Nigeria: las víctimas del conflicto y la violencia luchan por su supervivencia

30 junio 2014

Ante la escalada del conflicto y la violencia en ciertas regiones de Nigeria, el CICR y la Cruz Roja de Nigeria responden a las emergencias, atienden a los heridos y trasladan a las víctimas fatales, y ayudan a las personas desplazadas de sus hogares. En los primeros cinco meses del año, ambas organizaciones han logrado asistir a unas 50.000 personas desplazadas y vulnerables.

Aldea Kwa, región del Gobierno Local de Qua'an Pan, estado de Plateau, Nigeria, enero de 2014. Los pobladores de Kwa, en la región del Gobierno Local de Qua'an Pan, albergan a unas 300 personas desplazadas a causa de las hostilidades entre las comunas de las tribus Fulani/Hausa y Tarok en Kukah y Asakio, distantes unos 80 km entre sí en el mismo estado. La única fuente de suministro de agua de la aldea está contaminada, por lo que su ingesta no es segura. Como medida provisoria de emergencia, el CICR está reparando las bombas manuales, y procederá a instalar un sistema solar de provisión de agua como solución duradera. / CC BY-NC-ND / CICR / E. Adinya

 

"El conflicto en el noreste de Nigeria ha recrudecido en los últimos meses, a la vez que otras regiones han sufrido mayores tensiones y violencia armada. Aumenta la cantidad de personas fallecidas, heridas o desplazadas, y los niños son objeto de ataques o de secuestros", expresó Zoran Jovanovic, al frente de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Nigeria. "Cada vez son más las personas que tienen que abandonar sus hogares y buscar refugio en aldeas, provincias o países vecinos, y con frecuencia son las comunidades anfitrionas las que las ayudan a satisfacer sus necesidades."

A raíz de las crecientes hostilidades entre comunas agrícolas y pastoriles del centro del país, los habitantes se han visto forzados a abandonar sus hogares y sus medios de sustento quedan destruidos.

El aumento de la violencia y de los ataques con bombas en Jos, Kano y Abuja ha exigido al máximo la capacidad de los hospitales, algunos de los cuales requieren insumos adicionales para atender a  la repentina afluencia de víctimas. “Quienes participan en la violencia deben respetar  la vida y los bienes de las personas civiles”, enfatizó el señor  Jovanovic.

En colaboración con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la región, el CICR hace todo lo posible por prestar ayuda humanitaria (atención médica y socorro de urgencia) a las víctimas del conflicto, tanto dentro de Nigeria como en países vecinos, especialmente en Níger.

Atención de los heridos

Maiduguri, capital del estado de Borno, Nigeria, abril de 2014.
Voluntarios de la Cruz Roja de Nigeria practican primeros auxilios durante un curso sobre primeros auxilios y gestión de restos humanos impartido por instructores del CICR y la Cruz Roja de Nigeria.
/ CC BY-NC-ND / CICR / P. Orukamayan

Unas 1.190 personas heridas como consecuencia de la violencia armada en Nigeria del norte y en la capital Abuja recibieron atención de emergencia por parte de las brigadas de primeros auxilios capacitadas por el CICR y la Cruz Roja de Nigeria (CRN).

“En los últimos meses, hemos realizado 50 donaciones de insumos quirúrgicos y de primeros auxilios a 17 hospitales y centros de primeros auxilios en las comunidades que no disponen de otro acceso a servicios de salud”, explicó Bernadette Gleeson, responsable de los programas de cirugía y  primeros auxilios del CICR en Nigeria. “Siempre hay un equipo quirúrgico completo preparado para asistir en la atención y el tratamiento de las personas heridas por armas o artefactos explosivos. Tras el estallido de la bomba en el mercado de Jos en mayo pasado, el equipo ayudó a atender a más de 30 pacientes enviados al hospital especializado del Estado de Plateau.”

Alimentos para los más vulnerables en el noreste

Maiduguri, capital del estado de Borno, Nigeria, octubre de 2013.
Una viuda recibe de un colaborador del CICR un cupón mensual de alimentos para su familia de seis miembros. La ración mensual incluye arroz, guisantes, aceite de cocina y condimentos.
/ CC BY-NC-ND / CICR / D. Sani

Por un período de seis meses, que culminó en marzo de 2014, 250 viudas que perdieron a sus esposos durante el conflicto en curso y que residen en Maiduguri (capital del estado de Borno) y zonas aledañas, recibieron alimentos para ellas  y sus familiares..

Las 1.500 personas beneficiadas con esta ayuda pudieron ahorrar dinero para satisfacer  otras necesidades, como atención médica, educación y vestimenta.  Más de 150 viudas ahorraron lo suficiente como para iniciar pequeños negocios, y siguen recibiendo para ello  asesoramiento y apoyo del CICR. Este programa se hará extensivo a otras 950 viudas a partir de julio de 2014.

“Esta ayuda permitió mejorar la salud de mis hijos y me sacó un enorme peso de encima. Con el dinero que hubiese gastado en comida, pude comprar mochilas escolares y calzado para mis tres hijos, y también empezar a criar gallinas”, relató Yatata, una de las viudas beneficiarias de la ayuda prestada por el CICR en colaboración con la Asociación de Viudas Musulmanas y la Asociación de Viudas Cristianas de Borno.

Sin embargo, el acceso a las personas afectadas por el conflicto en las aldeas del noreste del país sigue siendo una tarea complicada.  El CICR y la Cruz Roja de Nigeria han evaluado las necesidades de otras 1.800 personas desplazadas en el estado de Borno, pero no han logrado entregarles alimentos y artículos domésticos de emergencia debido a la falta de seguridad en la región. “El deterioro de las condiciones de seguridad constituye el principal obstáculo contra nuestros esfuerzos por fortalecer la resiliencia de los pobladores ante los efectos cotidianos del conflicto y la violencia”, explicó el señor Jovanic.

 

Ayuda de emergencia en favor de las personas afectadas por la violencia entre comunas

Región del Gobierno local de Barkin Ladi, estado de Plateau, Nigeria
Un agricultor recoge una bolsa de plantones de maíz con miras a la estación de siembra. El CICR proporcionó plantones de maíz y fertilizantes a unas 24.500 personas desplazadas debido a las hostilidades entre comunas en el estado de Plateau. Desplazadas de sus hogares y tierras de cultivo, estas personas llegaron a un acuerdo con las comunidades que les dieron refugio para cultivar algunas de sus tierras.
/ CC BY-NC-ND / CICR / J. Abuku

En el transcurso de un mes, hemos proporcionado 76.0000 litros de agua a unas 2.000 personas desplazadas que se han refugiado en la escuela primaria Bondong en Kaura, estado de Kaduna”,  indicó Angelina Adler, supervisora del programa de abastecimiento de agua del CICR en Nigeria. “Esa cantidad de agua es suficiente para beber y cocinar,; además, además, cavamos un pozo en el patio de la escuela para uso tanto de los desplazados como de las comunidades que los albergan.”

Unas 15.000 personas desplazadas han recibido alimentos, mientras otras 8.500 mejoraron sus condiciones de vida gracias a la ayuda de emergencia consistente en refugios, productos de higiene y artículos domésticos distribuidos por el CICR y la Cruz Roja de Nigeria.

“Algunas de las familias desplazadas han negociado con las comunidades de las zonas fértiles del Cinturón Central el uso de tierras para el cultivo de sus propios cereales a fin de alimentar a sus familias”, comenta Janet Angelei, responsable del programa  de seguridad económica del CICR en Nigeria. “Unas 24.500 familias han recibido semillas de maíz y fertilizantes para cultivar una hectárea de terreno, lo que les permitirá aumentar su producción en un 40%.”

Visitas a los detenidos por causa del conflicto y la violencia

En los primeros cinco meses de 2014, el CICR visitó más de 20 centros de detención dirigidos por la Fuerza Policial de Nigeria, el Ejército de Nigeria y el Ministerio del Interior. Durante las visitas, los colaboradores del CICR verificaron el trato que se brinda a los detenidos, así como sus condiciones de vida. Luego comunicaron sus conclusiones en forma confidencial a las autoridades detenedoras y, cuando fue necesario, les recomendaron efectuar mejoras. El CICR también mejoró las condiciones de vida de los detenidos en comisarías y cárceles mediante la entrega de frazadas, mosquiteros y artículos de higiene y recreación.

“El CICR está dialogando con las autoridades con el objeto de visitar a todas las personas detenidas en relación con el conflicto en el noreste de Nigeria, independientemente del lugar donde estén alojadas”, puntualizó Monique Crettol, coordinadora del programa de protección del CICR en Nigeria.

 

Desde comienzos de 2014, el CICR ha realizado asimismo las siguientes actividades:

  • reacondicionó por completo las instalaciones y el servicio de abastecimiento de agua de dos clínicas en Maiduguri, estado de Borno, que beneficiará a un promedio de 200 pacientes por día;
  • impartió formación a más de 500 enfermeras para el tratamiento de pacientes heridos por armas;
  • capacitó a 60 voluntarios de las filiales de Bauchi, Kaduna y Plateau de la Cruz Roja de Nigeria para la construcción de instalaciones de agua y  saneamiento durante  emergencias, y promover prácticas de higiene adecuadas en las comunidades que albergan a los desplazados;
  • mejoró los sistemas de agua y saneamiento y construyó dos incineradores de residuos médicos en los centros médicos  de Sunnah (estado de Plateau) y  Ladduga (estado de Kaduna),  para atender a las necesidades de un total de 180 pacientes y personal médico;
  • repuso el acceso a agua salubre en favor de unas 1.800 personas en Port Harcourt;
  • impartió formación en primeros auxilios a 1.400 personas pertenecientes a la Cruz Roja de Nigeria, al ejército y a comunidades alejadas;
  • instruyó a casi 900 personas en la gestión adecuada de restos humanos; se trató, en su mayoría, de miembros del ejército nigeriano, incluidos  integrantes de fuerzas de paz que se preparan para cumplir misiones en el exterior,  y de colaboradores de la Cruz Roja de Nigeria;
  • difundió el conocimiento del derecho internacional humanitario y otras normas relacionadas ante 1.280 miembros de las fuerzas armadas y de seguridad, 100 oficiales de policía, 580 estudiantes universitarios y más de 700 representantes de la sociedad civil.

Para más información:
Aleksandra Matijevic Mosimann, CICR, Abuja, tel.: +234 706 418 9002 o +234 703 595 4168
Wolde-Gabriel Saugeron, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 49 o +41 79 244 64 05