• ¿Cuál es el presupuesto del CICR?

    El presupuesto total del CICR para 2015 se eleva a 1.760 millones de francos suizos (1.850 millones de dólares EE.UU.).

    Este monto se divide entre el presupuesto de la sede de la Institución (199,9 millones de francos suizos) y el correspondiente a las actividades operacionales sobre el terreno (1.562,5 millones de francos suizos).

    Hace diez años, el presupuesto apenas superaba los 1.000 millones de francos suizos. En los últimos diez años, se incrementó de manera constante debido a las crecientes necesidades humanitarias en los países afectados por conflictos. En efecto, el presupuesto para el terreno aumentó en más del 55% durante este período, mientras que el presupuesto de la sede experimentó un aumento de sólo 31,4%, lo que representa un aumento inferior a un tercio.

    Sin embargo, a medida que se intensifica la presión sobre nuestros recursos, necesitamos más fondos para poder ayudar al creciente número de hombres, mujeres y niños atrapados en conflictos armados en todos los lugares del mundo.

     

  • ¿Quién financia al CICR?

    El CICR es financiado por contribuciones voluntarias.

    Recibimos contribuciones de los Estados parte en los Convenios de Ginebra (gobiernos), de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, de organizaciones supranacionales (como la Comisión Europea) y de fuentes públicas y privadas. Nuestros principales donantes son los gobiernos: durante los últimos cinco años, en promedio, aportaron alrededor del 84% del presupuesto. Sin embargo, las contribuciones son de carácter voluntario y no hay garantía alguna de que se mantengan en este nivel en el largo plazo.

     

  • ¿Cómo calcula el CICR el dinero que necesita?

    El presupuesto del CICR se calcula sobre la base de tres factores: las necesidades humanitarias de las comunidades afectadas, nuestra capacidad de proporcionar ayuda y protección a esas comunidades, y una evaluación objetiva de lo que efectivamente puede implementarse.

    Juntos, estos tres factores generalmente han permitido preparar planes y presupuestos operacionales muy precisos: durante los últimos dos años, el CICR ha alcanzado, en promedio, una tasa de implementación del 90% del presupuesto proyectado. Nuestro presupuesto para actividades operacionales viene aumentando. Este año (2015) el presupuesto supera al del año pasado en un 25%.

  • ¿El CICR está intentando diversificar sus fuentes de financiación?

    El CICR tiene una estrategia de financiación para el período 2012-2020 en la que se señala la necesidad de diversificar nuestras fuentes de financiación y estamos trabajando en relación con este tema.

    A la luz de las crecientes necesidades humanitarias de las comunidades afectadas por conflictos y del hecho de que trabajamos en estrecha proximidad con ellas, nuestra necesidad de financiación también aumenta gradualmente.

    Como parte de nuestra estrategia de financiación, el CICR examina nuevas formas de reforzar el apoyo recibido de los Estados donantes tradicionales y de diversificar nuestras fuentes de financiación mediante los contactos con Estados emergentes y con algunos ámbitos importantes del sector privado.

  • ¿Qué seguridades ofrece el CICR a sus donantes de que sus contribuciones se utilizan apropiadamente?

    Los gastos del CICR son auditados por una firma de nivel internacional que emplea Normas Internacionales de Información Financiera estrictas y reconocidas. Hemos establecido un sistema de auditorías internas y externas mediante las cuales se controlan todas las cifras y los procedimientos principales.

    La evaluación de los auditores externos se publica todos los años y se presenta a los donantes. El CICR publica los detalles de la financiación y de los gastos en su informe anual de actividades, en el que se presentan determinados indicadores clave que dan cuenta de las actividades realizadas en el terreno.

    Por otra parte, el CICR siempre está dispuesto a recibir a los donantes que desean realizar sus propias auditorías, sea en la sede o en el terreno, como parte de la transparencia que la Institución ejerce frente a los donantes.

  • ¿Cómo contribuyen a las operaciones las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja?

    Las Sociedades Nacionales contribuyen a las actividades del CICR de varias maneras: por ejemplo, apoyando las actividades de salud, proporcionando colaboradores o contribuyendo a actividades específicas en un país. El aporte del conjunto de las Sociedades Nacionales a la financiación de las operaciones del CICR asciende a aproximadamente el 3%.

  • ¿Cómo financia el CICR sus operaciones de emergencia?

    En una situación de emergencia, el tiempo es un factor esencial. La capacidad de movilizar y suministrar recursos en las primeras etapas de un conflicto puede cambiar sustancialmente la situación de las personas necesitadas. Por lo tanto, es vital que el CICR tenga la capacidad de tomar decisiones operacionales y financieras desde los primeros momentos de la respuesta. Para hacerlo, debemos poder prefinanciar las operaciones, es decir, comprometer los recursos antes de que haya fondos explícitamente disponibles.

    Para ello, utilizamos fondos especiales que no están específicamente asignados, lo que significa que no deben ser utilizados para una región, país o programa en particular. Ello nos permite ejercer la máxima flexibilidad en el uso de esos fondos. También empleamos otros fondos que hemos acumulado a lo largo de 30 años, que se conocen en el ámbito financiero como "reservas" o "fondos propios".

    Cuando se presentan necesidades urgentes, comprometemos esas reservas, que pueden servir para solventar las operaciones del CICR durante unos dos meses, hasta disponer de fondos de los donantes para esa situación de emergencia. Esta flexibilidad y la rapidez de la respuesta son los factores que permiten que el CICR realmente marque una diferencia sobre el terreno.

    Las reservas no sólo sirven para prefinanciar actividades operacionales, sino también para cubrir los posibles déficits que tal vez enfrentemos al cierre del ejercicio fiscal anual. Pese a la prudente gestión de nuestras finanzas, este año nos veremos obligados a emplear parte de nuestras reservas, aunque tenemos la esperanza de que el volumen de las contribuciones de nuestros donantes siga en aumento.

  • ¿La independencia del CICR se ve amenazada por el hecho de que la mayor parte de los fondos del CICR proviene de un pequeño grupo de grandes donantes?

    El CICR sólo acepta fondos de quienes respetan la independencia y la imparcialidad de su acción. Esto significa que las contribuciones se emplean para responder a las necesidades humanitarias que constatamos en el terreno. En otras palabras, no aceptamos donaciones con asignación estricta, dado que ello puede violar los principios de independencia y de imparcialidad. El CICR acoge con agrado el apoyo financiero de nuevos donantes.

    Cabe señalar además que las relaciones del CICR con sus donantes no se limitan a cuestiones financieras. También dialogamos con los Estados sobre temas tales como la protección de las personas afectadas por conflictos armados y otras situaciones de violencia y la implementación del derecho internacional humanitario.

Suscríbase a nuestro boletín