Duplicar la respuesta de emergencia ante la crisis en Siria

02 abril 2015
Duplicar la respuesta de emergencia ante la crisis en Siria
©Epa / S. Suna

Se necesitarán al menos otros cinco años más de intensa acción humanitaria y, para ello, el Movimiento necesitará un apoyo a largo plazo para sus actividades.

Declaración del presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, III Conferencia de promesas para Siria
Kuwait, 31 de marzo de 2015

Su Alteza, Emir Jeque Sabah Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, Señor Secretario General, Excelencias, señoras y señores:

Es difícil mantener la esperanza cuando la crisis en Siria inicia su quinto año.

Las cifras del sufrimiento son enormes y conocidas: más de 200.000 muertos, un millón de heridos y cerca de cuatro millones de sirios que han huido al extranjero, lo que representa una fuerte presión financiera y social para los países vecinos.

Con suma frecuencia se han ignorado las normas que protegen a quienes no participan en las hostilidades. Se han cometido ataques contra hospitales y contra civiles; y las personas más vulnerables que tienen derecho a recibir el mayor grado de protección por lo general han sido las principales víctimas.

Se trata de una crisis regional de una escala sin precedentes.

Pero, en ocasiones, surgen algunos momentos de esperanza en medio de tan desoladora situación.

Nuestra oficina en Damasco recibió recientemente un mensaje de correo electrónico del único hospital de niños que sigue funcionando en Alepo oriental. Contenía fotografías de incubadoras donde se mantenía a recién nacidos abrigados en sus primeras horas de vida.

Las incubadoras funcionaban porque el CICR, junto con voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria, había llevado un generador de electricidad cruzando la línea del frente.

Ese fue un pequeño logro, conseguido gracias a nuestra capacidad, como organismo humanitario neutral, de negociar un paso seguro en determinados lugares.

El año pasado, el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria duplicaron el número de veces en que pudieron cruzar la línea del frente.

Pero ¿cómo podremos mantener estos pequeños logros, dadas las crecientes necesidades y los continuos obstáculos que se interponen para llegar a muchas de las personas que necesitan ayuda?

Me preocupa que los recursos y la paciencia de la población siria, las comunidades anfitrionas y los Gobiernos de la región lleguen a su límite.

Sabemos que este conflicto persistirá, y que los refugiados sirios no podrán regresar pronto a casa.

Se necesitarán, al menos, otros cinco años más de intensa acción humanitaria.

Con su ayuda, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está preparado para duplicar sus ya elevados niveles de respuesta a la crisis en Siria y la región.

Su Alteza, este conflicto ha sido brutal e implacable.

Se necesita un cambio de dirección.

Se necesita mayor respeto del derecho internacional humanitario, que establece una distinción entre combatientes y quienes no participan en las hostilidades.

Se necesita proteger a las personas vulnerables y a los servicios médicos. Los trabajadores humanitarios deben poder desempeñar su labor en condiciones seguras.

Pido a todos los que tienen influencia en las partes en el conflicto que velen por el respeto de estas normas vitales.
En nombre del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, les agradezco su apoyo.