Página archivada:puede contener información desactualizada

Angola: el CICR reúne a un niño con su madre cuando comienza a reducir sus actividades

26-03-2009 Comunicado de prensa 09/58

Luanda/Ginebra (CICR) – Como una de sus últimas contribuciones antes de reducir su labor en Angola, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) reunirá hoy a un niño con su madre en Mussende, localidad ubicada a unos 400 km al sudeste de Luanda, capital del país.

Serafim perdió el contacto con su madre hace diez años, después de que su padre murió en combate. " Que alegría tan grande volver a casa con mi madre " , dijo Serafim. " Pensé que nunca más volvería a verla. Es como un milagro. "

Serafim pidió ayuda al CICR en 2007. Un año más tarde, junto con el apoyo de la Cruz Roja de Angola, el CICR logró localizar a su madre en Mussende, la cual espera con ansiedad el regreso de su hijo. Serafim es uno de los miles de niños que quedaron separados de sus familias entre 1975 y 2002. Desde que terminó la guerra civil, el CICR y la Cruz Roja de Angola han dado con el paradero de más de 2.000 niños no acompañados, reunido a más de 750 familias y tratado más de 433.000 mensajes de Cruz Roja (breves mensajes con noticias de índole estrictamente familiar).

A finales de los años 80, el CICR desplegaba en Angola una de las más grandes operaciones. Ahora, siete años después de que acabó el devastador conflicto en Angola, el CICR reduce las actividades operacionales iniciadas en el país el año 1975. El CICR cerrará la delegación en el país el próximo mes de julio, pero mantendrá una oficina en Luanda, bajo la supervisión de la delegación de la Institución en Sudáfrica. Esta oficina prestará apoyo a algunos de los programas que realiza la Cruz Roja de Angola, como los relativos al restablecimiento del contacto entre familiares. El CICR continuará también respaldando los esfuerzos del Gobierno por incorporar las disposiciones del derecho internacional humanitario en la legislación nacional y, en Cabinda, seguirá visitando con regularidad a los detenidos.

" En una situación como la de Angola hoy, es normal que la So ciedad Nacional se encargue de los problemas del país en el ámbito humanitario " , dijo Maryse Limoner, jefa saliente de la delegación del CICR. " La Cruz Roja de Angola tiene muchos voluntarios y empleados que seguirán ayudando a las personas necesitadas " .

El CICR ya había transferido el año pasado el programa de rehabilitación física para las víctimas de las minas al Ministerio de Salud y había cerrado su subdelegación en Huambo.

Además de ocuparse de la búsqueda y la reunión de familiares, el CICR también había realizado otras actividades en Angola en otros ámbitos como los siguientes: asistencia sanitaria, rehabilitación física, agua y saneamiento, protección en favor de la población civil, visitas a lugares de detención y promoción del derecho internacional humanitario entre los portadores de armas.

   

  Para más información:  

  Maryse Limoner, CICR, Luanda, tel.: +244 924 06 85 23  

  Nicole Engelbrecht, CICR, Nairobi, tel.: +254 20 27 23 963 ó + 254 722 51 27 28  

  Anna Schaaf, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 70 217 32 17