Protección en el Movimiento

Protección en el Movimiento

Objetivo de la iniciativa protección en el Movimiento: Más gente mejor protegida.
Artículo 11 abril 2022

La labor de protección es cada vez más importante para el Movimiento. Millones de personas continúan sufriendo la violencia, la discriminación y la exclusión de todo tipo durante los conflictos armados, otras situaciones de violencia, crisis sanitarias y desastres naturales.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto las desigualdades en las sociedades y cómo estas hacen que las personas marginadas o potencialmente "abandonadas" corran un riesgo desproporcionadamente mayor. Los riesgos y necesidades relacionados con el género, la diversidad y la inclusión son cada vez más evidentes.

Mejorar la labor de protección dentro del Movimiento solo puede lograrse mediante una mayor cooperación e intercambios entre sus componentes. Operacionalmente, esta cooperación ya está bien establecida a través de contactos y coordinación a nivel de campo.

Para garantizar la mejor coherencia posible de los enfoques y participar en la promoción de las mejores prácticas dentro del Movimiento, la Junta Consultiva de Protección del Movimiento fue establecida en 2018 por el CICR, junto con la FICR y las Sociedades Nacionales. Está compuesta por representantes de las Sociedades Nacionales de Australia, Belice, Líbano, Nigeria, Noruega, Sudán del Sur, Suecia y Turquía, del CICR et de la FICR.

Desde 2018, todos los componentes del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han implementado varias iniciativas estratégicas y operativas, con el objetivo de lograr una mayor coherencia y colaboración en temas de Protección.

Estas incluyen el Marco de Protección de Movimiento y el Enfoque de Protección Mínima aprobado por el Consejo Asesor de Protección de Movimiento en marzo de 2018.

Incluye también la política y el marco operativo de Protección, género e inclusión (PGI) de la FICR; la estrategia del Movimiento sobre la migración; las plataformas Restablecimiento del Vínculo Familiar (RFL); y las resoluciones del Consejo de Delegados de 2019 "Fortalecimiento de la implementación de la Política del Movimiento sobre Desplazamiento Interno: diez años después" y "Restablecimiento del contacto entre familiares respetando la privacidad, incluso en lo que respecta a la protección de datos personales".

El marco: El enfoque mínimo de protección

El enfoque mínimo de protección (EMP) busca de brindar orientación a las Sociedades Nacionales y a otros socios del Movimiento para que puedan afianzar su capacidad de dar una respuesta mínima a las necesidades de protección que surjan en el desempeño de sus actividades.

Describe la manera en que las Sociedades Nacionales pueden consolidar su capacidad de analizar, priorizar y reaccionar a las violaciones de los derechos de las personas a las que prestan asistencia, en cumplimiento del Principio Fundamental de humanidad y en su carácter de actores locales, auxiliares de los poderes públicos en la prestación de asistencia humanitaria imparcial.

El enfoque de protección mínima plantea, entre otras indicaciones, la aplicación del principio de no causar daño en todos los programas y las operaciones. Asimismo, propone la integración de las preocupaciones relativas a la protección identificadas por el personal, los voluntarios, los miembros de la comunidad o los beneficiarios, así como la adopción de medidas adicionales para abordar esas preocupaciones de manera reactiva.

El marco: La protección en el marco del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

Los objetivos de protección del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

La misión del Movimiento es "prevenir y aliviar, en todas las circunstancias, los sufrimientos humanos; proteger la vida y la salud, y hacer respetar a la persona humana". El principio de imparcialidad también exhorta a todos los componentes del Movimiento a "no hacer ninguna distinción... y a guiarse exclusivamente por las necesidades y dar prioridad a los casos de sufrimiento más urgentes".

El Movimiento busca asegurar que las personas necesitadas reciban la protección a la que tienen derecho conforme al derecho nacional e internacional. Ello incluye la protección especial a la que tienen derecho ciertas categorías de personas, por ejemplo, los refugiados. Así pues, las actividades de protección del Movimiento obedecen a las necesidades y se basan en derechos.

Las autoridades estatales y los actores no estatales pertinentes tienen la función y la responsabilidad primarias de proteger a las personas y velar por su seguridad. Sin embargo, a menudo las autoridades carecen de la capacidad o la voluntad necesarias para garantizar la protección de las personas en situación de riesgo.

El objetivo general de la protección es encarar las causas de las violaciones, las circunstancias que las originan y sus consecuencias, asegurando que las autoridades cumplan sus obligaciones de proteger a todas las personas sin distinción alguna. Este concepto incluye las actividades de protección cuyo objetivo es prevenir o poner fin a las violaciones de los ordenamientos jurídicos pertinentes.

La protección en la acción humanitaria del Movimiento presenta aspectos internos y externos. Internamente, consiste en garantizar que las acciones del Movimiento respeten y eviten poner en peligro la dignidad, la seguridad y los derechos de las personas.

Externamente, se relaciona con las medidas destinadas a asegurar que las autoridades y demás actores respeten sus obligaciones y los derechos de las personas.