Conflicto en Yemen: se necesita una solución política para poner fin a los sufrimientos

11 agosto 2015

 En las incómodas condiciones del hospital Al-Mansoura, en Adén, el personal médico hace todo lo que puede. El calor y el polvo no facilitan las cosas. Los cortes de electricidad y de agua complican más aún la situación.

Hay lapsos de relativa calma, seguidos de períodos de actividad intensa, cuando llegan más heridos. "Los efectos de los enfrentamientos y de las restricciones a la importación tienen consecuencias dramáticas para la asistencia de salud en distintas partes del país", dice Peter Maurer, presidente del CICR.

"No se pueden importar medicamentos y la asistencia médica a los pacientes se está deteriorando. Los equipos no funcionan debido a la escasez de combustibles. Es una espiral descendente pavorosa, que pone en riesgo miles de vidas".

El presidente del CICR observa los daños en la parte vieja de la ciudad de Saná../CC BY-NC-ND/CICR/H Al-Ansi

El señor Maurer se expresó de este modo durante su visita de tres días a Yemen, donde los enfrentamientos recientes causaron 4.000 muertos y 1,3 millones de desplazados. El presidente del CICR se reunió con algunos de los principales funcionarios del país para dialogar acerca de la situación humanitaria.

En Saná, la capital, algunos edificios en la parte vieja de la ciudad sufrieron graves daños y los residentes se han visto obligados a dejar sus hogares. En otras zonas del país, la situación es mucho peor.

El CICR distribuye paquetes de alimentos a las personas más vulnerables, como estas familias desplazadas, en Bani Mansour, cerca de Saná./CC BY-NC-ND/CICR.

"La situación humanitaria es catastrófica. El mundo necesita tomar conciencia de lo que está pasando", dijo el señor Maurer. Desde el comienzo del año, el CICR ha ayudado a proporcionar agua a más de dos millones de personas y ha distribuido alimentos y otros artículos esenciales para más de 100.000 personas. También prestan apoyo los equipos de cirugía del CICR, formados por especialistas en heridas de guerra.

"Yemen se está desmoronando. Es urgente que se permita el libre movimiento de bienes hacia el país y dentro de éste. Se debe facilitar el suministro de alimentos, agua y medicamentos. Es imprescindible centrar la atención cuanto antes en la búsqueda de una solución política", dijo el señor Maurer.