Alaa Badarneh/ICRC

El CICR crea un nuevo fondo destinado a iniciativas de largo plazo para el clima y el medio ambiente

Artículo 17 enero 2022

Las personas que viven en países afectados por conflictos armados se encuentran entre las más vulnerables a los efectos del cambio climático.

La combinación de conflictos, inseguridad alimentaria y aceleración del cambio climático provoca desplazamientos, alimenta tensiones y crea necesidades humanitarias a gran escala. Lo estamos observando muy de cerca en numerosos lugares donde desempeñamos nuestras actividades: en la región del Sahel, el Cuerno de África y mucho más allá.

Por otra parte, cuando realizan actividades vitales, las organizaciones humanitarias como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) producen gases de efecto invernadero, generan residuos (a veces peligrosos) y consumen recursos naturales, entre ellos el agua, que acentúan los problemas climáticos y ambientales.

En 2021, el CICR y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional) dirigieron en forma conjunta un amplio proceso consultivo en todo el sector humanitario para elaborar la Carta sobre el clima y el medio ambiente para organizaciones humanitarias.

En consonancia con la Carta, el CICR ha adoptado un primer conjunto de tres objetivos organizacionales:

  • Para 2025, todos nuestros programas habrán considerado los riesgos climáticos y ambientales.
  • Para 2025, se habrá fortalecido –entre los Estados y las partes en conflicto– la sensibilización, la comprensión y la implementación del derecho internacional humanitario que protege el medio ambiente gracias a la acción bilateral y multilateral del CICR, así como de publicaciones y herramientas jurídicas.
  • Para 2030, las emisiones de gases de efecto invernadero del CICR se habrán reducido al menos un 50 % en comparación con los niveles de 2018.

El CICR presentó su Fondo de Transición para el Clima y el Medio Ambiente, creado con miras a alcanzar estos objetivos.

"Este fondo será crucial para posibilitar nuestra transición hacia una organización consciente de los factores climáticos, adaptable y sostenible", afirma el presidente del CICR, Peter Maurer. "Movilizará fondos adicionales de fuentes públicas, privadas y filantrópicas para apoyar las numerosas iniciativas necesarias para acelerar este proceso. Nos guía una aspiración clara: predicar con el ejemplo y propiciar la evolución del sector humanitario hacia una acción más firme en favor del clima."

Los nuevos modelos de financiación pueden favorecer las actividades humanitarias esenciales

El Fondo de Transición del CICR para el Clima y el Medio Ambiente permitirá esta transformación a través de dos ejes de acción complementarios:

  • El primer eje de acción, a partir de enero de 2022, se centrará en la descarbonización de las instalaciones del CICR. Como primera medida, mediante la adecuación ecológica de nuestra infraestructura en los siete países donde consumimos más combustible para generadores –gracias a una inversión inicial de 15,3 millones de francos suizos– ahorraremos hasta 140.000 toneladas de emisiones de CO2 en 20 años, así como entre 30 y 50 millones de francos suizos en el mismo período.
    Estos ahorros se reorientarán hacia las actividades humanitarias. A mediano plazo, se incorporarán más delegaciones del CICR en otros países, lo que generará un ahorro adicional de CO2 y de recursos financieros.
  • A partir de 2023, el segundo eje de acción abarcará actividades más amplias en materia de clima y medio ambiente. Contemplan iniciativas cuyo objetivo apunta a integrar los riesgos climáticos y ambientales en los programas y las actividades operacionales del CICR, maximizar la sostenibilidad ambiental de nuestras actividades y ayudar a las comunidades a adaptarse a los efectos combinados de los conflictos y el cambio climático. Cuando estas actividades se llevan a cabo con nuestros socios del Movimiento, los recursos del fondo pueden prestar apoyo a estos socios directamente.

Las necesidades de financiamiento completas de conformidad con las aspiraciones del CICR hasta 2030, incluidos ambos ejes de acción, se evaluarán durante 2022. La Fondation Lombard Odier proporcionó una financiación inicial destinada a las tareas de investigación y de concepción del Fondo.

Antes del lanzamiento oficial, el 17 de enero, el CICR ha recibido la confirmación de alrededor de tres millones de francos suizos en contribuciones de la Fundación para el CICR, el Gobierno de Liechtenstein y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

Debido a la naturaleza a largo plazo del proyecto, el Fondo de Transición del CICR para el Clima y el Medio Ambiente tendrá la estructura de un mecanismo plurianual. Su financiación consistirá en una combinación de subvenciones de fuentes públicas, privadas y filantrópicas, además de un préstamo inicial procedente de los propios recursos financieros del CICR. En 2022 se estudiará un mecanismo de reembolso y reposición de fondos para su implementación en 2023. También se analizará la posibilidad de abrir el Fondo a la inversión privada.

Existen otras oportunidades de colaboración dentro del proyecto. El CICR busca la participación de todos los sectores, incluido el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, las empresas privadas del sector energético o con experiencia en sostenibilidad ambiental, el mundo académico y las organizaciones sin ánimo de lucro. Los socios de conocimiento para el proyecto incluyen el Centro del Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y el Acelerador de Ambición Climática.

El CICR y los nuevos modelos de financiación

El Fondo de Transición del CICR para el Clima y el Medio Ambiente forma parte de una serie de enfoques financieros innovadores que estamos elaborando con los siguientes objetivos:

  • Obtener fuentes alternativas de financiación humanitaria y ampliar la base de recursos
  • Permitir la colaboración y las asociaciones entre los sectores de los ámbitos humanitario, de desarrollo y privado, generando nuevas formas de trabajo.

El Fondo de Transición del CICR para el Clima y el Medio Ambiente se basa en los resultados positivos y las enseñanzas del "bono de impacto humanitario". El CICR se ha fijado el ambicioso objetivo de movilizar el 5 % de sus ingresos a partir de finanzas innovadoras para 2030: 150 millones de francos suizos al año.