• Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: cólera amenaza la vida de miles de personas en temporada de lluvias

23-07-2014 Resumen de actividades

La temporada de lluvias está por llegar a su pico en Sudán del Sur, mientras el cólera sigue propagándose en este país ya asolado por la guerra. La Cruz Roja de Sudán del Sur trabaja arduamente para evitar que se propague la epidemia a los estados de Ecuatoria Oriental y Nilo Superior, con el apoyo de sus asociados del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

A raíz de condiciones de saneamiento inadecuadas y de la falta de agua segura y apta para el consumo, miles de personas afectadas por la violencia están expuestas a mayores riesgos. “Ya están afectadas miles de personas y se ha informado de unas mil muertes, lo que significa que la epidemia de cólera que comenzó a mediados de junio se ha propagado con rapidez. La epidemia se esparce rápidamente si no se toman medidas en forma inmediata”, explicó Jonathan Pease, ingeniero del CICR que coordina la respuesta de la Institución en materia de agua y saneamiento.

"La falta de retretes en muchas zonas y el inicio de la temporada de lluvias significan que las heces son eliminadas en los ríos de los que los pobladores deben sacar agua para beber. Las consecuencias pueden ser fatales, si no se toman las medidas adecuadas en forma oportuna”, añadió.

La respuesta combinada del CICR, la Cruz Roja de Sudán del Sur, la  Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y otras Sociedades Nacionales de la Cruz Roja es diferente en cada poblado, según la situación local.

En Torit, el CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur han instalado un sistema de suministro de agua de emergencia que abastece a unas 40.000 personas de agua salubre y segura. La Federación Internacional también realiza actividades para abastecer de agua salubre a fin de luchar contra la letal enfermedad.

“Cuando supe que tantas personas estaban muriendo a causa del cólera, quedé impresionado. Mis hermanos no se merecen esto. Muchos ya han muerto por las balas, y ahora esta enfermedad, que se puede prevenir fácilmente, está causando otras tantas muertes”, explicó Martin Lungur, de 24 años de edad, voluntario de la Cruz Roja de Sudán del Sur oriundo de Torit.

En Torit, centenares de dedicados voluntarios, como Martin, van casa por casa y distribuyen sales de rehidratación oral y jabón, explican conceptos básicos de higiene y enseñan a usar las pastillas para purificar el agua.

“Explicamos a los pobladores que acciones como lavarse las manos o hervir el agua les puede salvar la vida”, continúa Martin. "Recuerdo a un niño de ocho años de edad, en una de las casas que visitamos. Tenía cólera, pero su madre no sabía qué hacer. Le di sales de rehidratación y lo llevé al hospital. Sobrevivió. Haberle salvado la vida es el mayor logro de mi vida.”

A fin de transmitir esta información que podría salvar vidas, el personal de la Cruz Roja de Sudán del Sur también ha recurrido a secuencias de radio, programas de televisión y presentaciones en los mercados y otros lugares públicos.

En Kodok y en Lul, donde no hay servicio de radio local, el CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur están instalando sistemas de sonido portátiles en lugares públicos. En el puerto, ambas organizaciones han puesto a disposición puestos de tratamiento del cólera e instalaciones para el lavado de pies y manos en favor de las personas que arriban y parten en barco a fin de prevenir la propagación de la enfermedad.

En varios otros condados, la Cruz Roja de Sudán del Sur ha comenzado a realizar actividades de sensibilización en las zonas afectadas por los brotes de cólera, junto con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y con otras Sociedades Nacionales. El CICR complementa esa respuesta en las zonas particularmente afectadas por el conflicto armado.

Al mismo tiempo, el CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur también realizan las siguientes actividades:

  • mejoras del sistema de abastecimiento de agua existente y ampliación de las redes para abastecer a los centros de tratamiento del cólera y los centros de atención primaria de la salud en Kodok;
  • tratamiento del agua en favor de unas 6.000 personas en Lul;
  • instalación de puestos donde se entregan sales de rehidratación oral en localidades clave afectadas por el brote de cólera;
  • construcción de unas 125 letrinas en lugares públicos importantes, como escuelas y mercados;
  • distribución de jabón, baldes y bidones.

Desde que comenzó la epidemia a mediados de junio, el CICR:

  • ha entregado artículos de higiene y agua clorada a las cárceles de Yuba y Torit, donde también ha aumentado el suministro de agua;
  • ha construido 300 letrinas en el condado de Awerial, estado de Lagos, donde se halla la mayor concentración de personas desplazadas en Sudán del Sur, a fin de mejorar las condiciones de higiene y saneamiento y como medida preventiva contra el cólera.

Para más información:
Pawel Krzysiek, CICR, Yuba, tel-: +211 912 36 00 38
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 370 22 71 o +41 79 217 32 17


Fotos

El medio comúnmente utilizado para transportar agua del río Keniati son los carros tirados por asnos. Río arriba, es habitual ver a niños y mujeres bañándose y lavando la ropa. Los pobladores beben esa misma agua, lo que provoca brotes de cólera y de otras enfermedades originadas en el agua.  

Condado de Torit, Ecuatoria Oriental, Sudán del Sur, julio de 2014.
El medio comúnmente utilizado para transportar agua del río Keniati son los carros tirados por asnos. Río arriba, es habitual ver a niños y mujeres bañándose y lavando la ropa. Los pobladores beben esa misma agua, lo que provoca brotes de cólera y de otras enfermedades originadas en el agua.
/ CC BY-NC-ND / CICR / N. Iqbal / v-p-ss-e-00535

En Torit y las zonas aledañas, se ha transmitido rápidamente la información sobre la disponibilidad de agua salubre. Los carros tirados por asnos se apresuran para llegar a recoger el preciado líquido en la planta de tratamiento de agua de emergencia (en segundo plano) instalada por el CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur. Esta planta puede abastecer de agua hasta 40.000 personas. 

Condado de Torit, Ecuatoria Oriental, Sudán del Sur, julio de 2014.
En Torit y las zonas aledañas, se ha transmitido rápidamente la información sobre la disponibilidad de agua salubre. Los carros tirados por asnos se apresuran para llegar a recoger el preciado líquido en la planta de tratamiento de agua de emergencia (en segundo plano) instalada por el CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur. Esta planta puede abastecer de agua hasta 40.000 personas.
/ CC BY-NC-ND / CICR / M. Nganga

Voluntarios de la Cruz Roja de Sudán del Sur explican cómo utilizar las pastillas para purificar el agua. 

Yuba, Sudán del Sur, julio de 2014.
Voluntarios de la Cruz Roja de Sudán del Sur explican cómo utilizar las pastillas para purificar el agua.
/ CC BY-NC-ND / CICR / P. Krzysiek / v-p-ss-e-00528

Voluntarios de la Cruz Roja de Sudán del Sur identificaron a esta mujer que sufre de cólera en el marco de la campaña de sensibilización que realizaron casa por casa.  Sus dos hijos murieron a causa del cólera en los días previos. La Cruz Roja la llevó a un puesto donde se entregan sales de rehidratación oral, luego fue trasladada al hospital. 

Condado de Torit, Ecuatoria Oriental, Sudán del Sur, julio de 2014.
Voluntarios de la Cruz Roja de Sudán del Sur identificaron a esta mujer que sufre de cólera en el marco de la campaña de sensibilización que realizaron casa por casa. Sus dos hijos murieron a causa del cólera en los días previos. La Cruz Roja la llevó a un puesto donde se entregan sales de rehidratación oral, luego fue trasladada al hospital.
© Cruz Roja de Sudán del Sur / M. Mayom / v-p-ss-e-00532

Voluntario de la Cruz Roja de Sudán del Sur supervisa un puesto para el lavado de pies en el puerto de Kodok. El CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur han facilitado instalaciones para el lavado de pies y manos, además de letrinas, en las zonas más expuestas al cólera, a fin de evitar la propagación de la enfermedad. 

Kodok, Nilo Superior, Sudán del Sur, julio de 2014.
Voluntario de la Cruz Roja de Sudán del Sur supervisa un puesto para el lavado de pies en el puerto de Kodok. El CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur han facilitado instalaciones para el lavado de pies y manos, además de letrinas, en las zonas más expuestas al cólera, a fin de evitar la propagación de la enfermedad.
/ CC BY-NC-ND / CICR / C. Lee