Violencia urbana en América, un fenómeno crónico

La violencia urbana en América es crónica y sus consecuencias humanitarias van más allá de los homicidios.
Artículo 22 noviembre 2018 Perú

En América, la violencia en zonas urbanas se ha convertido en una preocupación principal para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Se trata de un fenómeno crónico.
Lo que denominamos bajo esta acepción es una violencia armada cuya consecuencia humanitaria más palpable son los homicidios. Sin embargo, estos son solo la punta del iceberg.

Eduardo Ubierna, jefe del Proyecto sobre Violencia Urbana del CICR, explica que si la analizamos a fondo y desde el terreno, la violencia urbana tiene consecuencias que demandan soluciones a largo plazo para las poblaciones afectadas.

Eduardo Ubierna participó como ponente de la charla "Violencia armada en Latinoamérica: ¿cuáles son los nuevos retos humanitarios?" en la Universidad del Pacífico, Perú. (Fotos: J. Moya)

Las desapariciones, los desplazamientos forzados, el cierre de servicios públicos, la afectación a las escuelas y a los servicios de salud, son consecuencias de principal interés y preocupación para el CICR.

"No hay que olvidar que para una persona que vive en un ámbito urbano muchas veces la provisión de los servicios básicos está totalmente fuera de su control, con lo cual la violencia muchas veces hace que no pueda recibir estos servicios básicos, hace que se creen fronteras invisibles entre un barrio y otro que impidan, por ejemplo, el acceso de los jóvenes al colegio", remarca Ubierna, quien participó de la charla "Violencia armada en Latinoamérica: ¿cuáles son los nuevos retos humanitarios?" organizada por la Universidad del Pacífico en el Perú.

En ese sentido, el ámbito urbano lo que hace es exacerbar o incrementar las consecuencias de la violencia armada.

"El CICR se preocupa, por una parte, de los sistemas en este tipo de violencia. Es decir, que las instituciones puedan funcionar con esta violencia, pero también nuestro trabajo de prevención es que aquellas medidas que toma el Estado muchas veces para luchar contra esta violencia se hagan dentro del marco legal existente", agrega Ubierna.

El CICR es una organización imparcial, neutral e independiente cuya misión exclusivamente humanitaria es proteger la vida y la dignidad de las víctimas de conflictos armados y de otras situaciones de violencia. Además, la institución se esfuerza por prevenir el sufrimiento mediante la promoción y el fortalecimiento del derecho y de los principios humanitarios universales.