Página archivada:puede contener información desactualizada

Angola: más de 30 años de actividades en favor de las víctimas del conflicto armado en Huambo

16-12-2008 Comunicado de prensa 08/236

Luanda (CICR) – Tras más de 30 años de actividades de asistencia en la región, la subdelegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Huambo, a unos 600 km al sureste de Luanda, la capital, cerrará sus puertas el mes en curso.

En Huambo, el CICR aún se encargaba principalmente de restablecer el contacto entre miembros de familias separadas a raíz del conflicto, y trabajaba en colaboración con la Cruz Roja de Angola para ayudarla a desarrollar su capacidad y sus actividades de sensibilización al peligro de las minas.

“Las consecuencias directas del conflicto interno, que cesó en 2002, han disminuido considerablemente y, por lo tanto, la presencia permanente del CICR en Huambo ya no es necesaria”, afirma Maryse Limoner, jefa de la delegación del CICR en Angola. En ausencia del CICR, otros actores atenderán las necesidades de la población, particularmente las autoridades angoleñas, a las que el CICR entregó, la semana pasada, material ortopédico importado para los tres centros de rehabilitación física apoyados por la Institución. “Hemos hecho todo lo que estaba en nuestro poder para que el período de transición se pase lo mejor posible”, explica Maryse Limoner.

La primera intervención del CICR en Huambo data de 1975, cuando sus equipos distribuyeron socorros y material médico en esa región, presa en ese entonces de un conflicto armado. Pero, finalmente, fue sólo en 1979 que el CICR pudo establecer una presencia permanente en Huambo. A finales de los años ochenta, Angola era la mayor operación del CICR en África, y la Institución desplegaba allí actividades muy diversas: asistencia médica, rehabilitación física, abastecimiento de agua y saneamiento, protección de la población civil, visitas a lugares de detención y promoción del derecho internacional humanitario entre portadores de armas.

Joaquim Chinguto Saundi, que trabajó para el CICR en Huambo durante 13 años, recuerda: “Durante las grandes distribuciones que organizábamos durante la guerra, explicábamos a las personas reunidas que podían venir a vernos para enviar mensajes de Cruz Roja a los miembros de la familia con las que habían perdido el contacto. Minutos más tarde, ¡recogíamos miles de mensajes!”. En Angola, se han distribuido casi 230.000 mensajes de Cruz Roja y se han recogido más de 209.000 desde 2002, lo cual ha permitido a miles de personas encontrar a sus familiares.

Maryse Limoner añade: “Es una buena noticia saber que, a nivel humanitario, cesan las consecuencias directas de la guerra y que la vida vuelve a tomar las riendas en esa región de África”. Hoy, el CICR sólo cuenta con 58 colaboradores en Angola, principalmente en Luanda, y trabaja en una zona cada vez más reducida, dejando lugar a otros actores, como la Cruz Roja de Angola.

  Para más información:   

  Maryse Limoner, CICR, Luanda, tel.: + 244 222 26 44 54  

  Anna Schaaf, CICR, Ginebra, tel.: + 41 22 730 22 71 / + 41 79 217 32 17