Personas del CICR y personas migrantes conversan junto a las vías del tren. Foto: A.Falcón/CICR

México: Balance Humanitario 2021-2022

Informe 15 marzo 2022 México

Desde hace años la violencia en México ha provocado múltiples consecuencias humanitarias: homicidios, desapariciones, desplazamientos, separación de familias. Ello incluye a las personas migrantes que enfrentan en su paso diferentes peligros y a las comunidades cercadas de miedo por la presencia de grupos armados. A ello hay que sumar los estragos generados por la pandemia.

 

Pese a la interminable pandemia por COVID-19, los flujos migratorios aumentaron en 2021. Aunado a ello, el incremento en el número de solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado en México alcanzó un máximo histórico. Las personas migrantes se ven obligadas a tomar rutas cada vez más peligrosas, exponiéndose a múltiples riesgos. Para brindarles protección y asistencia continuamos trabajando con la Cruz Roja Mexicana y albergues de la sociedad civil, y mantenemos un diálogo bilateral y confidencial con las autoridades con el fin de compartir las observaciones y recomendaciones acerca de la vulnerabilidad que enfrentan las personas migrantes en México. 

En este país casi 100 000 personas viven con la incertidumbre de no conocer la suerte y paradero de sus seres queridos; la pandemia tampoco ha detenido sus esfuerzos para buscarlos, ni nuestros esfuerzos para acompañarlos en el conocimiento y ejercicio de sus derechos. Además, trabajamos de la mano con las autoridades para que las personas fallecidas no identificadas sean tratadascon dignidad, puedan recuperar su identidad y ser restituidas a sus familias.

En comunidades afectadas por la violencia apoyamos iniciativas que faciliten el acceso de las personas a servicios esenciales, y fortalezcan el tejido social. El CICR también visitó lugares de detención con el fin de que las personas privadas de libertad gocen de un trato y condiciones de vida dignos, conforme al derecho internacional.

El CICR en México seguirá trabajando para responder a las consecuencias, visibles e invisibles de la violencia.

Texto: Editorial. Normalizar la violencia no anula sus consecuencias. Miguel Ramírez, jefe de operaciones del CICR en México

Hace más de dos años Nancy tuvo que despedirse de su hijo Manuel. Mientras lo sostenía entre sus brazos, luego de que recibiera varios disparos, le hizo una promesa: sus nietos no vivirían lo que él padeció. Su caso fue titular de un día y luego su nombre pasó a ser uno más de los que integran las estadísticas de un México impactado por asesinatos violentos y otros delitos.

Perder un hijo o un familiar por la violencia es la historia de decenas de miles de personas en México. Como la experiencia de Nancy hay muchas similares, repetidas, reproducidas en los noticieros a diario, escuchadas en las pláticas de sobremesa una y otra vez, y olvidadas una y otra vez. 

Siga leyendo "Normalizar la violencia no anula sus consecuencias"

Imagen de una persona migrante y una persona del CICR conversando. Texto: Nuestra acción en cifras

1680
Familiares de personas desaparecidas provenientes de 30 colectivos se beneficiaron de nuestra asesoría y acompañamiento en el marco de mesas de trabajo con autoridades, talleres, eventos y procesos de búsqueda con vida y sin vida de sus seres queridos
1299
Familiares de personas desaparecidas recibieron apoyo psicosocial y psicológico durante la búsqueda, recuperación y entrega de los restos de sus seres queridos a través de colectivos y organizaciones socias
47
Personas desaparecidas y fallecidas fueron identificadas y restituidas a sus familias por parte de las instituciones que reciben asesoramiento forense del CICR
12 132
Personas migrantes recibieron asistencias médicas a través de ocho puntos de asistencia operados por la Cruz Roja Mexicana
65 857
Personas migrantes se vieron beneficiadas con proyectos de infraestructura y fortalecimiento técnico desarrollados en 12 albergues
92 374
Personas migrantes recibieron mensajes de autocuidado que distribuimos a tavés de WhatsApp y otras redes sociales como Facebook