Lago Chad: el presidente del CICR pide al mundo que aborde urgentemente una “inmensa tragedia humana”

14 octubre 2016

Niamey/Ginebra (CICR) - El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, finalizó hoy una misión de dos días a Níger. A cientos de miles de personas en toda la región de Lago Chad no les llega la ayuda que necesitan para sobrevivir, y el señor Maurer pidió un mayor esfuerzo de la comunidad internacional, constante y a largo plazo, para responder a las enormes necesidades de los cuatro países afectados.

En la región de Diffa, en Níger, el señor Maurer visitó Garin Wanzam, una aldea cuya población de 1.500 habitantes se multiplicó por veinte en solo 72 horas en junio, cuando se convirtió en refugio de personas que huían desesperadamente de los enfrentamientos en las zonas cercanas. Ahora aloja a 30.000 personas desplazadas, que dependen de la ayuda humanitaria y todavía tienen miedo de volver a sus hogares. Garin Wanzam tiene solo un pozo para toda la aldea y no puede hacer frente a la llegada inesperada de tantas personas. Necesita apoyo de emergencia permanente.

"Me han conmovido profundamente las personas que he conocido esta semana. Hay muchas vidas rotas. La aldea de Garin Wanzam es solo un ejemplo de la inmensa tragedia humana que atraviesa toda la región de Lago Chad, donde alrededor de 2,6 millones de personas han sido expulsadas de sus hogares y más de 6 millones están inmersas en una lucha diaria por conseguir alimentos", señaló Maurer.

El presidente del CICR también pidió a todas las partes en el conflicto regional que protejan y respeten a los civiles, los detenidos y los heridos, conforme a sus obligaciones según el derecho internacional humanitario. "La mera escala del sufrimiento aquí es inimaginable. La guerra ha sembrado el caos en millones de vidas: ha separado familias y destruido el acceso a alimentos, agua, educación, alojamiento, atención de salud. El flagelo de la violencia sexual ha dejado horribles cicatrices físicas y psicológicas. Muchas personas han quedado estigmatizadas y, cuando regresan a sus comunidades, las reciben con desconfianza, lo cual provoca todavía más división."

En Niamey, Maurer se reunió con el presidente de Níger, Mahamadou Issoufou, y el primer ministro Brigi Rafini, así como con el secretario general de la gobernación de Diffa y otros altos funcionarios. Debatieron la situación humanitaria de las personas afectadas por la violencia y se plantearon formas de mejorar su seguridad económica y protegerlas de los efectos del conflicto. El presidente Maurer destacó la voluntad del CICR de mantener su apoyo a la población de Níger con sus programas humanitarios, y su deseo de reforzar los servicios humanitarios en los lugares de detención.

"La ayuda humanitaria no puede abordar los reclamos subyacentes que impulsan este conflicto. Una respuesta militar no puede lograr por sí sola una solución. Para cambiar la vida de millones de personas en la región de Lago Chad, necesitamos un mayor compromiso y una participación coordinada de los dirigentes políticos y la comunidad de ayuda al desarrollo. Los gobiernos de la región necesitan más apoyo internacional", señaló Maurer.

El CICR realiza actividades humanitarias sustanciales en toda la región de Lago Chad. Durante la primera mitad de este año, la Institución entregó alimentos a más de 500.000 personas desplazadas. Su presupuesto general para la región en 2016 asciende a 136 millones de francos suizos.

Para más información o para solicitar entrevistas:
Elodie Schindler, CICR Ginebra, tel.: +41 22 730 2186 o +41 79 217 32 17
Ewan Watson, CICR Ginebra, tel.: +41 22 730 3345 o +41 79 244 64 70; @EWatsonICRC

Suscríbase a nuestro boletín