Colombia, vivir en medio del conflicto: Episodio 1 - Una segunda oportunidad

Los episodios se estrenarán individualmente cada 15 días y se podrán leer en nuestra página web.

21 abril 2021
Colombia, vivir en medio del conflicto: Episodio 1 - Una segunda oportunidad

Mientras es padre y madre de dos niñas, Jorge Enrique se gana la vida alquilando lavadoras puerta a puerta. Años atrás, Jorge vivía y trabajaba la tierra en una zona rural de Norte de Santander hasta que en la mañana del 4 de noviembre de 2008 ocurrió algo que cambiaría su vida para siempre.

Transcripción

[Jorge Pérez]: Mi nombre es Jorge Enrique Pérez. En este momento tengo 54 años. Hago las veces de padre y madre para dos niñas que tengo y en este momento me dedico a un alquiler de lavadoras puerta a puerta.

[Deysa Rayo]: Esta no ha sido siempre la ocupación de Jorge Enrique. Hasta hace 12 años él se dedicaba a trabajar la tierra en una vereda ubicada en Norte de Santander, en el nororiente de Colombia.

Y esa era la labor que realizaba el 4 de noviembre de 2008, cuando como de costumbre salió a trabajar.

[Jorge Pérez]: Yo me levanté y salí a laborar la tierra, y pisé el campo minado perdiendo mis dos piernas, pues uno sabía que de pronto en esa zona había peligro...

[Deysa Rayo]: Bienvenidos a "Colombia: vivir en medio del conflicto". Soy Deysa Rayo y los estaré acompañando en este espacio creado por el Comité Internacional de la Cruz Roja para compartir las historias que están detrás de las estadísticas, historias de personas que, como Jorge Enrique, se enfrentan a la adversidad, se levantan, trabajan y hoy quieren compartir sus experiencias para evitar que más colombianos sufran accidentes similares.

Cada día al menos una persona es víctima de artefactos explosivos en Colombia.

En 2020 las vidas de 389 colombianos cambiaron drásticamente tras sufrir un accidente por uno de estos artefactos como consecuencia del conflicto armado y la violencia.

[Deysa Rayo]: Antes de empezar advertimos que este episodio puede contener descripciones sensibles, que no son aptas para todo público.

[Deysa Rayo]: El artefacto explosivo que afectó a Jorge Enrique estaba muy cerca de un colegio y de decenas de niños que cada día debían transitar por la zona.

Jorge no fue el único afectado por la explosión de ese día.

[Jorge Pérez]: Sí, estaba con otros dos muchachos más, y ellos fue más suave el accidente, pero también sufrieron el accidente conmigo.

[Deysa Rayo]: En los últimos 3 años el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha registrado 962 víctimas que, como Jorge, sufrieron accidentes por artefactos explosivos.

Durante 2020 el CICR documentó que el 77 % de las víctimas se concentró en tan solo cinco departamentos: Nariño, Antioquia, Cauca, Valle del Cauca y, precisamente, Norte de Santander, que con 80 víctimas fue el departamento más afectado por la presencia de estos artefactos explosivos en Colombia.

Muchas de las víctimas que sobreviven, como Jorge, sufrieron una experiencia traumática, que no solo deja secuelas físicas, sino que repercute en su salud mental y en la de su entorno familiar.

[Jorge Pérez]: En el momento es muy duro uno tener que mirarse sin las dos piernas, ya vuelto pedazos, porque eso queda uno es listo, listo. De ahí en adelante lo que es el proceso, lo que es psicología, lo que ya es hacer acceso a la prótesis. Salir adelante...

[Deysa Rayo]: Su familia y el deseo de salir adelante llevaron a Jorge a rehacer su vida.

El proceso no fue fácil, pero gracias al apoyo de sus seres queridos y de profesionales de la salud, poco a poco logró levantarse.

[Jorge Pérez]: Ya ir al centro de rehabilitación, ya ir a la psicología, ya me dijeron "se le va a hacer un par de prótesis y con ellas usted va a seguir luchando, todo lo que usted se proponga salir adelante". Y eso lo he hecho, he salido adelante; ya me hicieron la prótesis, ya comencé a dar los primeros pasos. Gracias a Dios ya hoy en día soy dependiente [sic], no me queda grande nada, lo que me proponga eso lo hago... hoy en día aceptar que me faltan mis dos piernas, vamos pa' adelante porque ese es el deseo de vivir.

[Deysa Rayo]: Al compartir su historia, Jorge quiere evitar que otros colombianos sean víctimas de los artefactos explosivos.

Antes del accidente, Jorge no sabía que él, su familia, sus vecinos y cualquier persona estaban en riesgo.

[Jorge Pérez]: En ese momento yo desconocía que podía haber minas antipersonal por ahí... En ese tiempo no, yo no era sabedor. Hoy en día si soy sabedor de qué debo hacer o no debo hacer...

[Deysa Rayo]: Hoy Jorge sabe que la información puede marcar la diferencia, puede salvar vidas y proteger la integridad de las personas.

[Jorge Pérez]: ... siempre por caminos seguros, no acercarse uno donde haiga [sic] una casa sola, algo que uno no haiga [sic] botado no lo recoja porque ahí puede estar eso minado; un casco, una linterna, un celular, cualquier cosa.

[Deysa Rayo]: Y también es importante aprender a reconocer los tipos de artefactos explosivos que ponen en riesgo a los habitantes de diferentes territorios colombianos, en especial a quienes viven en zonas rurales.

Hay varias clases de artefactos como las minas antipersonal, las municiones sin explosionar y las trampas explosivas.
¿Pero cómo identificar cada uno de ellos?

Las minas antipersonal son artefactos explosivos activados por la presencia, la proximidad o el contacto de la propia víctima.

Las municiones sin explosionar son artefactos explosivos como balas, bombas, granadas, cohetes, proyectiles, entre otros, que no han explosionado después de ser usados o que han quedado olvidados en lugares donde hubo combates, asentamientos o paso de grupos armados.

Las trampas explosivas son artefactos explosivos camuflados en objetos de uso común, así como las minas antipersonal y las municiones sin explosionar.

Las trampas explosivas están diseñadas para ser activadas por la presencia, la proximidad o el contacto de la propia víctima. Muchos objetos o lugares comunes pueden ser trampas explosivas, por ejemplo: un paquete de cigarrillos, un reloj, un billete, un libro, un radio, un balón, una casa abandonada, entre otros.

Sin importar su forma, todas ellas causan daños graves. Por eso es importante evitar cualquier objeto o situación donde puedan encontrarse estos artefactos.

[Deysa Rayo]: En los últimos años el Comité Internacional de la Cruz Roja ha identificado un aumento preocupante en el número de eventos por artefactos explosivos.

La presencia de artefactos explosivos genera consecuencias humanitarias directamente en la población civil, que está protegida por las normas de la guerra.

El CICR asiste a las personas víctimas de artefactos explosivos y apoya a las comunidades para que elaboren sus planes de contingencia, teniendo en cuenta sus propios mecanismos de respuesta con el fin de prevenir accidentes por artefactos explosivos.

Gracias por escucharnos. Soy Deysa Rayo y este es el podcast "Colombia: vivir en medio del conflicto".

Agradecemos a Jorge Enrique Pérez por compartirnos su historia con el propósito de ayudar y prevenir a otras personas. La reportería y el guión son de Clara Araújo y Juan Gabriel Luna, y la producción es de Akorde Podcast.

Gracias por escucharnos. Hasta la próxima.

 ← VOLVER A LA PÁGINA DEL CICR EN COLOMBIA