Filipinas: los sobrevivientes del tifón Haiyan vuelven al trabajo

03 noviembre 2014
Filipinas: los sobrevivientes del tifón Haiyan vuelven al trabajo

Manila / Ginebra - Un año después de que el supertifón Haiyán asolara el territorio filipino, cientos de miles de personas que perdieron sus medios de subsistencia vuelven al trabajo con el apoyo del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Hasta ahora, casi 30.000 hogares recibieron donativos de dinero en efectivo que les permitieron retomar sus actividades económicas, en el marco de un plan de recuperación por un monto de 360 millones de dólares EE.UU. elaborado por la la Cruz Roja de Filipinas en beneficio de 500.000 personas que residen en las islas de Leyte, Samar, Cebu, Panay y Palawan.

Según los datos iniciales, la agricultura, la ganadería y los pequeños comercios locales de ramos generales son las principales actividades generadoras de ingresos para las personas que han recibido ayuda de la Cruz Roja. El ganado porcino y caprino, las aves de corral y la mercadería para las tiendas de ramos generales o "sari-sari" se hallan entre los productos más populares que los sobrevivientes del Haiyan compran con los donativos que reciben.

"Ayudar a las personas a que inicien actividades generadoras de ingresos es clave para la recuperación a largo plazo de las comunidades afectadas por desastres. Este aspecto y el de la vivienda son las prioridades que nos hemos fijado", dijo Richard Gordon, presidente de la Cruz Roja de Filipinas. "Un año después de que el tifón destruyera las fuentes de ingresos de tantas familias, vemos que algunas personas reanudan su trabajo y otras se embarcan en nuevos emprendimientos".

Los medios de vida de seis millones de trabajadores fueron destruidos o gravemente dañados por el desastre. Antes de la llegada del tifón, cerca de la mitad de estas personas ya venían luchando por sobrevivir, con ingresos cercanos al nivel de pobreza o por debajo de éste.

Jessie Lape Jr, cultivador de arroz y padre de tres hijos, que vive en Luca, Ajuy (Panay), dijo: "El tifón arruinó los cultivos y no teníamos qué cosechar; fueron momentos de desesperación. Pero la ayuda que recibimos lo cambió todo. Recibí el dinero que necesitaba para comprar semillas y reparar mis herramientas, y ahora tengo incluso un seguro agrícola. Duermo mejor sabiendo que, cuando llegue el próximo tifón, estaremos en mejores condiciones".

La formación profesional en técnicas agrícolas sustentables, crianza de cerdos, contaduría y aritmética, y el asesoramiento sobre el modo de diversificar y fortalecer los negocios también forman parte del programa de apoyo de la Cruz Roja.

Más de 1,3 millones de personas recibieron socorros de emergencia inmediatamente después del desastre. Un año después, el plan de recuperación de largo plazo de la Cruz Roja beneficia a algunos de los sobrevivientes más necesitados.

La construcción de refugios seguros y la capacitación comunitaria en prácticas de construcción son un aspecto fundamental del plan, que se centra en la resiliencia y en la reducción de riesgos. Se dictan cursos para albañiles y carpinteros, y más de 6.500 pescadores han recibido dinero en efectivo para comprar o reparar embarcaciones de pesca.

Ya se han reconstruido más de 6.000 viviendas y, dentro de los próximos 15 meses, 40.000 familias tendrán hogares más seguros. Se han reparado o reconstruido casi 200 aulas de escuela y también se están rehabilitando los centros de salud rurales.

"La recuperación avanza a buen ritmo, pero persisten algunas necesidades humanitarias en el terreno", dijo Gwendolyn Pang, secretaria general de la Cruz Roja de Filipinas. "Trabajamos en 400 comunidades (barangays) para asegurar que las personas afectadas reciban el apoyo que necesitan para reconstruir sus vidas".

Desde que el tifón Haiyan devastó la región, la Cruz Roja de Filipinas, junto con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja, vienen prestando apoyo a centenares de comunidades. Asimismo, Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo también trabajan en distintas partes del país para cooperar con las actividades de recuperación.

Para obtener imágenes de apoyo, galerías fotográficas, estudios de casos y otros detalles relacionados con el programa de recuperación de la Cruz Roja de Filipinas:  http://philippineredcross.github.io/haiyan-one-year/

Los interesados pueden solicitar entrevistas con los respectivos voceros.

Para más información:

En Filipinas:

  • Robert Gonzaga, encargado de Comunicación de la Cruz Roja de Filipinas
    Tel.: +63 909 687 88 72
    Correo electrónico: rigonzaga@gmail.com
  • Kate Marshall, delegada de Comunicación, FICR
    Tel.: +63 998 960 62 87 ó +63 928 904 71 15
    Correo electrónico: kate.marshall@ifrc.org; Twitter: @kateamarshall
  • Wolde-Gabriel Saugeron, coordinador de Comunicación, CICR
    Tel.: +63 918 907 21 25
    Correo electrónico: wsaugeron@icrc.org

En Ginebra:

  • Benoit Matsha-Carpentier, funcionario principal de Comunicación, FICR
    Móvil: +41 79 213 24 13
    Correo electrónico:benoit.carpentier@ifrc.org
  • Ewan Watson, encargado de Relaciones Públicas, CICR
    Tel.: +41 22 730 33 45 ó +41 79 244 64 70
    Correo electrónico: ewatson@icrc.org, Twitter: @EWatsonICRC