Página archivada:puede contener información desactualizada

Boletín no. 02 - Cuerno de África

05-04-2006 Resumen de actividades

Último informe acerca de las actividades del CICR sobre el terreno

La muerte de numerosas cabezas de ganado, la acuciante carestía de agua y la escasez de cereales debido a la pérdida de las cosechas siguen amenazando la vida de millones de personas en las zonas aquejadas por la sequía en Somalia, Etiopía y Kenia. La situación está empeorando y se observan ya los síntomas de una inminente situación de hambruna en las regiones del sur de Somalia, el sureste de Etiopía y el norte y noreste de Kenia. Si no llueve lo suficiente en las próximas semanas, la crisis podría fácilmente transformarse en una catástrofe.

En el presente boletín se hace una actualización de las acciones emprendidas por el CICR para combatir la sequía en los países afectados. En Somalia solamente, alrededor de 1,2 millones de personas se benefician de la asistencia que presta el CICR.

 
1. Somalia 
 

La sequía es inusitadamente grave en las regiones de Gedo, Bajo y Medio Juba y partes de Bay y Bakool. Se han registrado lluvias en algunos lugares, pero sin alcanzar el nivel necesario para una buena cosecha en julio. La población sigue precisando ayuda con urgencia debido a la escasez de alimentos y agua, y al limitado acceso a esos bienes.

La mayoría de los recolectores de aguas pluviales (126 de 130 en los alrededores de Waajid, región de Bakool) están secos o contienen poca agua. Algunos pozos excavados a mano todavía contienen agua, pero su nivel desciende rápidamente y la calidad se está deteriorando por la elevada salinidad del agua subterránea.

Se prevé que el total de la producción anual de cereales (junio de 2005 a mayo de 2006) será el más bajo registrado en un decenio. Dadas las limitadas opciones de migración que tienen los productores agropecuarios (puesto que las regiones transfronterizas enfrentan las mismas o peores condiciones) y las nuevas pérdidas de cosechas, el precio de los cereales ha aumentado notablemente y la relación de intercambio se ha deteriorado. En consecuencia, las posibilidades de generación de ingresos son limitadas. La mayoría de las familias no pueden permitirse el lujo de comer más de una vez al día.

La mortalidad del ganado, especialmente del ganado vacuno, es muy elevada en los valles de Gedo y Juba. Las personas emigran en número inusitadamente alto a zonas ribereñas, tales como la región de Bajo Shabelle, en busca de agua y alimentos. Sin embargo, incluso allí la sequía hace estragos. El agua del río Shabelle se utiliza para beber y cocinar, aunque el río transporta desechos de ciudades grandes como Belet Weyne, lo que constituye un peligro para la salud de las personas y la sanidad animal. Como el nivel del río es muy bajo, su contaminación es cada vez mayor.

La actual crisis es particularmente grave por los años de conflicto armado que han debilitado la capacidad de la población para hacer frente a los problemas. Las deficientes condiciones de seguridad y la violencia han obligado a miles de familias a abandonar sus hogares. Los intensos combates librados la semana pasada en la capital, Mogadiscio, causaron nuevamente un trágico e innecesario sufrimiento a la población, demostrando la inestabilidad de la situación en  Somalia. Más de 220 víctimas de los combates recibieron tratamiento en hospitales respaldados por el CICR.

 
Acción del CICR 
 

En cooperación con la Media Luna Roja Somalí, el CICR continúa realizando una variedad de actividades en las regiones afectadas. El objetivo principal a corto plazo es cerciorarse de que las personas dispongan de suficiente agua y alimentos. Un objetivo a mayor plazo es ayudar a las personas a prepararse para la temporada de lluvias y de plantación, para lo cual se están mejorando los métodos de recolección de aguas pluviales y distribuyendo semillas.

  Proyectos hídricos (Bakool, Bay, Gedo, Bajo y Medio Juba)

  • mejora de pozos de sondeo, pozos excavados a mano y recolectores de aguas pluviales

  • transporte de agua a zonas de difícil acceso

  • distribución de bidones para almacenamiento de agua

Número de beneficiarios: más de 850.000 personas

Actualmente, se trabaja en la mejora de ocho recolectores de aguas pluviales en las regiones de Bakool y Bay. El CICR está enseñando a las comunidades de esas zonas la forma de retirar la tierra que inundó los recolectores durante la última temporada de lluvias. En cada proyecto trabajan entre 80 y 100 personas, quienes reciben las herramientas necesarias, como picos, palancas, baldes y bolsas para arena, así como tres dólares diarios. Ese dinero es suficiente para alimentar a sus familias.

  Distribución de víveres (Bakool, Bay, Gedo y Bajo Shabelle)

     

El CICR y la Media Luna Roja Somalí han distribuido víveres (maíz, alubias y aceite de soja) a unas 270.000 personas. La distribución de víveres continuará en ciertas regiones en coordinación con otros organismos de asistencia humanitaria hasta la próxima temporada de cosecha, en julio.

     

  Distribución de enseres domésticos (Medio Juba)

Después de que un incendio accidental destruyera las viviendas y los bienes de unas 7.500 personas en Salagley, el CICR y la Media Luna Roja Somalí distribuyeron 21,4 toneladas de enseres domésticos. Cada familia recibió una lona impermeable, tres mantas, un juego de utensilios de cocina, un bidón y ropa.

  Distribución de semillas y herramientas ( Galgaduud, Hiraan, Bakool, Bay y Bajo Shabelle)

     

Se distribuyeron semillas (caupí, sésamo y maíz) y herramientas a más de 120.000 agricultores.

  Reducción de las existencias ganaderas  

     

Este sistema consiste en comprar a los criadores el ganado (principalmente cabras y ovejas) que está aún en buen estado de salud, y sacrificarlo de inmediato. Luego la carne se distribuye fresca a las personas vulnerables de la zona, o bien se seca al aire y se transporta a las zonas en las que se ha observado una carencia de proteínas en la alimentación de la población.

  • Sur y centro de la región de Gedo: Los voluntarios de la Media Luna Roja Somalí sacrificaron un total de 10.000 animales. Se beneficiaron de esa acción unas 120.000 personas. La reducción de otras 15.000 cabezas de ganado en beneficio de 90.000 personas está llevándose a cabo en todos los distritos de la región de Gedo.

  • Región de Bakool: Se ha sacrificado un total de 5 .000 animales; la carne se ha distribuido entre 30.000 personas.

 
2. Etiopía 
 

La sequía sigue hacienda estragos en partes del Estado Regional Somalí, en el sureste de Etiopía, así como en los países vecinos, Somalia y Kenia. No ha llovido recientemente. El CICR lleva a cabo sus actividades en el país en cooperación con la Cruz Roja Etíope.

 
Acción del CICR 
 

  Proyectos hídricos (actualmente en marcha en Gode, Afder y en los alrededores de Bare)

  • Transporte de agua a puntos de distribución y almacenamiento (hasta el momento se han abarcado unos 16.000 kilómetros)

  • Establecimiento de instalaciones de almacenamiento de agua en pozos de sondeo en la ciudad de Bare y en las riberas del río Shabelle

  • Instalación de depósitos plegables y tanques " tipo cebolla " en puntos de distribución en los alrededores de Bare

  • Reparación de bombas de agua y suministro de combustible y piezas de repuesto para proyectos de riego a lo largo del río Shabelle (concluido)

     

  Distribución de víveres (Imi Oriental)

  • Aproximadamente 24.000 personas recibieron ayuda alimentaria (maíz, alubias y aceite)

  Distribución de semillas y herramientas (Gode, Fik, Imi Oriental)

  • Unas 7.000 familias recibieron 93 toneladas de sorgo y 14.000 herramientas.

     

  Acceso a la atención médica (Afder, Gode)

  • Suministro de medicamentos y otros artículos médicos a instalaciones sanitarias. Se han beneficiado más de 150.000 personas.

  Tratamiento veterinario (Afder, Gode)

  • Tratamiento de alrededor de 124.000 animales contra parásitos y otras enfermedades.

 
3. Kenia 
 

El epicentro de la sequía sigue localizado en el distrito de Mandera y sus alrededores. Los distritos vecinos de Wajir y Garissa, así como los de Marsabit y Moyale en la provincia oriental se cuentan entre los más duramente afectados. Las escasas lluvias registradas a comienzos de marzo en distintas partes del país no fueron suficientes, lamentablemente, para aliviar de modo significativo la situación en las zonas de pastoreo más afectadas; en consecuencia, las pérdidas de ganado continúan aumentando a un ritmo alarmante.

La Cruz Roja de Kenia, organización que presta asistencia a nivel nacional en casos de desastre, ha intensificado sus actividades para socorrer a las víctimas de la sequía. Su respuesta de emergencia incluye la distribución de víveres, el transporte de agua en camión cisterna, la reparación de puntos de distribución de agua y la reducción de cabezas de ganado.

Hasta finales de marzo, la Cruz Roja de Kenia había comprado y sacrificado más de 18.000 animales, y distribuido cerca de 1.000 toneladas de víveres. La Cruz Roja de Kenia también efectuaba el transporte de agua en camiones cisterna en cinco distritos. Para apoyar es as actividades el CICR:

  • ha puesto a disposición de la Cruz Roja de Kenia camiones y remolques para el transporte de socorros;

  • ha impartido formación al personal de la Cruz Roja de Kenia en la esfera de la gestión de existencias en depósito;

  • ha equipado con radios cuatro vehículos de la Cruz Roja de Kenia.

Como parte de sus actividades en curso, el CICR inició un programa de control de parásitos en el norte de Turkana. Unas 500 familias de agricultores recibieron vales que les daban derecho al tratamiento de 25.000 ovejas y cabras. El tratamiento, que debe empezar esta semana, hará que los animales sean más resistentes a la sequía.

En Orwa (Pokot) y Loyapat (Turkana), se distribuyeron semillas (tomate, col crespa y maíz) y herramientas (azadones, machetes y hachas) a 500 familias de agricultores.