Página archivada:puede contener información desactualizada

Eritrea: se distribuye combustible para cocinar a las familias desplazadas

17-09-2003 Comunicado de prensa 03/109

La vida en el campamento de Debai Sima no es fácil. Instalado en una zona muy calurosa y seca cerca de Assab, ciudad portuaria del Mar Rojo (Eritrea), el campamento alberga a más de 200 familias afares. Poblados enteros, habitados anteriormente por este grupo étnico, fueron destruidos durante la guerra de 1998-2000 entre Eritrea y Etiopía, obligando a los residentes a huir. El pueblo original de Debai Sima, situado a unos 60 kms de Assab en la carretera hacia Addis Abeba, fue uno de los tantos que fueron arrasados. Sus habitantes viven ahora en el campamento, donde las tiendas de campaña en forma de domos se han levantado en un paisaje lunar.

“Antes de la guerra, mis hijos, mi marido y yo vivíamos en un pueblo cerca de Debai Sima, que se encuentra ahora en Etiopía " , recuerda Fátima Abdu Yussuf, de 70 años. “Vendíamos ropa y artículos domésticos y teníamos cabras y camellos. Cuando estalló la guerra, nuestros animales murieron porque ya no podíamos llevarlos a pastar”, explica Fátima. Cuando ella y su familia escaparon, no pudieron llevarse nada, ni siquiera un par de zapatos. Felizmente, todos sobrevivimos.

Tras refugiarse temporalmente en un pueblo lejos de los combates, Fátima y su familia fueron instaladas en el campamento de Debai Sima. “Ahora es imposible vender algo, por la proximidad de la frontera, así que dependemos totalmente de la asistencia”, explica esta madre de cinco hijos. La organización de socorro del Gobierno de Eritrea suministra víveres y agua a los habitantes del campamento, mientras que el CICR distribuye láminas de plástico, utensilios de cocina, bidones y jabón. Desde comienzos de 2003, la organización ha proporcionado también a cada familia 10 litros de qu eroseno por mes para cocinar y tener luz. “Apreciamos enormemente el queroseno porque así no tenemos que caminar seis horas en busca de leña " , afirma Fátima, que antes tenía que recoger leña en lugares atestados de minas. En cuanto al futuro, añade: " Para nosotros, el pueblo afar, da lo mismo en que lado de la frontera nos encontremos, nuestra supervivencia depende de la paz " .

  Para más información: Marçal Izard, CICR, Asmara, tel. ++29 11 18 11 64 ó 18 11 30  



Secciones relacionadas