Página archivada:puede contener información desactualizada

CICR: publicación de las actas del coloquio “Katyn y Suiza – Peritos y pericias médico-forenses en las crisis humanitarias, 1920-2007”

06-11-2009 Comunicado de prensa 09/217

Ginebra (CICR) – El recurso a las pericias médico-forenses en las crisis humanitarias plantea numerosos desafíos a los peritos y los médicos forenses que investigan los crímenes de guerra y las violaciones de los derechos humanos.

“El trabajo del especialista médico tiene, además de su carácter puramente técnico, una dimensión ética. Debe darse al médico forense la garantía de actuar con total independencia, preservando su neutralidad. Antes de iniciar una investigación, debe poder evaluar sus consecuencias en los planos político, jurídico y, sobre todo, humanitario”, explica Ute Hofmeister, antropóloga forense del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Así lo demuestran el análisis y el cotejo de las prácticas contemporáneas en materia de pericias médicas y de lo que con ellas se ha puesto en juego a lo largo del siglo XX. El CICR y la Universidad de Ginebra se asociaron a las investigaciones realizadas sobre el tema, que fueron objeto de un coloquio cuyas actas se publican en las ediciones Georg, con el título de Katyn et la Suisse. Experts et expertises médicales dans les crises humanitaires, 1920-2007.

La experiencia de François Naville, médico forense que participó en la comisión de encuesta establecida por Alemania en 1943 sobre la masacre, en Katyn, Polonia, de más de 25.000 miembros de la élite y funcionarios polacos presuntamente contrarios a la ideología comunista —comisión que llegó a determinar la culpabilidad soviética— ilustra claramente el dilema entre ética y razón de Estado.

Los numerosos ejemplos de pericias médicas, por ejemplo para examinar el recurso a armas prohibidas, o el trato dado a la población civil víctima de un conflicto, o las condiciones de interrogatorio o de detención de las personas privadas de libertad, sobre todo en la URSS de los años 1920, en Abisinia, en Hiroshima, en Ruanda, en ex Yugoslavia, plantean la cuestión de los papeles respectivos de los exp ertos, sobre todo médicos, los Estados y los organismos humanitarios en relación con los crímenes de guerra. También ilustran las condiciones diplomáticas, militares, políticas y éticas que ha conocido la realización de pericias médicas desde los años 1920 hasta nuestros días.

“Aún queda mucho por hacer en relación con el establecimiento de normas que rijan la labor del perito forense en las crisis humanitarias y con el respeto de esas normas”, dice Ute Hofmeister. Las pericias médico-forenses han cumplido ha cumplido un papel importante en la prevención de violaciones futuras, pero ante todo deben responder a un objetivo humanitario: el derecho de las familias a saber lo que les ha sucedido a sus seres queridos.”

“Ampliar los conocimientos históricos sobre los hechos de Katyn también es una manera de interrogar el pasado para comprender las actitudes de las organizaciones humanitarias y de los gobiernos ante los crímenes de guerra y prolongar la reflexión sobre las pericias médico-forenses en las crisis humanitarias contemporáneas”, señala, por su parte, Jean-François Pitteloud, asesor histórico del CICR. “Es también una manera de rendir homenaje a las víctimas de la masacre y a sus familiares.”

Ediciones Georg acaba de publicar las actas del coloquio, con el título de Katyn et la Suisse. Experts et expertises médicales dans les crises humanitaires, en edición bilingüe et ilustrada (precio en las librerías: 48 francos suizos).

A pedido, se pueden organizar entrevistas con los expertos. Por favor, comunicarse con el servicio de prensa del CICR o de las ediciones Georg.

  Para más información:  

  Dorothea Krimitsas, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 25 90 o +41 79 251 93 18  

  Michael Balavoine, Georg Editeur SA, tel.: +41 22 702 93 11 o +41 79 759 54 78  

  Prof. Antoine Fleury, Universidad de Ginebra, tel.: +41 22 793 33 49, correo electrónico: Antoine.Fleury@unige.ch  

Nota para los editores y redactores:

Masacre de Katyn: perpetrada por el NKVD, policía política de la Unión Soviética, en abril y mayo de 1940, en el bosque de Katyn, cerca de Smolensk, y en otros lugares del oeste de la URSS. Esa masacre de más de 25.000 miembros de la élite y funcionarios polacos presuntamente contrarios a la ideología comunista fue una “limpieza de clase”, según la expresión del historiador ruso Victor Zaslavsky. El crimen de Katyn fue imputado a Alemania por la propaganda soviética hasta la revisión iniciada por Mijail Gorbachov y continuada en 1992 por Boris Yeltsin.