“No podemos contemplar la violencia desde una perspectiva única” – Entrevista a Cecília Elia, asesora técnica de la Coordinación de la Juventud de Fortaleza

28 mayo 2018
“No podemos contemplar la violencia desde una perspectiva única” – Entrevista a Cecília Elia, asesora técnica de la Coordinación de la Juventud de Fortaleza

Foto: Marizilda Cruppe

El CICR comenzó a implementar la metodología de Acceso más Seguro (AMS) en Fortaleza (Estado de Ceará). Durante la primera capacitación, varios profesionales a cargo de servicios públicos esenciales participaron de la formación con la finalidad de reducir las consecuencias de la exposición a la violencia armada por parte de los equipos y de la población.
Cecília Elia es asesora técnica de la Coordinación de la Juventud de Fortaleza. Participó de la capacitación y nos dio una entrevista.

A partir de la atención a la juventud que ustedes realizan, ¿cuál es la importancia de esta formación en el día a día?

Fortaleza vive una violencia creciente, tan cotidiana que muchas veces, ya no percibimos algunas señales. Entonces, la primera parte del curso fue muy buena, porque notamos esa percepción de que la violencia realmente está presente en nuestro establecimiento. Otro tema: no podemos ver la violencia desde una sola perspectiva, un solo punto de vista. Es una situación tan compleja que se necesitan varias miradas diferentes. Lo bueno es que vamos a abordar la violencia considerando la perspectiva de varias secretarías.

En su opinión, ¿qué situaciones actuales en los establecimientos orientados a la juventud podrán tratar mejor gracias a la capacitación?

El mayor problema que enfrentamos es la imposibilidad de que los jóvenes accedan a los centros debido a la violencia. Entonces, la gran mejora es poder tener una mayor capacidad de acceso. Queremos ofrecer un espacio seguro donde los jóvenes puedan realizar actividades o, simplemente, entrar, sentarse a conversar con otro joven con la seguridad de que no les sucederá nada peligroso. La creación del protocolo [metodología AMS] también es más seguridad para los jóvenes, asegurarles un lugar donde puedan sentirse más protegidos.

Esa seguridad termina llegando al entorno de los establecimientos también, ¿es así?

La idea es que no se vuelva solo un proyecto local, sino de todo el territorio. La idea de varias secretarías es pensar en conjunto qué podemos hacer para prevenir la violencia, no solo en el establecimiento, sino también fuera, es decir, realizar alguna actividad y un proyecto para prevenir la violencia en la comunidad.

Hoy en día, un tercio de la población de Fortaleza tiene la edad para los Centros Urbano de Cultura, Arte, Ciencia y Deporte (Cuca), [de 15 a 29 años]. Solo el mes pasado, se registraron treinta mil asistencias. Existe una enorme demanda de los servicios ofrecidos por los centros.

Sí. Vemos algunos momentos en que ese número baja mucho, en los períodos en que los conflictos territoriales aumentan; entonces, existe ese problema de acceso. No hay limitaciones para entrar, pero hay reglas que deben respetar. Siempre se las presentamos a través del diálogo, no de una confrontación agresiva, para que comprendan que existe una regla y que no deben tener ciertos comportamientos allí.

Entonces, el CICR llega en un momento necesario para la ciudad, principalmente para la juventud.

Por supuesto. El riesgo es decir que la violencia es un problema de la juventud. No es así. La violencia es consecuencia de muchos factores, muchos. Hoy en día, la juventud realmente sufre mucho debido al aumento de la violencia.