Página archivada:puede contener información desactualizada

Guinea-Bissau: El CICR reitera su llamamiento

23-07-1998 Comunicado de prensa 98/29

Tras la intensificación del fuego de artillería, del 15 al 17 de julio, en la capital de Guinea-Bissau, el CICR reitera su llamamiento a todas las partes en conflicto, a fin de que respeten el derecho internacional humanitario. Les insta a que hagan la distinción entre las personas civiles y los combatientes y tomen las medidas necesarias para poner a la población civil a salvo de las operaciones militares. Además, los combates han enlentecido las operaciones de asistencia humanitaria dirigidas por los delegados del CICR en cooperación con los voluntarios de la Cruz Roja de Guinea-Bissau.

Personas civiles han sido víctimas de los bombardeos en Bissau, algunas cuando, aprovechando un periodo de calma, intentaban regresar a su domicilio, abandonado desde el 7 de julio de 1998, fecha en que empezaron los combates. Los tiros de artillería destruyeron especialmente el mercado de Bissau, donde se habían reanudado las actividades comerciales.

A raíz de esos acontecimientos, la afluencia de personas cambió de dirección; los desplazados volvieron a buscar refugio en los alrededores de la ciudad.

En Bafata, segunda ciudad del país, los delegados del CICR recibieron a mediados de julio dos convoyes de víveres del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que habían transitado por la República de Guinea. Se hicieron las distribuciones con la colaboración de los voluntarios de la Cruz Roja sobre el terreno y la de las misiones religiosas y otras organizaciones presentes en el país. En total, se distribuyeron unas 56 toneladas de cereales, aceite, sal y azúcar a más de 4.000 personas desplazadas de la región de Mansoa y a los pacientes de los hospitales.