Perú: nuevo Banco de Datos Genéticos trae esperanza a familiares de personas desaparecidas

03 octubre 2018
Perú: nuevo Banco de Datos Genéticos trae esperanza a familiares de personas desaparecidas
El Presidente del Perú, Martín Vizcarra, promulga Ley de Banco de Datos Genéticos que permitirá facilitar la búsqueda de personas desaparecidas. ©Presidencia de Perú

Después de varios meses de espera y frente a una gran expectativa por parte de los familiares de personas desaparecidas, el presidente de la República, Martín Vizcarra, promulgó en una ceremonia realizada en Palacio de Gobierno el Decreto Legislativo n.o 1398, que crea el Banco de Datos Genéticos. Esta herramienta ayudará en la identificación de personas desaparecidas en el período de violencia ocurrido en Perú entre los años 1980 y 2000.

Esta iniciativa fue presentada como proyecto de ley en diciembre de 2017 por el Poder Ejecutivo ante el Congreso de la República. Sin embargo, no pudo ser aprobada en el pleno del Legislativo. Ante la demanda de los familiares y haciendo uso de la delegación de facultades para legislar, el Ejecutivo promulgó, el 7 de septiembre de 2018, el decreto legislativo que crea esta herramienta.

Restitución de 14 personas en el pueblo de Vinchos, Ayacucho. Pasaron tres décadas para que que estos pobladores pudieran ser enterrados por sus familiares con sus rituales y costumbres. ©Rodrigo Abd / AP

Si bien esta norma constituye un avance importante en la aplicación de la política pública de búsqueda de personas desaparecidas con enfoque humanitario, la ceremonia constituyó, en sí misma, una medida reparadora ante los miles de familiares de personas desaparecidas que aún buscan a sus seres queridos.

"Es la primera vez que un presidente reconoce en un acto público las necesidades de las familias de personas desaparecidas y propone una respuesta ante la necesidad de preservar información genética de familiares. Muchos de ellos ya van muriendo y, con ellos, la posibilidad de identificar los cuerpos que yacen en más de 6.000 sitios de entierro", explicó Philippe Guinand, jefe de la delegación del CICR para Perú, Bolivia y Ecuador.

Los familiares de personas desaparecidas tienen la esperanza que con el Banco de Datos Genéticos se agilice la identificación de los restos que se vayan encontrando. ©Rodrigo Abd / AP

Tanto el presidente de la República del Perú como el ministro de Justicia, Vicente Zevallos, recordaron a la señora Angélica Mendoza, primera presidenta de ANFASEP (una de las asociaciones de familiares más antiguas en el Perú), quien falleció hace un año sin haber podido encontrar a su hijo, desaparecido en 1984. A través de esta mención, se hizo un reconocimiento a todos los familiares que, de manera incansable y decidida, continúan en la búsqueda de sus seres queridos.

La promulgación de esta norma es un paso importante, pero el reto es aún mayor: la implementación del Banco de Datos Genéticos requerirá de una firme decisión de proporcionar recursos y elaborar una estrategia para la recolección de muestras, y para el análisis y almacenamiento adecuados de los resultados de los análisis (perfiles genéticos).

"La importancia de esta herramienta radica en la posibilidad de almacenar y centralizar tanto la información genética de los familiares como la de los cuerpos recuperados en el proceso de búsqueda. Actualmente, no existe entidad que centralice y preserve esta información, por lo que el paso del tiempo puede generar que se pierda la posibilidad de identificar a más personas desaparecidas. Es vital recoger y preservar la información genética; de ahí la trascendencia en la creación del Banco de Datos Genéticos, pues esto permitirá aportar en los procesos de búsqueda", dijo el jefe de delegación del CICR en Perú.

La cifra oficial de personas desaparecidas por la violencia armada de las décadas del 80 y 90 es 20.329, de las cuales 3.823 restos han sido recuperados, 2.445 identificados y 2.250 entregados. ©Rodrigo Abd / AP

La creación del Banco de Datos Genéticos, junto con la reciente restitución de catorce cuerpos de personas desaparecidas, constituyen muestras de una clara intención de avanzar en la búsqueda de las más de 20.000 personas desaparecidas entre los años 1980 y 2000.

Los familiares de personas desaparecidas no están solos: existen colectivos que, desde la sociedad civil, los acompañan y han hecho suyos sus reclamos. Una de estas iniciativas es la plataforma de comunicación digital #REUNE, creada e impulsada por el CICR, mediante la cual se han difundido de manera sostenida las demandas de los familiares, con el objetivo de sensibilizar a la sociedad y llamar la atención de las autoridades en torno a esta problemática. Esta plataforma tuvo como primer hito la aprobación de la Ley n.o 30470, Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas, en junio de 2016. Hoy, la creación del Banco de Datos Genéticos puede señalarse como un segundo hito importante en cuanto a la atención de las necesidades de los familiares de personas desaparecidas.

Los familiares de personas desaparecidas tienen la esperanza que con el Banco de Datos Genéticos se agilice la identificación de los restos que se vayan encontrando. ©Rodrigo Abd / AP