Madagascar: los detenidos de la cárcel de Tsiafahy comerán carne de cebú

15 diciembre 2014

Antananarivo (CICR) – Como todos los años en la víspera de las fiestas de fin de año, el CICR ofrece a los detenidos en la cárcel de alta seguridad de Tsiafahy un cebú entero, que será sacrificado, troceado y cocido en el lugar. El equipo del CICR también aprovechará la jornada para distribuir jabón entre los detenidos cuyas condiciones de vida son particularmente duras.

Como explica Romaric Ferraro, delegado del CICR en Antananarivo y encargado de la organización de la jornada de fiesta, "la vida en la cárcel es difícil, y satisfacer necesidades tan elementales como la alimentación o el acceso a la higiene es un desafío cotidiano. El presupuesto asignado a la administración penitenciaria suele ser insuficiente para ofrecer una ración alimentaria correcta y equilibrada a todos los detenidos en estas cárceles caracterizadas por el hacinamiento. Por otro lado, muchos detenidos ya tenían una alimentación deficiente antes de ingresar en la cárcel, lo que no contribuye a mejorar la situación. A fin de reducir el índice de mortalidad que causa este problema, el CICR ha puesto en marcha un programa de lucha contra la malnutrición en colaboración con el Ministerio de Justicia".

El CICR está presente en Madagascar desde hace unos veinte años, y su trabajo se concentra ante todo en los lugares de detención. En 2014, visitó cerca de 13.500 detenidos y realizó obras de renovación de las cocinas, los sanitarios, los depósitos y los sistemas de suministro de agua y saneamiento de seis establecimientos penitenciarios. En total, veinte cárceles se beneficiaron de sus programas de nutrición, y en ocho se realizaron campañas de desinsectación. Por último, el CICR prestó apoyo a la secretaría de diez establecimientos penitenciarios y organizó numerosas sesiones de sensibilización del personal sobre los derechos de las personas privadas de libertad.

Para más información:
Narindra Rakotonanahary, CICR, Antananarivo, tel.: +261 33 37 303 30