CICR/L. Gómez

México: desaparición

Según cifras oficiales, en México hay al menos 61.637 personas desaparecidas. Cada día, llegan a las fiscalías y comisiones de búsqueda nuevas denuncias, reportes o noticias, algunas de las cuales podrían ser resueltas si la búsqueda se llevara a cabo de manera inmediata. Al mismo tiempo, llegan a diario a los servicios médico forenses (Semefo) del país los restos de personas fallecidas sin identificar, algunos de los cuales podrían ser identificados si se los analizara a tiempo y resguardara de manera apropiada.
Artículo 22 abril 2020 México

En México, como en el resto del mundo, el CICR promueve que las acciones estatales incorporen objetivos humanitarios y respuestas al sufrimiento de los familiares, incluido el acompañamiento en salud mental. Asimismo, promueve que se establezcan medidas adecuadas a la magnitud y la complejidad del problema.

Consideramos que la mejor vía para dar respuestas oportunas y de calidad es profundizar en el modelo establecido en la Ley General en materia de desaparición de personas, que entró en vigor en 2018. Esta ley contempla la creación de un conjunto de entidades, herramientas y ámbitos de coordinación a nivel federal y estatal, y establece como principio la "participación conjunta" de los familiares de las personas desaparecidas, reconociendo en ellos no solo a beneficiarios sino también a agentes.

En Guadalajara, Jalisco, familiares de personas desaparecidas asisten a la sesión de integración del programa del CICR para apoyar a las familias de personas desaparecidas. CICR/B. Islas

Asesoramos así a las autoridades de algunos de los estados (por ejemplo, estados de México, Querétaro, Coahuila, Veracruz) para que sus marcos jurídicos estatales sean compatibles con la Ley General.

También contribuimos, a nivel federal, con el diseño del Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense, del Protocolo Homologado de Búsqueda y del Plan Regional de Búsqueda para el Noreste de México. Para lograr mayor coordinación entre las autoridades y mejorar la eficiencia de los mecanismos de búsqueda, es necesario seguir fortaleciendo el Sistema Nacional de Búsqueda y su capacidad de articulación con las entidades federativas; considerar la creación de mecanismos de coordinación local; desarrollar el Sistema Único de Información Tecnológica e Informática (SUITI); y aprobar el protocolo homologado de búsqueda, así como otros procedimientos destinados a la estandarización de la investigación forense.

Entre las acciones que realizamos al respecto, dimos a conocer a las autoridades federales (INE, CNB y FGR) los procesos colombianos de identificación de personas fallecidas usando dactiloscopia, de cara a la futura adecuación de los procesos mexicanos de comparación de necrodactilias con registros administrativos. Asimismo, los servicios periciales de Guerrero, Jalisco, Coahuila, Estado de México, Veracruz y Puebla recibieron seguimiento y asesoría en relación con el establecimiento de archivos básicos forenses.

Para asegurar la participación de las familias, es imprescindible que sean el eje central de todas las actividades. Ellas son las destinatarias de la respuesta y las que están buscando. Son ellas las que saben mejor que nadie qué necesitan.

Sergio es parte de un colectivo de familias que buscan a personas desaparecidas en Guerrero. Tras años de búsqueda, pudo dar con el paradero de su hija. Desafortunadamente, había fallecido.

Tener noticias te cambia la vida totalmente; la familia cambia por completo, uno se convierte en otra persona. Cuando uno no sabe, está muerto en vida: no quiere comer, no puede dormir. La idea es buscarla, buscarla hasta encontrarla. (...)
En lo particular, a mí me pasó que estuve dos años y ocho meses buscando a mi niña. A los tres meses de estarla buscando, ya estaba en el Semefo, pero no sabíamos. Mi esposa y yo estuvimos yendo al Semefo y siempre nos dijeron que no había una persona con esas características. (...)

Datos

419 personas fallecidas sin identificar
fueron examinadas y dispuestas dignamente en centros de resguardo en el estado de Guerrero, y se prepararon los documentos asociados a ellas.
Se facilitó el registro de los datos de 6.467 personas desaparecidas,
5.175 personas fallecidas no identificadas, 4.289 puntos de recuperación mediante la herramienta de la Base de Datos AM/PM, lo que permitió la identificación de 795 casos.
82 especialistas en protección consular
de países miembros de la Conferencia Regional sobre Migración participaron en un taller en Guatemala para elaborar una guía de orientación para cónsules en materia de búsqueda de migrantes desaparecidos.
26 personas fueron identificadas
tras la realización de un taller, en Piedras Negras, Coahuila, para construir redes de intercambio de información entre las autoridades responsables de abordar la desaparición de migrantes en la frontera entre Texas y los estados de Coahuila y Tamaulipas.
130 funcionarios forenses fueron capacitados,
a través de talleres sobre fotografía forense y dactiloscopia en Piedras Negras, Acuña y Baja California Norte en Tijuana.
1.925 bolsas para cadáveres fueron donadas
a las entidades forenses de Guerrero, Baja California, Puebla, Veracruz, Estado de México y Coahuila.
Más de 100 especialistas
de diferentes disciplinas a nivel nacional (forenses, fiscales, comisionados locales de búsqueda) se reunieron en el décimo Encuentro nacional de Servicios Médico Forenses en Acapulco.
Se donó el proyecto ejecutivo y se construyó la primera fase de una osteoteca en el SEMEFO de Puebla
para el correcto resguardo de las personas fallecidas no identificadas esqueletizadas.
719 familiares de personas desaparecidas
y personal de salud mental de dependencias estatales participaron en quince actividades de sensibilización sobre necesidades psicosociales y de salud mental derivadas de la desaparición.
94 familiares parte de 26 colectivos de familiares de personas desaparecidas
participaron en seis talleres en Guerrero, Chihuahua, Jalisco y Veracruz, en los que recibieron información sobre la Ley General en Materia de Desaparición de Personas, fortalecimiento organizacional, entre otros temas.
20 familiares pertenecientes a colectivos
en el Estado de México y Veracruz recibieron formación para aprender y aplicar herramientas de apoyo psicosocial para acompañar a sus pares.
38 especialistas en salud mental de Jalisco y Veracruz
recibieron formación para brindar apoyo psicológico a familiares de personas desaparecidas y acompañarlas durante momentos específicos de identificación forense.
56 familiares de personas desaparecidas
en Jalisco recibieron apoyo de personal de salud mental formado por el CICR.