Página archivada:puede contener información desactualizada

Armas autónomas: ¿cuál es la función de los seres humanos?

12-05-2014 Comunicado de prensa 14/78

Ginebra (CICR) – El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) intervendrá en la reunión de expertos que se celebrará esta semana en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra e instará a los gobiernos a que, en las deliberaciones sobre las armas autónomas, se concentren en la cuestión del control humano que cabe ejercer cuando se hace uso de la fuerza.

En esa reunión de cuatro días de duración, convocada por los Estados parte en la Convención sobre ciertas armas convencionales, se sentará las bases para que los Estados comiencen a considerar las cuestiones fundamentales de índole jurídica, ética y social que plantean los sistemas autónomos de armas. En la sesión inaugural que se celebrará mañana, la jefa de la Unidad de Armas del CICR, señora Kathleen Lawand, expondrá los elementos más destacados del nuevo informe resumido que el CICR ha dedicado a ese tema y algunos de los asuntos esenciales que los Estados deben abordar.

"El desarrollo de sistemas autónomos de armas influye profundamente en la evolución de la guerra", afirmó la señora Lawand. "El principal problema radica en que funciones cruciales como la identificación y el ataque de objetivos, incluidos seres humanos, puedan llevarse a cabo sin control humano. El hecho de que se permita a una máquina tomar decisiones de vida o muerte en el campo de batalla, sin la intervención de un ser humano o con una intervención humana reducida, provoca una profunda desazón".

El CICR solicita que las nuevas armas con funciones autónomas sean objeto de un examen jurídico pormenorizado a fin de garantizar que su eventual uso se ajusta al derecho internacional humanitario, requisito de obligado cumplimiento para los Estados que emplean una nueva arma.

En el informe resumido, que se difundirá mañana, se refleja las deliberaciones de la reunión sobre las armas autónomas que el CICR auspició en marzo de 2014, a la que acudieron expertos militares y civiles del gobierno y de la sociedad civil. El interés de este tipo de armas estriba en la posibilidad de incrementar las capacidades militares, al tiempo que se reducen los riesgos para los soldados que las utilizan.

No obstante, la incertidumbre acerca de la capacidad de un arma totalmente autónoma para emitir los juicios complejos y adaptados al contexto que exige el derecho internacional humanitario ocasiona una persistente preocupación. Por ejemplo, en el fragor de la batalla, ¿podrá un arma autónoma distinguir entre un civil y un combatiente? ¿Podrá desactivar un ataque que entrañe consecuencias excesivas para los civiles? "Ello supone un ingente desafío en materia de programas que quizás resulte imposible de superar", añadió la señora Lawand.

Si bien los sistemas contemporáneos de armas ya incluyen funciones autónomas, en el informe resumido, se hace hincapié en que, conforme aumente su grado de autonomía, es posible que sean menos previsibles y ello genera dudas sobre el modo en que se puede garantizar la adecuación de su funcionamiento a la legislación.

El debate sobre las armas autónomas no se circunscribe a asuntos complejos de índole jurídica y técnica, sino que plantea interrogantes fundamentales sobre la función de los seres humanos a la hora de tomar decisiones letales en situación de conflicto armado. La pregunta decisiva que quizás quepa formular es si las armas autónomas son compatibles con los principios de humanidad y, en caso afirmativo, bajo qué condiciones.

Para más información:
Ewan Watson, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 33 45 ó +41 79 244 64 70
 

Fotos

 

© Reuters / K. Kyung Hoon