Filipinas: los agricultores afectados por la sequía en Cotabato del Norte reciben alimentos

27 mayo 2016
Filipinas: los agricultores afectados por la sequía en Cotabato del Norte reciben alimentos
CC BY-NC-ND / CICR / Lany dela Cruz

En las zonas afectadas por conflictos en la provincia de Cotabato del Norte (Filipinas), la pérdida de las cosechas ha causado una grave escasez de alimentos. El CICR y la Cruz Roja de Filipinas han distribuido ayuda alimentaria a casi 30.000 personas en dos de las comunidades damnificadas.

Hay más de 280 kilómetros cuadrados de tierras agrícolas afectadas y 12.000 familias de agricultores perdieron entre el 70 y el 100 por ciento de sus cultivos de arroz, maíz, coco y plátano. En los pueblos de las tierras altas, las familias comenzaron a sentir hambre en octubre del año pasado. Tuvieron que comer mandioca silvestre, que es tóxico si no se lo prepara con cuidado.

La sequía se debe a "El Niño", parte de un complejo fenómeno climático ligado a los cambios cíclicos en las temperaturas de los océanos.

The community corn thresher, sitting idele in the village storehouse

CC BY-NC-ND / CICR / Lany dela Cruz

Efrén Sipada, de Sundungan, en el municipio de Presidente Roxas, nos mostró la trilladora de maíz de la comunidad, parada en el depósito del pueblo. "La última vez que la utilizamos fue hace seis meses", explica. "Sembramos antes de Navidad, pero la cosecha fue apenas suficiente para que comiéramos."Antes, esta región era conocida como la "canasta verde de las Filipinas", una reputación que, por el momento, se ha perdido. "Estoy deseando oír el sonido de esta trilladora nuevamente," nos dice Sipada.

Manobo woman and child

CC BY-NC-ND / CICR / Lany dela Cruz

Uno de los pueblos más afectados en Presidente Roxas es Datu Indah, un dominio ancestral de la tribu Manobo. Los agricultores locales dependen únicamente de la lluvia y otras fuentes naturales como los ríos para regar sus campos. El pueblo está alejado y ha recibido poca ayuda.

El agricultor Arturo Beres nunca ha visto nada igual. "He vivido en Datu Indah toda mi vida. Esta es la peor sequía que he experimentado. Las hortalizas que dieron frutos, como las berenjenas, no se pueden comer porque se pusieron amargas. Como padre, me siento acongojado porque no puedo alimentar a mi familia adecuadamente".

Pablo Impit, who collapsed with heat exhaustion and is unable to work

CC BY-NC-ND / CICR / Lany dela Cruz

Pablo Impit sufrió un colapso debido a un golpe de calor mientras juntaba leña en enero. Sin dinero para medicamentos, se ve obligado a permanecer en su casa mientras sus hijos buscan trabajo en las ciudades de Davao y Cotabato, a tres horas de distancia.

People collect food and essential supplies at a joint ICRC/Philippine Red Cross distribution

CC BY-NC-ND / CICR / Lany dela Cruz

El CICR y la Cruz Roja de Filipinas han distribuido alimentos a casi 30.000 personas en Presidente Roxas y Magpet, dos municipalidades afectadas por la sequía en la provincia de Cotabato del Norte.

Las familias recibieron arroz, sardinas en lata, aceite de cocinar, salsa de soja, azúcar, sal y artículos de higiene básica.

"Mis hijos van a estar muy felices", exclamó Marilyn Tampis, de Bato-Bato, mientras recogía sus suministros. "Estoy impaciente por llegar a casa y mostrarles lo que hay dentro de la bolsa. ¡Nunca pensé que el CICR viajaría a zonas como la nuestra para ayudarnos!"

Rolio Sadio, who is waiting to collect food

CC BY-NC-ND / CICR / Lany dela Cruz

Rolio Sadio, de Barangay Balite, y su hijo de 3 años esperan su turno durante la distribución de alimentos.

"Perdí todo mi maíz, pero logré guardar una pequeña bolsa de semillas para plantarlas cuando lleguen las lluvias. Los alimentos que recibimos del CICR son una gran ayuda para todos nosotros, porque vivimos en una de las comunidades más distantes", dijo.

La entrega de esta ayuda no fue una tarea fácil, ya que las poblaciones afectadas se encuentran en regiones remotas y las carreteras son malas. Cuando el alimento escasea en las comunidades rurales, la única opción es comer las semillas que se han reservado para la siembra. La ayuda alimentaria proporcionada por el CICR y la Cruz Roja de Filipinas tiene por objeto evitar esta situación. Además, gracias a esta ayuda de emergencia las familias pueden guardar su dinero para financiar la siembra de la próxima temporada.

Suscríbase a nuestro boletín