Fotos de Sudán del Sur: usted tiene tres minutos, ¿a quién llamaría?

  • Liep Wan Loang, 35 años, de Akobo
    Liep Wan Loang, 35 años, de Akobo
    Liep llamó a su esposa, a quien no había visto ni hablado con ella desde diciembre de 2013. Quería saber cómo estaba y preguntarle sobre sus hijos. Liep quería decirle: “Te extraño y extraño a nuestros hijos, pero no te preocupes, estoy bien”.
    © Giles Duley / CICR
  • Nyanding Kuang Puol, 31 años, de Akobo
    Nyanding Kuang Puol, 31 años, de Akobo
    Nyanding llamó a sus hijos que huyeron de los enfrentamientos en diciembre de 2013. Ella tiene siete hijos y perdió contacto con ellos poco después de que se fueron. Quería saber que estaban a salvo. Quiere a sus hijos de regreso en su hogar para poder cuidarlos, pero por ahora sabe que no es posible.
    © Giles Duley / CICR
  • Wan Kiir Wan, 39 años, de Akobo
    Wan Kiir Wan, 39 años, de Akobo
    Wan llamó a su esposa. No había hablado con ella desde marzo de 2014. Quería saber cómo estaba y animarla a que tuviera paciencia. “Ya volveremos a estar juntos nuevamente”, le dijo.
    © Giles Duley / CICR
  • Nyiakubo Wiyual, 16 años, de Akobo
    Nyiakubo Wiyual, 16 años, de Akobo
    Nyiakubo llamó a su hermano, a quien creía muerto en los enfrentamientos. No sabía nada de él desde 2013. Durante la llamada, ella empezó a llorar. "Estoy llorando porque pensaba que a mi hermano lo habían matado, pero ahora que escucho su voz. Estoy tan feliz”, dijo.
    © Giles Duley / CICR
  • Chiey Yak Puok, 33 años, de Akobo
    Chiey Yak Puok, 33 años, de Akobo
    Chiey llamó a su hermana, a quien había visto por última vez en 2013, cuando ella huyó de los enfrentamientos en Akobo. Su mensaje para ella era simple: “Hace dos días mi esposa dio a luz a una niña. ¡Eres tía!"
    © Giles Duley / CICR
  • Nyanchan Maluol Mot, 19 años, de Akobo
    Nyanchan Maluol Mot, 19 años, de Akobo
    Nyanchan llamó a su hermana. Era una de las personas desplazadas en el campamento de Juba. Habían perdido el contacto en 2013. Quería contarle a su hermana que habían encontrado a otro familiar en Juba y esperaba ponerlos en contacto para que su hermana no estuviera tan sola.
    © Giles Duley / CICR
  • Chieu Lam Turuk, 18 años, de Akobo
    Chieu Lam Turuk, 18 años, de Akobo
    Chieu llamó a su marido que estaba estudiando en Addis Abeba. No habían podido hablar desde abril de 2015. Ella tenía noticias para él: ¡estaba embarazada! Pero quería que él supiera que ella estaba bien y que él debía continuar con sus estudios.
    © Giles Duley / CICR
  • Chol Lul Walou, cerca de 60 años, de Akobo
    Chol Lul Walou, cerca de 60 años, de Akobo
    Chol llamó a su hija y su yerno, con quienes había perdido el contacto en diciembre de 2013. Ahora vivían en Jartum, Sudán. Cuando comenzó la guerra, Chol se quedó sola y no tenía quien la ayudara. Le pidió a su familia que le enviaran ropa y dinero. “Debido a la guerra, no tengo a nadie”, dijo.
    © Giles Duley / CICR
  • Kong Gatkek Chika, 34 años, de Akobo
    Kong Gatkek Chika, 34 años, de Akobo
    Kong llamó a su esposa y sus tres hijos, que huyeron a Uganda el 15 de diciembre de 2013. Kong sólo quería llamar para saber si estaban bien y que supieran que él estaba a salvo. “Sólo quiero que todos ustedes regresen a casa”, les dijo.
    © Giles Duley / CICR
  • Simon Lam Yiek, 33 años, de Akobo
    Simon Lam Yiek, 33 años, de Akobo
    Simon llamó a su hermano en Yuba, con quien había perdido el contacto en diciembre de 2013. Quería decirle que la familia aquí estaba bien, pero que necesitaba ropa que Simón esperaba que su hermano pudiera enviarle. También quería que su hermano le hiciera llegar una fotografía, para que pudiera ver que estaba bien.
    © Giles Duley / CICR
  • Nyakureht Banang Tier, 40 años, de Akobo
    Nyakureht Banang Tier, 40 años, de Akobo
    Nyakureht llamó a su hijo, que estaba en Yuba cuando los enfrentamientos comenzaron. “Sólo quería decirle que estamos bien”, dijo.
    © Giles Duley / CICR
  • John Kuich Chol, 42 años, de Akobo
    John Kuich Chol, 42 años, de Akobo
    John llamó a su esposa y sus tres hijos, que huyeron de Kenia cuando comenzaron los enfrentamientos en 2013. “Sólo quería saber que están bien”, dijo.
    © Giles Duley / CICR
  • Nyabuai Gai Rial, 19 años, de Akobo
    Nyabuai Gai Rial, 19 años, de Akobo
    Nyabuai llamó a su tío en Bor, donde está allí con su hijo desde 2013. La tía de Nyabuai no podía caminar hasta el lugar desde donde se hacían las llamadas. Así que le pidió a Nyabuai que llamara de su parte, para decirle a su esposa que estaba bien.
    © Giles Duley / CICR
  • Yen Gai Nai, 40 años, de Akobo
    Yen Gai Nai, 40 años, de Akobo
    Yen llamó a su hermano, con quien no había hablado desde diciembre de 2013. “Sólo quería saber que está bien”, dijo Yen.
    © Giles Duley / CICR
18 diciembre 2015

Cientos de miles de hombres, mujeres y niños han sido desplazados o han huido a países vecinos tras la crisis que estalló en Sudán del Sur en diciembre de 2013. Mantenerse en contacto con los familiares y los amigos mantiene viva la esperanza, si bien el tiempo y la oportunidad son invariablemente breves.

Para ayudar a las personas a encontrar y mantenerse en contacto con sus seres queridos, la Cruz Roja ha ampliado sus actividades de la iniciativa "Restablecimiento del contacto entre familiares" (RCF) en el país. El servicio incluye llamadas telefónicas gratuitas, mensajes de Cruz Roja manuscritos para transmitir noticias familiares y un álbum de fotos de desplazados de Sudán del Sur publicado en "Snapshot".

Hasta el momento, se hicieron más de 112.000 llamadas telefónicas, se entregaron en mano 7.700 mensajes y 700 personas se reunieron con sus familiares.

En octubre, el fotógrafo británico Giles Duley viajó a la aldea de Akobo, estado de Jonglei, para documentar el proyecto dirigido por el CICR y un equipo de voluntarios de la Cruz Roja de Sudán del Sur.

Suscríbase a nuestro boletín