Página archivada:puede contener información desactualizada

Kenia: actividades del CICR entre diciembre de 2007 y enero de 2008

21-01-2008 Resumen de actividades

Resumen de las actividades del CICR desde el comienzo de la violencia que siguió a las elecciones del 27 de diciembre de 2007.

La situación sigue tensa, especialmente en Nairobi, el Valle del Rift, Kenya occidental y Mombassa. A pesar de los esfuerzos internacionales de mediación, no hay signos de que vaya a alcanzarse pronto una solución política de la situación. El jueves 15 de enero, el Parlamento abrió con la jura de los miembros de la Asamblea y la designación, luego de una elección reñida, de su presidente, el candidato del opositor Movimiento Democrático Naranja (ODM, por su sigla en inglés). No está previsto que el Parlamento retome sus actividades sino hasta mediados de marzo.

El ODM había programado una protesta masiva para los días 16, 17 y 18 de enero. Una combinación de controles policiales y mal clima mantuvo la protesta contenida. Sin embargo, varias personas murieron o resultaron heridas durante varias escaramuzas con la policía y en incidentes que involucraron a bandas locales. El 18 de enero, el ODM anunció la suspensión de las protestas masivas y llamó a boicotear compañías vinculadas con miembros del gobierno. Al día siguiente, anunció que las protestas serían retomadas a partir del 24 de enero.

Personas desplazadas en el Valle del Rift y en Kenia occidental han abandonado los campamentos pequeños donde buscaron refugio inicialmente y se han reunido en campamentos mayores o se han trasladado hacia sus lugares de origen al sur o al este. Esto significa una dura prueba para las comunidades de acogida y causa tensiones entre los residentes y los recién llegados. Se estima que unas 110.000 personas permanecen aún en los campamentos.

Desde el inicio de la violencia, la Cruz Roja de Kenia, con el apoyo del CICR, ha entregado alimentos y artículos de primera necesidad a los desplaza dos. Las Naciones Unidas y otras organizaciones han contribuido también con los esfuerzos de asistencia. Se han distribuido raciones de comida y artículos esenciales en las regiones afectadas y se han practicado reparaciones de emergencia para asegurar el funcionamiento de los sistemas de agua y saneamiento. Los servicios de salud comunitarios han sido reforzados y se crearon unidades móviles de salud.

Salvo que se produzca una nueva ola de violencia y desplazamiento, se pondrá especial atención, en las próximas semanas, a las tareas de reconstrucción y rehabilitación, a la asistencia de las personas que se han establecido en otras regiones, y a la atención de las necesidades de las comunidades de acogida, también afectadas por los acontecimientos.

" El CICR está preocupado por el grado de sufrimiento de todos los habitantes de Kenia " , dijo el jefe de la delegación regional del CICR en Nairobi, Pascal Cuttat. " Instamos a todas las partes a respetar la vida y la dignidad humanas en toda circunstancia " .

  Respuesta del CICR y la Cruz Roja de Kenia  

Voluntarios de la Cruz Roja de Kenia (CRK) han estado presentes desde el comienzo de la violencia en todas las zonas afectadas, prestando primeros auxilios y practicando evacuaciones médicas. Con el apoyo del CICR y de otras organizaciones, la CRK ha distribuido entre los desplazados comida y artículos de primera necesidad como lonas, colchonetas, utensilios de cocina, mosquiteros y jabón. La CRK distribuyó también alimentos para unas 12.000 familias de varios barrios marginales de Nairobi.

Equipos conjuntos del CICR y la Cruz Roja de Kenia han estado visitando campamentos de desplazados en la región occidental del país y en el Valle del Rift a fin de asegurar el adecuado suministro de agua potable y el apropiado funcionamiento de las instalaciones sanitarias. Donde fue necesario, instalaron letrinas, bolsas para almacenar el agua y surtidores.

Con el apoyo del CICR, la CRK ha establecido equipos de búsqueda en las zonas afectadas para ayudar a las familias dispersas por los acontecimientos a restablecer el contacto, especialmente en los casos de niños no acompañados, adultos mayores y discapacitados. La CRK ha registrado más de 150 casos de niños separados de sus familias y ha logrado resolver más de 120.

La CRK está siguiendo también los casos de 150 adultos que han perdido el contacto con sus familias. Otros 100 casos han podido resolverse en el lugar mediante medidas improvisadas, como permitir el uso de los teléfonos móviles de la Cruz Roja. La CRK ha creado también una línea directa, con números locales en siete ciudades y pueblos de las áreas afectadas, a fin de atender nuevos pedidos de búsqueda.

Equipos de ayuda psicosocial de la CRK han dado consejo tanto a los voluntarios como a las personas desplazadas o afectadas de alguna manera por los acontecimientos.

Al primero de enero, un cirujano del CICR ha sido enviado a Eldoret para ayudar a los cirujanos de los hospitales locales en la adopción de métodos de trabajo que les facilitaran la atención de la gran cantidad de heridos ocasionados por incidentes particularmente violentos registrados en la zona. Un equipo quirúrgico de cuatro personas permanece en el Hospital Escuela Moi, en Eldoret, para dar tratamiento a víctimas de quemaduras o de heridas de gran complejidad. Un total de 42 pacientes fueron atendidos por los equipos quirúrgicos del CICR.

Además, el CICR proveyó al hospital de material para atender a 100 heridos de arma de fuego, y entregó batas, material de sutura y vacunas antitetánicas. Otros suministros médicos fueron puestos a disposición de los hospitales costeros provinciales de Mombassa a través de la Cruz Roja de Kenia.

Un equipo forense del CICR viajó de Ginebra a Eldoret para ayudar a las autoridades de la morgue local a emplear los procedimientos necesarios para asegurar la identificación de los cuerpos y a recibir a las familias que llegan a identificar los restos de sus seres queridos. El CICR suministró bolsas para cadáveres, guantes, formaldehído y contenedores refrigerados.

  Hechos y cifras  

Desde el inicio de la operación, a fines de diciembre, hasta el 15 de enero, el CICR:

· ha entregado 16 toneladas métricas de BP5 (un suplemento nutricional) para ser distribuido en Nakuru y Kisumu;

· ha entregado 16.500 juegos de artículos de primera necesidad para ser distribuidos por la CRK en Bungoma, Eldoret, Kisumu, Mombasa, Nakuru y Nyeri. Cada juego contenía dos colchonetas, un bidón, un cubo, una lona, dos mosquiteros y jabón;

· aseguró la calidad de los servicios de agua y saneamiento en favor de más de 17.000 desplazados mediante la instalación de letrinas, surtidores y bolsas de agua y entregando tabletas purificadoras;

· proveyó dos juegos de material médicos para asegurar el tratamiento de 200 heridos por armas de fuego y 300 kilogramos de suministros médicos varios;

· desplegó 19 camiones y otros vehículos como camionetas y vehículos todoterreno a fin de apoyar sus operaciones;

· desplegó dos aviones y un helicóptero para transportar suministros y personal a las zonas afectadas;

· instaló depósitos desmontables en Bungoma y Kisumu;

Para asistir las operaciones, un equipo de delegados fue enviado desde Ginebra para colaborar con el personal que ya estaba en Kenia. Al 15 de enero, el CICR desplegó 40 expatriados y 155 empleados nacionales para cubrir sus operaciones en el país, que se sumaron a los 135 empleados locale s que ya trabajaban en su centro regional de logística. Además, se abrieron nuevas oficinas en Kisumu y Eldoret.