Página archivada:puede contener información desactualizada

Terremoto en Haití: no se deben escatimar esfuerzos para reunir a los niños con sus familiares

02-02-2010 Entrevista

El terremoto en Haití ha sido particularmente devastador para los niños que perdieron a sus padres. La asesora del CICR en materia de protección de los niños, Kristin Barstad, explica qué está haciendo la Institución, junto con otros organismos, para hallar la mejor solución a la tragedia de los niños no acompañados.

 
© Cruz Roja Noruega/Olav A. Saltbones  
   
Niño solo en un hospital de Puerto Príncipe. 
       
© Reuters/Tomas Bravo  
   
Puerto Príncipe. Niños comiendo en un orfanato. 
           
© CICR/M. Kokic 
   
Puerto Príncipe. Colaboradora del CICR entrevista a una mujer para ayudarla a reunirse con su hijo. 
           
     
©CICR 
   
Kristin Barstad, asesora del CICR en materia de protección de los niños. 
         

  ¿Qué se está haciendo para ayudar a los cientos de niños que han perdido a sus padres en el devastador terremoto?  

     

Después del terremoto, las condiciones de vida se han vuelto sumamente duras para los niños que perdieron a sus padres.

 

El CICR y la Cruz Roja de Haití están esforzándose particularmente para encontrar a los niños que se han quedado solos o que han sido acogidos por alguna persona; les ofrece sus servicios de búsqueda para ayudarles a localizar a algún pariente. Como los niños no acompañados de Haití han ingresado en la República Dominicana o en Estados Unidos, también estamos trabajando con las Sociedades de la Cruz Roja de esos dos países.

 

Dado que intentamos localizar a los parientes de los niños, también trabajamos en colaboración con otros organismos humanitarios en el terreno, a fin de asegurarnos de que los niños reciban el cuidado que necesitan.

 

  Muchas personas bien intencionadas de todo el mundo se están ofreciendo para adoptar huérfanos. ¿Qué recomienda el CICR en esos casos?  

     

No se puede suponer que los niños separados de sus padres en una situación de emergencia sean huérfanos; de modo que no están disponibles para la adopción. Más allá de las buenas intenciones, es difícil determinar el estatuto de los niños que quedan separados de sus familiares o no acompañados después de una catástrofe. Hasta tanto no se pueda verificar el paradero de los padres o algún familiar de esos niños, se debe considerar que siguen teniendo familiares que están con vida.

 

Se deben hacer todos los esfuerzos posibles para reunir a los niños con sus familiares. Sólo si ello resulta imposible y después de haber realizado una búsqueda exhaustiva, las autoridades competentes deberán proceder a buscar soluciones permanentes, como la adopción.

 

Haití tiene un número considerable de orfanatos, pero los niños que están alojados allí no son necesariamente huérfanos. Es un error suponer que esos niños están disponibles para la adopción. Algunos de los niños fueron colocados en orfanatos por los familiares (u otras personas) que los tienen a cargo como medida temporaria, hasta tanto puedan hallar una solución a su difícil situación económica. Imagine la angustia de la familia y del niño si inexplicablemente dejan de estar en contacto.

 

Por supuesto, en el caso de los niños respecto de los cua les había concluido el proceso de selección para la adopción internacional antes del terremoto, obviamente conviene acelerar las gestiones para que viajen a sus nuevos hogares. Sin embargo, todos los procesos de adopción deben seguir procedimientos legales claros. Apoyamos la medida crucial que tomó el Primer Ministro haitiano el 20 de enero para imponer mayores restricciones a los procedimientos de adopción, al exigir que su propia firma figure en todos los expedientes de adopción.

 

  Unos pocos días después del terremoto, numerosos niños no acompañados ya estaban siendo evacuados, sobre todo a República Dominicana y a Estados Unidos. ¿Qué puede decirnos al respecto?  

 

En realidad, dado el alto número de víctimas, varios organismos han evacuado a niños heridos a esos dos países, hasta tanto se instalaran centros sanitarios adecuadamente equipados en Haití.

 

Si bien siempre se recomienda atender a los niños heridos lo más cerca de su hogar posible, esto no fue factible en todos los casos en los primeros días posteriores al terremoto. Los centros de salud todavía no estaban instalados. Sin embargo, debe resaltarse que, cuando un niño es evacuado, se deben seguir procedimientos claros: el niño debería estar acompañado por un pariente o alguien que lo conozca, dentro de lo posible; los datos del niño deben ser registrados y sus familiares deben saber adónde es conducido el niño y por quién. Lamentablemente, muchos niños fueron evacuados en forma apresurada, sin que se registraran todos sus datos.

 

Como parte de la red mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para el restablecimiento del contacto entre familiares, el CICR, la Cruz Roja Norteamericana y la Cruz Roja de República Dominicana están ofreciendo sus servicios de búsqueda a los niños que han sido evacuados al exterior; en realidad, ofrecen ese servicio a toda persona que haya sido evacuada de Haití.

 

  ¿Qué hacen los equipos conjuntos del CICR y la Cruz Roja de Haití cuando encuentran un niño no acompañado en Haití?  

 

Cuando nuestros equipos de búsqueda en Haití o en la República Dominicana encuentran un niño no acompañado, lo primero que hacen es registrar todos los datos que puedan sobre el niño, por ejemplo dónde podrían estar sus familiares, y los datos para contactarlos. Los equipos trabajan con las personas cercanas al niño para obtener información adicional, si es necesario.

 

Los equipos derivan al niño a UNICEF o a los organismos encargados de cuidarlo durante ese período, de ser necesario, y luego comienzan a buscar a los parientes del niño. Lo hacemos de diferentes maneras; puede ser una " búsqueda activa " , es decir visitar el lugar donde podrían estar los parientes del niño, ofrecer la posibilidad de hacer llamadas telefónicas y registrar los datos del niño en nuestro sitio Web para el restablecimiento del contacto entre familiares. El CICR también difunde mensajes por la radio y por altoparlantes para dar a conocer su servicio de búsquedas.

 

  ¿Cómo está coordinando sus actividades el CICR con las demás organizaciones humanitarias, a fin de que los niños reciban la asistencia adecuada durante la presente situación de urgencia en Haití?  

 

Dada la magnitud de la urgencia y el gran número de organismos humanitarios que se hicieron presentes en el país, inmediatamente se realizaron esfuerzos en el terreno para coordinar la respuesta humanitaria. La ONU lanzó el sistema de trabajo por grupos, en el que UNICEF lidera lo que se llama el grupo de protección de los niños de los organismos de ayuda.

 

Es crucial que todas las organizaciones y las autoridades cooperen y se complementen a fin de proteger a todas las personas afectadas por el terremoto. Se han establecido funciones de dirección específicas en áreas clave. El CICR y las Sociedades de la Cruz Roja de Estados Unidos, República Dominicana y Haití, así como otras, han asumido gran parte de las actividades de búsqueda, y también reciben la ayuda de otros organismos.

 

Hay otros organismos que se ocupan de la atención temporaria de los niños, atención psicosocial, educación de emergencia, etc. La tarea de cada organismo depende de su cometido, sus competencias y su capacidad de afrontar la situación. Toda organización que desee trabajar en favor de los niños separados de sus familiares debe referirse a los demás organismos abocados a esa tarea. El CICR se atiene a este principio.