3 de abril)

Se efectúan repetidos bombardeos contra Bagdad, el día y la noche, sin que cese el estruendo producido por las explosiones en los suburbios de la capital. El suministro de electricidad en la ciudad se halla actualmente interrumpido.

Tras la destrucción de un puente en la principal autopista que comunica con el sur del país, el personal del CICR en Bagdad ya no puede prestar ayuda a las víctimas en zonas como Hilla, Kerbala, Nasiriya y Nayaf. Dada la gran rapidez con que cambia la situación militar, preocupa aún más al CICR la suerte que corre la población civil atrapada en los combates en esas zonas al sur de Bagdad.

  Prisioneros de guerra (4 de abril)

En el sur de Irak: el CICR continúa visitando a los prisioneros de guerra iraquíes en poder de las fuerzas de la coalición, y registrando sus datos.

En el norte de Irak: el CICR visitó a un prisionero de guerra iraquí en poder de una facción kurda, y registró sus datos.

  BAGDAD (3 de abril)

  Asistencia médica para los hospitales  

Dado que el paso a las zonas ubicadas al sur de Bagdad está interrumpido (véase más arriba), fue necesario anular una acción de transporte de socorros médicos para el hospital quirúrgico de Al-Hilla (a 60 km de Bagdad). Por consiguiente, tuvo que descargarse de nuevo el material médico en Bagdad, a pesar de las acuciantes necesidades de los heridos de guerra en Hilla.

En Bagdad, el CICR suministró 500 mantas al hospital Al-Yarmuk, teniendo en cuenta el incremento del número de pacientes hospitalizados.

  Agua  

El CICR comenzó a reparar las bombas para la eliminación de aguas servidas en el hospital quirúrgico de Adnan en el Medical city. Continuó la producción de agua potable (7.250 bolsas de un litro), así como el mantenimiento de una empaquetadora de agua potable. Terminó la reparación de las plantas de agua y electricidad en tres importantes hospitales (Al-Kindi, Al-Jar y Al-Numan).

En los otros sectores de la gobernación de Bagdad, el CICR hizo evaluaciones que le permitieron comprobar la urgente necesidad de agua potable tanto en los hospitales como entre la población civil, en general. De hecho, el corte en la red nacional de electricidad está teniendo graves repercusiones en el abastecimiento de agua en importantes ciud ades como Ramadi, Maymudiya y Al-Husseiniya. El CICR proporcionó 7.500 bolsas de agua de un litro al hospital de Maymudiya.

  BASORA  

  Asistencia médica para los hospitales (4 de abril)

El primer convoy humanitario que cruzó la frontera partió de Kuwait este mañana y llegó a los hospitales de Basora. Cien pacientes hospitalizados se beneficiarán de los suministros médicos transportados en dos camiones (soluciones intravenosas, material de sutura y equipo médico). Actualmente se distribuyen bidones de agua plegables y 600 mantas, que también formaban parte del material transportado en el convoy. El CICR organizó el convoy con la plena cooperación de todas las partes contendientes.

  Agua (3 de abril)

El CICR continuó transportando en camión más agua potable para los tres principales hospitales de Basora, y los camiones cisterna fueron utilizados para suministrar agua potable en distintas lugares del distrito de Al-Zubayr.

  EN ESTE SITIO WEB  

  Página especial sobre Irak actualmente en www.icrc.org.  

     

  Family News Network of the International Committee of the Red Cross – Gulf 2003 (Red de noticias familiares del CICR – Golfo 2003): se ha puesto en línea un servicio del CICR para ayudar a las personas que tratan de localizar a parientes, como consecuencia del actual conflicto en Irak. Servicio en árabe y en inglés.

        https://familylinks.icrc.org/gulf2003        

     

     

  3 de abril  

  Situación general (2 de abril)  

En Bagdad, se registraron intensos bombardeos durante el día y la noche, que limitaron los movimientos de la población.

Fuertes bombardeos contra edificios ubicados frente a las instalaciones de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irak (MLRI) causaron daños indirectos y limitados a varios locales de la MLRI, incluida una maternidad que había sido evacuada pocos días antes. No se registraron daños graves en las instalaciones de la MLRI. Las oficinas administrativas funcionarán ahora fuera del hospital de Al-Razi.

Tras dos semanas de arduos combates, el CICR continúa sumamente preocupado por la situación de la población civil en poblados y zonas rurales cercanas a las líneas de frente, especialmente en el sur de Bagdad (incluidas Nasiriya, Nayaf y Kerbala).

  BAGDAD (2 de abril)  

     

  Asistencia a hospitales  

El CICR continuó las obras de reparación de los sistemas de abastecimiento de agua y electricidad en 7 hospitales y pr oporcionó 10.000 bolsas de 1 litro de agua potable a 2 hospitales (Al-Qadissiyah y Ibn Al-Nafees).

En el hospital quirúrgico de Al-Hila (a 60 km de Bagdad), las necesidades de índole médica siguen siendo imperiosas. Actualmente, el CICR está evaluando el entorno de seguridad para preparar asistencia médica de emergencia suplementaria.

En otras áreas, al oeste de Bagdad, un convoy logró llegar a Feluya y Ramadi para prestar asistencia a hospitales locales, a los que entregó 400 mantas y 10.000 bolsas de 1 litro de agua potable. Hasta hora, esos hospitales no han sido sobrepasados por las demandas y funcionan normalmente.

  Agua  

El CICR continúa transportando agua potable suplementaria a 13 estaciones de distribución de agua instaladas por el CICR en algunos suburbios de Bagdad, así como en zonas de la ciudad mal abastecidas.

  BASORA (2 de abril)  

     

  Agua  

Se siguió distribuyendo agua potable en los 3 hospitales principales a través de camiones cisterna. La estación de bombeo de Wafa Al-Qaid está funcionando ahora con 6 generadores de reserva.

  OTRAS REGIONES (2 de abril)  

     

  Agua  

Región sur: dos importantes estaciones de tratamiento de agua (Shaebe y Al-Zubayr) volvieron a ponerse en funcionamiento tras las obras de reparación realizadas por técnicos del CICR e ingenieros provenientes de Basora. Más de 80.000 beneficiarios que no podían ser abastecidos de agua desde el 22 de marzo están nuevamente conectados a la red, incluido el poblado de Safwan.

  Prisioneros de guerra  

Prosiguieron las visitas a los prisioneros de guerra iraquíes detenidos por las fuerzas de la coalición en el sur de Irak.

  Actividades médicas  

Mañana (viernes 4 de abril), un convoy de ayuda humanitaria partirá de Kuwait hacia el sur de Irak. Dos camiones transportarán suministros médicos (material para suturas, equipamiento quirúrgico y fluido intravenoso), mantas y bolsas de agua a hospitales en Basora que atienden a los heridos de guerra.

     

     

     

  2 de abril  

  SITUACIÓN GENERAL (1 de abril)

     

Preocupa cada vez más al CICR la situación en ciudades como Nayaf, Kerbala y Nasiriya, que, desde hace días, son teatro de encarnizados combates. Ni las organizaciones humanitarias internacionales ni periodistas han podido visitar dichas ciudades.

Un equipo del CICR, integrado, entre otras personas, por un médico y un ingeniero hidráulico, visitaron Hila (100 km al sur de Bagdad) para evaluar la situación médica y las necesidades de agua. A su llegada al hospital quirúrgico de Hila, el equipo del CICR vio la afluencia de vehículos en los que se trasladaban cadáveres de hombres, mujeres y niños.  En el hospital, los integrantes del equipo del CICR comprobaron que había, por lo menos, 280 personas heridas a raíz de los recios combates e intensos bombardeos que, durante las 48 horas anteriores, habían tenido lugar en la ciudad de Hindiya (cerca de Hila) y sus alrededores. El hospital y otros centros médicos están tropezando con muchas dificultades para afrontar esta situación de urgencia. Inmediatamente, el CICR proporcionó apósitos para atender a unos 100 heridos de guerra, así como material para suministrar fluidos intravenosos, bolsas para cadáveres y mantas. Se entregarán más socorros en cuanto sea posible.

  BAGDAD (1 de abril)

  Agua  

El CICR siguió transportando más agua potable a algunas zonas de la periferia de Bagdad, así como a las zonas de la ciudad escasamente servidas por el sistema de abastecimiento de agua. Ayer se transportaron en camión 190 metros cúbicos de agua (190.000 litros). Además, continuaron las obras de mantenimiento y de reparación en las plantas de tratamiento de agua y otras instalaciones del sistema de abastecimiento en la capital. También se entregaron 14.000 bolsas de un litro de agua potable a dos orfanatos y dos hospitales.

Continuaron las obras de reparación de los sistemas de abastecimiento de agua y de suministro de electricidad de siete hospitales.

  BASORA (1 de abril)

  Agua  

El CICR en Basora confirma que se realizaron con éxito las obras para conectar tres generadores de energía eléctrica de reserva en la estación de bombe o de agua de Wafa Al-Qaid. Debería ser posible, a partir del 2 de abril, reanudar el aprovisionamiento de agua a varias plantas de tratamiento de agua en la ciudad, con lo cual se incrementará la capacidad del sistema de abastecimiento de agua corriente en la ciudad. El CICR también ha comenzado a distribuir agua en el distrito de Al-Zubayr, cerca de Basora, tras haber fletado cinco camiones cisterna. Además, tres hospitales principales de Basora son aprovisionados con agua suplementaria, que se transporta en cuatro camiones cisterna del CICR.

  El CICR sigue de cerca la situación de salud  

El CICR sigue observando de cerca la situación en tres hospitales, que actualmente reciben apoyo de varios socorristas de la Media Luna Roja de Irak. Afortunadamente, no hay indicios de un posible brote de epidemias.

  OTRAS REGIONES  (1 de abril)

  Agua  

Según información de ingenieros de las autoridades iraquíes, que recopilan datos diariamente en viajes sobre el terreno en diferentes ciudades y distritos de las afueras de Bagdad y de Basora, la situación de abastecimiento de agua es crítica. Estas informaciones corroboran que, desde hace casi una semana, no tienen agua corriente ciudades enteras y suburbios de las periferias, incluidas varias ciudades distritales en el norte de Dhi Qar y Nayaf, así como ciudades en el sur de Basora, como Al-Zubayr (véase más arriba) y Safwan Según una rápida evaluación, efectuada por un ingeniero del CICR, el 31 de marzo y el 1 de abril, las plantas principales de tratamiento de agua en Ramadi y Feluya (oeste de Bagdad) y Al-Hila, Iskandariya y Mamudiya (sur de Bagdad) funcionan sólo al 40% ó 50% de su capacidad, a causa de los repetidos cortes en el suministro eléctrico. El CICR está prestando asistencia técnica para mantener en funcionamiento los generadores de energía eléctrica de reserva en las plantas de tratamiento de agua más importantes, a fin de que éstas presten servicio siquiera a una capacidad limitada.

     

     

     

  1 de abril  

  Comienzan las visitas a los prisioneros de guerra. Supuesto uso abusivo de una ambulancia de la Media Luna Roja.  

     

  SITUACIÓN GENERAL  

     

  La plantilla del CICR en Irak comprende actualmente 14 expatriados, residentes en Bagdad, Basora e Irak septentrional, y unos 100 empleados nacionales. A esta plantilla, se suma un equipo de 15 delegados que visita estos días a los prisioneros de guerra.

     

  Prisioneros de guerra (1 de abril)    

     

Véase el comunicado de prensa de ayer sobre el comienzo de las visitas a los prisioneros de guerra iraquíes detenidos por las fuerzas de la coali ción. Prosiguen activamente los contactos con las autoridades iraquíes para poder visitar a los prisioneros de guerra pertenecientes a las fuerzas de la coalición detenidos por las mencionadas autoridades.

  Supuesto uso abusivo de una ambulancia de la Media Luna Roja  

A través de los medios informativos, el CICR ha sabido que las fuerzas de la coalición fueron el blanco de un ataque perpetrado supuestamente desde una ambulancia de la Media Luna Roja del Irak. El CICR no se hallaba en la zona en aquel momento y no dispone de información adicional sobre este incidente, con lo que no puede hacer ningún comentario al respecto. Si se confirmase la noticia, este acto constituiría una grave violación del emblema de la media luna roja protegido por los Convenios de Ginebra. Asimismo, aumentaría considerablemente el riesgo para todas aquellas personas del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan bajo la protección de este emblema.

     

  BAGDAD y zonas occidentales (31 de marzo)

  Situación general  

Gran parte de la red telefónica ha dejado de funcionar, lo que significa que los delegados del CICR tienen que visitar personalmente a las personas de contacto en el Gobierno y las empresas locales. Se diría que el movimiento en la ciudad ha aumentado, ya que la gente tiene que visitar a sus familiares y amigos para cerciorarse de que están bien, en vez de poder hacerlo por teléfono.

El número de personas que visitan la delegación del CICR ha disminuido. Por el momento, sólo van a esa oficina unos pocos periodistas y personas extranjeras que intentan restablece r el contacto con su respectivo país de origen. Aunque las más de las tiendas permanecen cerradas, algunos mercados al aire libre han comenzado a abastecer a la población.

     

  Agua  

El CICR continuó transportando agua potable suplementaria a zonas mal abastecidas de Bagdad y a algunos barrios periféricos del norte de la capital. En total, suministró 145 metros cúbicos (145.000 litros). Además, se distribuyeron 14.200 bolsas de agua de un litro a cinco centros de rehabilitación nutricional y a un hospital de Bagdad. Asimismo, se están realizando diferentes obras de reparación y mantenimiento en diferentes hospitales de Bagdad (para más información, véase el Boletín diario del 31 de marzo).

  Ramadi y Fallujah  

Un médico del CICR y un ingeniero hidráulico han evaluado las necesidades y el estado de los hospitales y de la infraestructura hidráulica en Ramadi (100 km al oeste de Bagdad) y en Fallujah (50 km al oeste de la capital), ambas pertenecientes a la gobernación de Anbar. Toda la parte occidental de Irak, desde Heet a Fallujah, lleva tres días sin electricidad debido a que dos importantes subestaciones de electricidad sufrieron daños durante los enfrentamientos. Las más de las instalaciones de tratamiento de agua en la gobernación funcionan gracias a generadores de reserva y en consecuencia solo funcionan entre 6 y 9 horas al día a un 40% de su rendimiento habitual.

El CICR tiene previsto proporcionar un botiquín de primeros auxilios, material médico y 120 mantas al hospital principal de Ramadi; mantas y bolsas para cadáveres para el hospital de Fallujah, y piezas de recambio y un técnico para reparar la segunda autoclave del hospital. El hospital principal y la maternidad y h ospital para niños de Ramadi también reciben asistencia en previsión de una eventual avería en la red de suministro de electricidad y de agua (mantenimiento del generador, suministro de bolsas de agua de un litro y reparación de la unidad compacta para el tratamiento del agua).

  BASORA (31 de marzo)

  Situación general  

Prosiguieron los combates en los alrededores de Basora. La situación general es tensa.

  Agua  

Los técnicos locales de las compañías de agua y electricidad, que trabajan con el apoyo del CICR, prosiguieron sus esfuerzos por aumentar el rendimiento de la estación de bombeo de agua de Wafa'Al-Qaed. Efectuaron obras de cableado y conexión para garantizar el funcionamiento de los restantes tres generadores de reserva de la estación.

Mientras tanto, el CICR alquiló cuatro camiones cisterna para suministrar agua potable a los barrios periféricos de Basora no conectados a la red de suministro de agua. Un ingeniero del CICR también trabajaba para aumentar el suministro de agua al hospital general de Basora.

  Supervisión de la situación sanitaria  

Una delegada de salud del CICR siguió supervisando estrechamente la situación en tres hospitales y en puestos de primeros auxilios de la ciudad. Presta atención, en particular, a cualquier indicio de brotes de diarrea u otras enfermedades parecidas, como consecuencia del insuficiente suministro de agua.