Colombia: destrucción y ocupación de bienes civiles

11-04-2014 Reportaje

La población y sus bienes deben ser respetados en todo momento por las partes en conflicto y demás actores armados. En 2013, el CICR conoció 100 casos en que esa norma básica no se habría cumplido.

Región del Catatumbo, Norte de Santander. Eduardo Anizelli/Folha de Sao Paulo

Uno de los principios del DIH es la distinción entre personas civiles y combatientes, pero también entre bienes de las personas civiles y bienes de carácter militar. La población civil nunca debe ser atacada ni sus bienes, ocupados, saqueados o destruidos.

En 2013 el CICR documentó 100 casos en que esa precaución no se habría tenido en cuenta. Entre otros, se presentaron casos de viviendas destruidas durante ataques dirigidos contra instalaciones consideradas objetivos militares, así como daños a puestos de salud y escuelas ocupadas por una de las partes. Si bien en 2012 fueron 193 los hechos registrados, la cifra de 2013 sigue siendo alarmante.

 

Respuesta humanitaria del CICR

  • 500 personas recibieron materiales para reparar sus viviendas, en departamentos como Caquetá, Cauca, Nariño, Norte de Santander, Putumayo y Valle.
  • En su diálogo confidencial con las partes en conflicto y otros actores armados, el CICR promovió el respeto a los bienes civiles ante los presuntos responsables de los daños.

>>Volver a la página principal